Filtrar por:

Discurso final de agradecimiento

29 de mayo 2018

Amigas y amigos, Hemos llegado al final de este largo viaje, y con amor y gratitud quiero decirle a cada uno de ustedes ¡GRACIAS!, muchas gracias.Soy un hombre afortunado por haber contado con su apoyo y con su respaldo. Por haber podido trabajar de su mano por este sueño de país que compartimos: UN PAÍS MÁS JUSTO, MÁS EQUITATIVO, INCLUYENTE Y EN PAZ. Felicito de corazón a Iván Duque y Marta Lucía Ramírez y Gustavo Petro y Ángela María Robledo, quienes han realizado una campaña admirable, donde el diálogo y la voluntad de los colombianos ha prevalecido. Ahora que debemos escoger entre ellos, invito a los dos candidatos a que durante estas semanas de campaña pongan a Colombia primero. Los invito a que hagan una campaña con altura y altruismo; donde sean los argumentos, la razón y la esperanza aquellos factores que inclinen la balanza del ganador. Ratifico mi admiración por Sergio Fajardo. Lamento que cuando era legalmente posible, mi pertinaz invitación a formar una alianza no tuvo eco de su parte, pese a que todo muestra que hubiera podido ser el triunfador. Ese fue el punto de quiebre de esta campaña.      ***** Atravesamos tiempos difíciles. La disputa política está torpedeando la paz. Ese pequeño arbolito que hasta ahora está surgiendo lo estamos dejando morir. No es un simple discurso. La paz dejó de ser hace mucho tiempo una utopía normativa, es una realidad que no hemos querido afrontar con responsabilidad y que viene desde 1991, con el espíritu de la Constitución que hoy estamos desconociendo. Por un lado, grupos políticos han llenado de fantasmas, farsas y obstrucciones un proceso de reconciliación con todas las garantías de éxito. Hay que hablar de frente. La cizaña ha predominado y ha sobresalido. Y las voces capaces de disentir y juzgar han sido insuficientes. Creo que muchos colombianos no lograron entender que las conversaciones para terminar el conflicto con la guerrilla más poderosa, implicaban lograr acuerdos de manera genuina, afrontar la verdad, reparar a las víctimas y dejar atrás la tragedia de la violencia. Creyeron que esas conversaciones era la última batalla, la que no se logró en el campo militar. Muchos de ellos, además, pensaron y piensan, aunque no lo digan, que la violencia que favoreció sus intereses, era violencia buena. Y prefirieron apelar al aplauso fácil del castigo cerrando la puerta al difícil pero necesario camino de la reconciliación. QUE CONTRARIEDAD: LA GUERRA NOS UNIÓ DURANTE OCHO AÑOS. HOY LA PAZ ES LA QUE NOS DIVIDE.  Por eso, los colombianos podemos aburrirnos de todo, menos de la paz. ¿Dónde quedó el fervor y la fuerza con la que llenamos más una vez las Plazas de Bolívar en todo el país? ¡Hoy más que nunca debemos movilizarnos, Colombia así lo exige! Debemos vigilar la implementación del Acuerdo. Mientras en las ciudades nos estamos rasgando las vestiduras por una guerra que vimos con el rabillo del ojo, las camas del hospital miliar están vacías; no ha habido un solo muerto producto del enfrentamiento con las Farc desde el cese al fuego bilateral; en el campo los colombianos que de verdad han cargado con el peso de la guerra a sus espaldas, están viendo con esperanza el porvenir. Les estamos devolviendo la tranquilidad. ES POR ELLOS QUE NO PODEMOS DAR MARCHA ATRÁS. HAGO UN VERDADERO LLAMADO A LA SOLIDARIDAD. ¡NO PODEMOS PERMITIR QUE SE NOS QUEME LA PAZ EN LA PUERTA DEL HORNO! Trabajar por la paz es la más loable misión que pueda tener un ser humano. Trabajaré por generar conciencia en aquellos que aún no entienden el significado del silencio de los fusiles. Este será mi compromiso hasta el final de mis días.   COLOMBIA TIENE HOY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD SOBRE LA TIERRA. Esa es la principal responsabilidad que tendrá que asumir el próximo mandatario. ***** Hoy termina una campaña emocionante, llena de sonrisas y alegrías. A mi formula vicepresidencial Clara López y a su equipo le agradezc por darle contenido social a nuestra visión de país. Al presidente Gaviria y al Partido Liberal por todo el respaldo durante los tiempos de campaña. A Juan Fernando Cristo le reconozco su gallardía y su apoyo después de la consulta. No les niego que el resultado es no es el que queríamos después de haber trabajado con tanto empeño. No tengo reproche alguno. No logré convencer a los colombianos y eso es responsabilidad exclusivamente mía. Más bien ofrezco disculpas a quienes creyeron en mí hasta el final por no haber logrado ese propósito. Pero les digo con sinceridad y reflexión, ESTA NUNCA HA SIDO UNA CAMPAÑA PERDIDA. Este proyecto no se fundamentó alrededor de una sola persona, nunca giró alrededor de un capricho, sino por el contrario, giró y gira alrededor de ideas claras, de un sueño de país que todavía debemos alcanzar. ***** Esta fue la campaña de la juventud. Yo, personalmente, me considero poseedor de una mente y un corazón jóvenes. Por eso me satisface tanto que hayan sido ustedes los que hayan hecho de esta campaña SU CAMPAÑA. Para mí fue una fortuna trabajar hombro a hombro al lado de jóvenes inquietos, rebeldes, inteligentes y reflexivos. Sinceramente, espero, desde lo más profundo de mi corazón, haber podido ser un buen ejemplo. Deseo haberles podido dejar la semilla de la solidaridad, del servicio y del amor por nuestro país. Este sueño continúa vivo gracias a ustedes, los jóvenes que me acompañaron. En ustedes encomiendo el sueño de tantos años de trabajo. Y también dejo a ustedes el ejemplo de una campaña limpia. Ni un truco, ni una artimaña, ni un aporte oscuro, ni un voto comprado. Quiero dejarles un último mensaje a todos los jóvenes, un mensaje sincero, un mensaje veraz y franco: ¡NÚNCA PIERDAN LA MÍSTICA! ***** AGRADEZCO A TODOS LOS COLOMBIANOS QUE NOS ACOMPAÑARON EN LAS URNAS, CON LA CONVICCIÓN Y LA EMOCIÓN DE QUE LA ESPERANZA VA A VENCER EL MIEDO. Me preguntan qué deben hacer aquellos que creyeron en nuestra causa. Si no pude convencer con mi mensaje, sería un acto de burda arrogancia dar consejos sobre el rumbo a seguir. Cada quien debe obrar según sus convicciones. Por mi parte, doy por terminada toda actividad electoral. No obstante, no renunciaré a mis ideas, para lo cual seguiré presente en la discusión política. ¡GRACIAS A TODOS! MI COMPROMISO CON LA PAZ DE COLOMBIA SE MANTIENE EN PIE.   AGRADECIMIENTOS GENERALES.  Le agradezco, nuevamente, a cada uno de ustedes por el trabajo realizado.   A mi esposa Rosalba, a mis hijos y mis nietos que me acompañaron sin desmayo.   Al presidente Gaviria y al Partido Liberal por todo el apoyo y respaldo que nos han brindado.   A Clara López y su equipo por darle contenido social a nuestra visión de país.   A Juan Fernando Cristo, batallador fiel hasta el último minuto.   A todos los Senadores, Representantes, Diputados, Concejales y ediles que nos acompañaron.   A todos los líderes de opinión que dijeron Yo Soy De La Calle.   Marcus y Salgar por su estrategia.   Amigos del comité estratégico: Héctor, Arturo, Ruddy, Gonzalo.   A Ligia Rodríguez quien realmente mantuvo este barco a flote y a su familia, por permitirle asumir este enorme reto.   A Isabelita, incansable trabajadora. Líder de verdad.   Al equipo programático, Julián, Erika, Camilo, Ramón, Sofía, Santiago, y los asesores externos que estuvieron presentes no solo en la formulación del programa sino en las múltiples sesiones de preparación para los debates.   A Guille y el equipo de Brújula por el direccionamiento y las largas jornadas.   A Marcela Meléndez por enfocarnos y construir los pilares de la que sería la mejor de las propuestas.   A Gustavo, Paolo, Cristian Sergio, Luisa, Felipe y el equipo de jóvenes, Bogotá y voluntarios, por su entusiasmo y su mística.   A Daniel Medina, Alex y Cris, por el sosiego y la creatividad.   A Maria Camila, Andrés, Carolina, Andrea y todo el equipo de prensa por permitirnos darnos a escuchar.   A Laura Clavijo y Álvaro Acosta por permitirnos recorrer Colombia.   Al equipo político, a Raúl y su carácter de lograr lo propuesto.   Al Equipo administrativo que logró la enorme hazaña del día D y del funcionamiento de la campaña.   A los coordinadores regionales y a los voluntarios de todos los departamentos que nos acompañaron.   A Clarita López por su energía y colaboración.   A Yaneth, Marina y don José por toda su ayuda.   A cada un de las familias acá presentes por su generosidad y su paciencia.    
Leer más

LA ESPERANZA VA A VENCER EL MIEDO

23 de mayo 2018

Agradecimientos generales: Gracias a todos los que nos acompañan hoy en este parque que representa la libre expresión. Como ocurrió ayer en Manizales, mi tierra, veo con preocupación una oleada de fanatismo. Ese es un camino equivocado y nocivo. Tenemos que defender la sociedad abierta que algunos quieren desterrar.   Gracias a la campaña, a todos los que han trabajado hombro a hombro conmigo, especialmente a los voluntarios, que con energía y mucha mística han aguantado grandes jornadas con rigor y tenacidad por el país que soñamos.   Gracias al Partido Liberal, que ha sido mi casa, que ha trabajado unido y con fuerza para llegar el próximo 7 de agosto a la Casa de Nariño.   Gracias a los Senadores, Representantes, Diputados, Concejales y ediles que nos acompañan. Gracias por la convocatoria, gracias por el empuje de la fuerza liberal.   Finalmente, gracias a mi familia, mi esposa Rosalba, mis hijos y mis nietos; sin su apoyo esta tarea hubiera sido imposible.   *****   Colombianos, amigas y amigos:   ¡LA ESPERANZA VA A VENCER EL MIEDO!   No estamos aquí reunidos para presenciar un cierre, no. Por el contrario, estamos aquí, unidos, tomados de la mano, porque el próximo 27 de mayo asumiremos, con responsabilidad, el reto histórico que nos tocó vivir: ¡CONSTUIR LA PAZ DE COLOMBIA!   Después de cinco décadas de guerra, después de ver nuestras madres uniformar a sus hijos para el combate, después de 8 millones de víctimas, 7 millones de desplazados y 250 mil muertos, el terror y la violencia están llegando a su fin.   ¡LA VIDA ESTÁ FLORECIENDO!   Por más de 50 años, generaciones enteras han esperado este instante: acallar el silbido de las balas, poder mirarnos a los ojos, reencontraros después de años de estar divididos, reconocernos como hermanos y fundirnos en un mismo abrazo como colombianos.   A pesar de que estamos caminando a pasos agigantados, hoy hay quienes quieren dar marcha atrás. Quieren volver al pasado y retornar a los pesares de la guerra. El caudillismo, el oportunismo, el odio y la cizaña se quieren tirar la paz.   Y a aquellas voces les diremos: ¡NO ANIQUILARÁN LA PAZ, A LA GUERRA NUNCA MÁS!   Ese es el reto que debe adquirir el próximo presidente de Colombia: mostrarse firme ante las voces del pasado, no retornar, reconocer que vamos por el camino correcto, sin desconocer que todavía falta mucho por hacer.   ¡Ese el compromiso que yo asumiré el próximo 7 de agosto, cuando me posesione como el presidente de la Nueva Colombia!   ¡LLEGÓ LA ERA DE LA SOLIDARIDAD!   ***** En verdad, en esta Colombia hay miles de colombianos olvidados:    La Colombia de los campesinos, a la que le debemos una reforma rural que cierre las brechas de oportunidad entre el campo y la ciudad.   La Colombia de las víctimas, a la que hemos dejado solitaria con el peso y la tristeza de la violencia a sus espaldas. Hoy debemos conocerla y reconocerla, repararla y entenderla.   La Colombia del arte y la cultura, donde hemos menospreciado con soberbia el potencial de nuestras tradiciones; justo aquí, en nuestro país, donde la diversidad es la principal de nuestras riquezas.   La Colombia verde, donde nuestro desarrollo económico no ha ido en armonía con el medio ambiente. Donde todavía debemos hacer la paz con nuestra fauna, con nuestra flora; la paz con la naturaleza.   La Colombia científica, donde se están opacando miles de mentes brillantes y miles de avances tecnológicos por falta del impulso adecuado para destellar.   La Colombia del libre pensamiento, a la que, a través de la historia, hemos silenciado a punta de balas y de odio. A la que no le hemos permitido pensar diferente, a la que no le hemos reconocido que sus ideas tienen el mismo valor y merecen el mismo respeto… a la que le hemos negado el diálogo.   La Colombia de las oportunidades, donde el progreso de nuestros niños y jóvenes no depende de sus capacidades, de su dedicación o de sus talentos. Por el contrario, depende del lugar donde nacieron, de la condición económica de sus padres, del color de su piel. ¡Debemos nivelar la cancha!   Terminado el conflicto, tenemos que unir a los miles de colombianos ¡Tenemos que apelar a la solidaridad y volvernos una! ¡Una sola Colombia que avance con esperanza hacia el mañana!   Eso es lo que me propongo yo como presidente. Pero necesito de su ayuda y apoyo, este 27 de mayo se enfrenta el odio y la esperanza, el progreso y el inmovilismo, el futuro y el pasado.   El 27 de mayo los colombianos decidiremos si la incertidumbre lleva a que la nostalgia de la guerra nos inunde, y volvamos a ella con los ojos tapados. O, por el contrario, nos quitemos la venda, y enfrentemos el porvenir con responsabilidad e ilusión.   Nadie ha dicho que esta es una tarea fácil. Es el camino más largo. Seguro nos encontraremos con problemas y tropiezos que aquellos pesimistas, extremistas y fanáticos profesarán como la hecatombe; dirán: “el país se fue al abismo”, como muchas veces ya lo han dicho.   Nosotros no nos dejaremos paralizar por la desesperanza.   AVANZAREMOS CON LA TRANQUILIDAD DE QUE ESTAMOS HACIENDO LO CORRECTO Mal haríamos en dejar pasar esta oportunidad; mal haríamos en no entender que el 27 de mayo está en nuestras manos el país que hemos de dejar a nuestros hijos y nietos; y que, si no tomamos la decisión que debemos tomar, posiblemente después no nos alcancen 280 caracteres para explicarles porque no hicimos lo que era necesario el día en que pudimos hacerlo.   *****   A lo largo de mi vida he trabajado por una Colombia en paz, una Colombia fraternal y unida.   En 1991 el presidente César Gaviria convocó una Asamblea Nacional Constituyente, donde me fue delegada la responsabilidad de representar al gobierno y de articular la construcción de una nueva Constitución política para el país. Ahí también oímos las voces pesimistas, las que le sacan pelos hasta a una calavera, las que profesan el fin de los tiempos.   No nos dejamos amilanar, y en cambio logramos sacar adelante una constitución moderna, abierta y pluralista, que puso en marcha el camino de la Colombia incluyente y solidaria que todavía debemos llegar a ser.    En 2012 nuevamente me encontraba buscando el fin de la guerra. Esta vez alejado, en La Habana, lejos de mi esposa Rosalba, de mis hijos, Natalia, Alejandra y Jose Miguel, y de mis seis nietos. Fueron cinco años donde hubo confrontaciones, donde nos encontramos cerca de la ruptura, para alegría de aquellos pesimistas de los que ya hablamos.   Pero el diálogo primó y logramos desarmar la guerrilla más antigua del continente. El 18 de noviembre de 2016, cuando firmamos el Acuerdo del Teatro Colón, nos trazamos una hoja de ruta, que no fue más que la reafirmación de aquella que delineamos 25 años atrás, en 1991.   Hoy debemos alcanzar ese país que nos prometimos, el país que nos merecemos.   Para mí es un honor haber podido participar activamente en dos de los hechos más importantes de la historia reciente de Colombia. Me he comprometido con el país porque el servicio es lo que más me llena de satisfacción. Porque para eso es que se gobierna: para servir al pueblo.   Tengo la experiencia, la fuerza intelectual, la paciencia y el carácter necesarios para dirigir a Colombia, de la mano de todos ustedes, hacia una nueva era.   Necesitamos un presidente sosegado, conciliador, que no le tiemble la mano a la hora de tomar decisiones difíciles. Créanme, esto no es nuevo para mí, lo he hecho a lo largo de más de 50 años de trabajo.   SÉ HACIA DONDE DEBEMOS CAMINAR, SÉ CÓMO DEBEMOS LLEGAR.   Quiero ser presidente porque tengo un sueño: una Colombia que crece con un Estado transparente, simple y sencillo; de la mano de un sector privado vigoroso y consciente que no debemos dejar a nadie atrás.   Tengo el sueño de una Colombia más justa con las mujeres y su rol en la sociedad. Más justa con los ancianos, para que puedan tener una vejez tranquila y digna. Más justa con los pobres, los más necesitados, a los que hemos dejado a su merced, con las migajas de un desarrollo económico excluyente.   Tengo el sueño de una Colombia que se encuentre en la educación. Una educación, abierta pública y para todos. Que vaya más allá de la información y que se dedique a la formación de buenos ciudadanos, de buenas personas.   Tengo el sueño de una Colombia que se une, se reconoce a sí misma, y que ve más allá de sus inquietudes. Porque en cada sonrisa, en cada “buenos días”, en “ajá” y cada “suemerce” se encuentra la fuerza suficiente para avanzar.   ***** Es claro, no hay que desconocerlo, vamos contra la marea. No somos los favoritos de los taumaturgos que argumentan ver pasado, presente y futuro sin ningún tipo de juicio y sensatez. No somos los favoritos del oráculo que sin discernimiento alguno ha hecho que en la primera vuelta no se vote por convicción, sino por cálculo, ansiedad y miedo.   Si nos vamos a guiar por las profecías mejor llamemos al Pulpo Paul para que venga y defina, con sus tentáculos socarrones, quien será el próximo presidente de la República.   ¡LAS ENCUESTAS NO ELIGEN PRESIDENTE, ES SU VOTO EL QUE ELIGE!   A lo largo del tiempo se han visto victorias inesperadas, triunfos que contra todo pronóstico cambiaron la historia de Colombia y del mundo.   Para ganar solo basta creer y ser coherente. Nosotros somos, cientos miles, millones y lo vamos a demostrar en las urnas, contra cualquier tipo de augurio.   Hoy dicen que soy el mejor candidato, el más preparado para dirigir el país, pero no votan por mí porque no voy a ganar. ¡ESO ES UN SOFISMA! ¡SI VOTAN POR MÍ, PUES GANO!   No nos dejemos llevar por los vaticinios que tanto daño nos hacen. ¡Hoy convoco y hago un llamado a la acción colectiva de todos los colombianos para el próximo domingo!   Sabemos que no podemos dar marcha atrás, sabemos cuál es el país que queremos: UN PAÍS DONDE QUEPAMOS TODOS.   ¡CON SU APOYO, CON SU FUERZA Y ENERGÍA EL PRÓXIMO 27 DE MAYO VAMOS A DEMOSTRAR QUE LA ESPERANZA VA A VENCER EL MIEDO!   ¡YO SOY HUMBERTO DELA CALLE Y QUIERO SER SU PRESIDENTE!   ¡PRESIDENTE DE LA NUEVA COLOMBIA! …. MUCHAS GRACIAS.
Leer más

Humberto de la Calle hizo cierre de campaña

20 de mayo 2018

En la ciudad de Bogotá el candidato invito a todos sus seguidores a votar por él, el próximo 27 de mayo   El evento que se realizó el pasado domingo 20 de mayo en el Parque de los Periodista de la capital colombiana el candidato estuvo acompañado de su formula vicepresidencial Clara López, su familia y todo el Partido Liberal. Humberto de la Calle agradeció a todos sus seguidores asegurándoles que si llegaba a hacer presidente iba a pensar primero en lo más necesitados y abandonado por el Estado. “Les aseguro que, si votan por mí el próximo 27 de mayo, gano. Y si llego a la Presidencia lucharé por un país donde quepamos todos”.Además, el evento cerró con un invitado especial el musico Cabas, donde por más de una hora entretuvo a los asistentes con su música
Leer más

Humberto de la Calle realizó cierre de campaña en su tierra

19 de mayo 2018

El candidato recorrió varios municipios de Caldas junto con su bancada liberal 19 de mayo El pasado 19 de mayo Humberto de la Calle estuvo en un recorrido por varios municipios de Caldas. En horas de la mañana el candidato estuvo en Chinchiná donde compartió sus propuestas de gobierno y donde reafirmó su compromiso por hacer de Colombia un país cada vez más equitativo. Luego, en horas de la tarde De la Calle se reunió con varios medios de comunicación para luego desplazarse hacía Manizales. Allí en una multitudinaria asistencia de manizaleños, el candidato les aseguró que, si votaban por él, seguro llegaría a segunda vuelta. “Gracias a Manizales, mi tierra, por este extraordinario recibimiento y por todo el apoyo que me han brindado. Hoy me sentí de nuevo en casa, y estoy seguro de que llegaremos a segunda vuelta". Además, el candidato también pidió a sus seguidores que la gran asistencia que se vio en Manizales se viera en las urnas, este 27 de mayo, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.
Leer más

Humberto de la Calle visitó el Cauca

16 de mayo 2018

El candidato recorrió varios municipios del Valle y reafirmó su compromiso por construir un país donde quepamos todos16 de mayo del 2018 De la Calle que el pasado miércoles 16 de mayo estuvo en un recorrido por las diferentes calles de varios municipios del Valle del Cauca, allí se reunió con diferentes medios de comunicación, políticos representativos de la región y compartió con los ciudadanos de pensamiento liberal. En horas de la mañana realizó varias entrevistas a medios de Cali para hablar sobre su plan de gobierno y luego se dirigió a Buga a reunirse con jóvenes para asegurarles que con él las oportunidades de trabajo y educación serían reales. “En mi propuesta de educación siempre he dicho que la universidad pública será la herramienta para que todos tengan acceso a la formación como un derecho” afirmó el candidato. En horas de la tarde Humberto de la Calle se reunió con más 1.000 personas y representantes del Partido Liberal de Palmira. Allí el candidato reafirmó “voy a crear el Ministerio de las Mujeres porque hoy hay programas que no han funcionado en verdad para construir la igualdad de género y acabar con la discriminación hacia la mujer, además, reformaré el sistema pensional a fondo, respetando los derechos adquiridos, para que ningún colombiano muera en la indignidad cuando llegue a la tercera edad”. Por último, el representante a la presidencia del Partido Liberal se trasladó a Cali para hacer el cierre de campaña en la ciudad donde se reunieron más de 3.000 personas para decir: #MiVotoEsDeLaCalle.
Leer más

Humberto de la Calle se tomó Bogotá

6 de mayo 2018

El candidato a la presidencia por el Partido Liberal hizo un recorrido por la capital colombiana en compañía de varios seguidores en defensa de la paz 06 de mayo Durante un recorrido el pasado 6 de mayo, el candidato Humberto de la Calle visitó varias localidades de Bogotá con el objetivo de hacer creer y crecer cada vez más en la construcción de un país donde quepamos todos. En una concentración en el Parque Nacional el candidato afirmo que solo quedaban 20 día para cambiar la historia del país. “Nosotros hemos recorrido la Colombia profunda y nos hemos dado cuenta de las necesidades de cada uno, por eso, le pido a esta élite bogotana que no sean insolidarios. Tenemos que seguir el camino de la no violencia y darle la oportunidad a la paz”. Además De la Calle agradeció por el gesto de entusiasmo y compromiso de todos los que quieren acompañarlo en la tarea de seguir en la construcción de paz. “Ahora que cedan las balas viene el momento de la recuperación social. Llego el momento de las oportunidades, de trabajar por la equidad de Colombia”. Terminada la tarde el candidato se dirigió a la sede de campaña al evento organizado por Horacio José Serpa donde agradeció a todos los líderes que lo acompañan en la lucha de esta campaña. “A todos ustedes les digo: ahora que cesaron las balas, no es el fin de una tarea, si no, el principio de una. Agradezco la invitación de poder trabajar por el fin del conflicto, pero este trabajo debe continuar con la ayuda de cada uno de nosotros”.
Leer más

Marcha en defensa por la paz de Colombia

1 de mayo 2018

En el marco de la celebración del Día del Trabajo Humberto de la Calle junto con Clara López salieron a las calles de Bogotá a decir “No se tiren la paz” 01 de mayo El pasado 1 de mayo miles de colombianos salieron a marchar en conmemoración del Día Internacional del Trabajo, allí el candidato junto con su fórmula vicepresidencial Clara López hicieron parte de una caminata bajo el lema “No se tiren la paz. La guerra nunca más”. Humberto de la Calle, candidato del Partido Liberal, quien encabezó esta manifestación en el centro de Bogotá para defender el Acuerdo de Paz, se dirigió a sus seguidores y defensores del Acuerdo a seguir en la defensa de un país en paz. “Estamos realmente conmovidos por esta enorme reunión acá la Plaza de Bolívar que demuestra que la defensa de la democracia está activa, moviéndose y utilizando la mayor mística, con un mensaje claro: no nos vamos a dejar robar la paz”.
Leer más

"SE ESTÁN TIRANDO LA PAZ"

29 de abril 2018

Humberto de la Calle, declaraciones 29 de abril de 2018Se están tirando la paz. Así, en castellano. Sin hipocresía. Se están tirando la paz. Primero, Uribe y Duque vienen construyendo un tejido de falacias y de odios que fueron conduciendo a buena parte de la población a la nostalgia de la guerra. La Corte Constitucional le abrió la puerta al Congreso para traicionar y entorpecer el Acuerdo. Al Centro Democrático se unió en esa tarea Cambio Radical, con el auspicio de las vacilaciones del doctor Vargas. Las Farc tampoco han dado el paso de mostrar empatía suficiente con los colombianos. Y al Gobierno le ha quedado grande la implementación. Este es un llamado de contenido nacional. Como vamos, vamos a la guerra con los ojos cerrados. Las informaciones del Wall Street Journal sobre posibles nuevas acusaciones de narcotráfico, exigen una reflexión serena basada en el interés nacional. Cuando se conoció el caso de Santrich dije que si era culpable, debía afrontar su pretendida violación del Acuerdo, incluso con la extradición. Pensé que era algo aislado. Pero ante la versión de ese periódico, surgen serias inquietudes. Reafirmo que no puede haber impunidad para los miembros de las Farc, cualquiera sea su rango. Pero dados los intereses de seguridad nacional, creo que es la justicia colombiana la que debe examinar a fondo las pruebas. El análisis formal propio de la extradición no es lo que conviene. Los colombianos necesitamos conocer, evaluar y juzgar a fondo las acusaciones. Y si son culpables, deben brindar verdad aquí y ser castigados aquí por sus delitos y porque de ser ciertos los hechos, han traicionado a Colombia. Sus víctimas tienen derecho a conocer la verdad, que no queden a la deriva como ocurrió con las víctimas de los paramilitares extraditados. Este es un tema que va más allá de mi campaña electoral. Quiero ser Presidente para reencontrar el rumbo de la paz. Pero en este momento, es más importante que los colombianos tomen conciencia del desastre que se avecina. Me dicen que esta declaración afectará mi campaña. No importa. Pido a la Colombia que más ha sufrido que se movilice. Y a la Colombia urbana indiferente, que tome conciencia del freno que implica la guerra para el futuro de este país como comunidad solidaria. El Acuerdo se construyó pensando en las más de 8 millones de víctimas que ha dejado este conflicto. Hoy hay quienes se están tirando la paz y están desconociendo los millones de colombianos desplazados, las millones de familias destruidas, el dolor de las viudas y el sufrimiento de las madres que le han entregado sus hijos a la guerra. Madres de soldados y madres de guerrilleros. Hoy las voces de las víctimas no son importantes para el doctor Uribe y el Dr. Duque. Invito, particularmente, al doctor Duque a que deje atrás cualquier afán electoral y piense realmente en Colombia; lo invito a que vaya y le ponga la cara a Bojayá, al Salado, a la Chinita y a Montes de María, y les diga, frente a frente a cada una de las víctimas, como es que piensa hacer trizas el Acuerdo. El papa Francisco el día de hoy señaló en su Twitter: “¿Queremos verdaderamente la paz? Entonces prohibamos las armas para no tener que vivir con el miedo a la Guerra”. Hoy hago este llamado. Vamos para el abismo de la guerra si no corregimos a tiempo. ¡Que no se tiren la paz!
Leer más

De la Calle hizo un recorrido por varios lugares de Bogotá

22 de abril 2018

El candidato que estuvo en Usme y en la Filbo ratificó la importancia de hacer más grande la Alianza Colombianista El pasado domingo 22 de abril, el candidato liberal hizo un recorrido por varios lugares de la capital del país. En una apretada agenda De la Calle empezó su visita por la localidad de Usme donde se reunió con varios políticos que hacían parte del Partido Liberal y donde afianzó su compromiso por la lucha de hacer crecer cada vez más el apoyo hacía el candidato. Además, se reunió con ciudadanos de la localidad donde les habló de su programa de gobierno prometiéndoles que el Estado llegará a ellos. “Nosotros estamos en contra de la política del goteo, nosotros vamos a dar prioridad a los pobres, vamos a brindar oportunidades de empleo, un esquema pensional universal, construir las vías terciarias y la reforma rural integral, porque en gobierno están primero los pobres. Concluyó De la Calle. Luego en la jornada de la tarde Humberto de la Calle llegó a la Feria del Libro de Bogotá con el fin de visitar uno de los pabellones más importantes de la exposición: el pabellón de la memoria. Allí el candidato compartió con los visitantes de la feria, habló con Íngrid Betancourt invitada especial del evento y conversó con los diferentes medios de comunicación. De la Calle dio un contundente mensaje sobre la importancia de seguir construyendo un país en paz. “Las conversaciones no solo se deben mirar en razón del resultado sino también desde una perspectiva humana. Fueron 5 años de intenso trabajo: nuestro sistema era 3 días de trabajo y una mañana de descanso. El trabajo de la Habana se hizo con mucha pasión para poder acabar con esta guerra absurda” puntualizó el candidato.
Leer más

Humberto de la Calle visitó Putumayo

21 de abril 2018

El candidato aprovecho su visita a la región para lanzar su propuesta sobre Desarrollo Rural   El sábado 21 de abril el candidato a la presidencia por el Partido Liberal estuvo en un recorrido por Puerto Asís, Putumayo, donde De la Calle estuvo en varios eventos entre esos una reunión con líderes del municipio. En horas de la mañana arribó a Puerto Asís y se dirigió a reunirse con políticos del municipio para conversar sobre las problemáticas que acontecen en la región y las propuestas para mejorar la situación. De la Calle se dirigió a los representantes diciéndoles “este es el corazón de quienes somos capaces de catapultar lo que viene hacia adelante y vigorizar el sentir del liberalismo. Gracias por ayudar a crecer esta gran alianza colombianista. Luego de terminar su reunión con los diferentes políticos de la región, se dirigió a un encuentro con la comunidad de Puerto Asís donde habló sobre su iniciativa de gobierno y lanzó su propuesta más reciente sobre Desarrollo Rural. El candidato hizo referencia a la gran multitud del evento a la importancia de haberle dado fin al conflicto con los Acuerdos de Paz. “No darnos bala con las Farc y ojalá con el ELN también, es la oportunidad de que, por fin, con base en la tradición liberal, podamos comprometernos con los más pobres y los que carecen de educación y servicios”. A lo que complementó “nuestra propuesta rural es un compromiso del Estado colombiano que están intentando impedir. Hay un deseo del congreso de torpedear e impedir que la paz tenga vigencia y se convierta en una realidad. Pero nuestra #AlianzaColombianista no lo permitirá y hará que se cumpla todo la pactado.    
Leer más

“Convertiré a Manizales en una gran ciudad universitaria”, manifestó Humberto de la Calle durante su visita a Caldas

18 de abril 2018

El candidato del Partido Liberal arribó a la ciudad de Manizales, con el fin de participar al  debate El Eje Cafetero Elige en donde expuso sus propuestas para el desarrollo de la región cafetera.   Manizales, 18 de abril de 2018   Con la meta de transformar a la capital de Caldas en un enorme campus estudiantil, el liberal, Humberto de la Calle, visitó hoy la ciudad Manizales. El candidato a la Presidencia de la República llegó a su departamento natal, donde atendió una apretada agenda que incluyó un debate presidencial, entrevistas con medios de comunicación y un conversatorio con estudiantes, entre otras actividades. “Me emociona muchísimo regresar a Manizales, el lugar que considero mi hogar”, señaló el candidato. “Esta es una hermosa ciudad, con un enorme potencial. Así que, una vez sea elegido presidente, convertiré a Manizales en centro estratégico para la educación superior”. En la mañana, el candidato sostuvo una rueda de prensa con medios nacionales y locales en la sede de campaña en Manizales. Allí, los periodistas tendrán la oportunidad de conversar con el candidato a cerca de sus propuestas para el Eje Cafetero. El evento central de su agenda fue el debate de candidatos organizado por la Cámara de Comercio de Manizales, titulado El Eje Cafetero Elige. El encuentro, que se realizó en el Teatro los Fundadores, a pesar de los altercados, se centró en los asuntos de interés regional como lo es el medio ambiente, la industria del café y el desarrollo regional. En horas de la tarde, tras un almuerzo con voluntarios y miembros del Partido Liberal en Caldas, el candidato se dirigió al auditorio de la Universidad de Manizales donde se llevó a cabo un conversatorio con estudiantes. Posteriormente, el candidato asistió a un evento gestionado por el senador electo Mario Castaño.  
Leer más

Humberto de la Calle sí le importa la educación de Colombia

16 de abril 2018

Durante el debate de candidatos organizado por Semana, el liberal dio a conocer su propuesta en educación, la cual contempla medidas que van desde la primera infancia hasta la educación superior. Bogotá D.C., 16 de abril del 2018   De la Calle fue enfático en comprometerse con la consolidación de una entidad financiera educativa con carácter social que permita el acceso de más jóvenes a la educación superior. “Tal y como funciona el Icetex es una fuente de injusticia y de ineficiencia”, señaló el candidato por el Partido Liberal. Al presentar su propuesta de educación en el marco del debate presidencial organizado por Semana en Bogotá, con su propuesta Educación Para La Vida, el liberal dejó claro que buscará reformar los actuales mecanismos de financiación educativa, al igual que implementará medidas estructurales con el fin de posicionar a Colombia como uno de los países más educados de la región, al hacer que esta sea entendida como un proceso que ocurre desde los primeros años de vida y que debe continuar a lo largo de todas las etapas de vida de los colombianos. De la Calle ha sido enfático en señalar la importancia que tiene la educación en el desarrollo de la sociedad. En efecto, su propuesta educativa asume un rol sustancial dentro de su plan de gobierno. “La educación será el mecanismo de movilidad social, desarrollo de capacidades y generación de talento para que Colombia por fin sea un país donde quepamos todos”, afirmó el candidato durante el evento. Para ello, el liberal buscará la integración completa de cada una de esas etapas de educación bajo el Ministerio de Educación, que ahora llevará el nombre de Ministerio de la Inteligencia. El nuevo Ministerio asumirá trabajos como la capacitación a padres para el fortalecimiento de los programas educativos y el diseño de los planes de atención a la primera infancia. De igual forma, el candidato propone incrementar gradualmente el presupuesto para la primera infancia e inaugurar un sistema de veeduría ciudadana para trazar los recursos públicos destinados a proyectos educativos. En esta misma línea, con apoyo del ministerio trabajará por el fortalecimiento de la autonomía de los colegios para la estructuración de sus respectivos Proyectos Educativos Institucionales. Con el Ministerio de la Inteligencia, también se propuso la creación de una nueva infraestructura escolar de calidad y la implementación de la jornada única, la cual pretenderá incentivar el estudio y alejar a los jóvenes de la delincuencia. La continuación del Plan de Alimentación Escolar, el aumento progresivo de recursos a las escuelas ubicadas en los sectores más vulnerables y la asignación de recursos para colegios oficiales que contemplen las diferencias de costos en las distintas regiones del país serán asuntos administrados por dicha institución. En su propuesta, De la Calle busca redignificar el rol de los docentes. Por lo tanto, señala la estimulación de la calidad educativa a través de programas de entrenamiento a docentes, donde los mejores profesores serán reconocidos monetariamente. Así mismo, trabajará porque los estándares de educación sean más eficientes por medio de la elaboración de indicadores de gestión realizados en colaboración con Fecode y los mismos docentes. El Sena será uno de los puntos clave, pues la propuesta busca aumentar la excelencia de sus programas significativamente, de manera tal que se ejecute una educación para el trabajo y que se fortalezcan los puentes entre la educación técnica y académica. No obstante, la piedra angular de su propuesta corresponde al programa Universidad para Todos.
Leer más

Humberto de la Calle y Clara López visitan la Costa Caribe en el marco de la instalación de mesas de trabajo departamentales

13 de abril 2018

De la Calle continúa su gira por Colombia. Esta vez estuvo en Barranquilla y Cartagena, junto con su fórmula vicepresidencial. El candidato estuvo en la Cumbre Caribe, donde participó en la instalación de comités de trabajo regionales y al foro organizado por Asofondos.   Barranquilla, 13 de abril de 2018 El candidato Humberto de la Calle, visitó hoy las ciudades de Barranquilla y Cartagena junto con su fórmula vicepresidencial, Clara López, con el fin de atender al evento Cumbre Caribe y al foro organizado por Asofondos. Al arribar a la ciudad de Barranquilla, el primer asunto en la agenda del candidato y su fórmula vicepresidencial fue atender a los medios de comunicación en una rueda de prensa que se llevó a cabo en el Hotel Suite Dorado. En seguida, se realizó la presentación de los 77 delegados, líderes y gerentes regionales de la campaña presidencial del candidato liberal y la ex Ministra de Trabajo. El propósito de la cumbre fue la instalación de las respectivas mesas de trabajo departamentales, en las que se espera fortalecer y unificar los planes de acción de cara a las próximas elecciones presidenciales. Donde además dichas mesas ejecutaron planes de acción departamental donde se articularán y potencializarán esfuerzos de movilización social y política. Frente a la Cumbre Caribe, Humberto de la Calle se manifestó entusiasmado y confiado en el éxito de las mesas de trabajo. “El Partido Liberal ha demostrado ser la segunda fuerza política del país. Y con el equipo ASI de Clara le agregamos propósitos de transformación a nuestra campaña. Tenemos el compromiso con nuestro país de transformar su sociedad con el fin del conflicto”, afirmó el candidato liberal. Además, el candidato le agradeció a todas las delegaciones que lo acompañaron, y por el apoyo de todos. “Todos ustedes nos dan la posibilidad de trabajar con una convicción: si pasamos a segunda vuelta, ganamos” además aclaró que “la participación de las comunidades indígenas es necesaria para la ruta del progreso. En La Habana hicimos el capítulo étnico para garantizar sus derechos después del fin del conflicto, y en nuestro gobierno lo implementaremos por completo” afirmó el candidato.
Leer más

Humberto de la Calle estuvo presente en el Pacífico

11 de abril 2018

El candidato viajó al municipio de Buenaventura para participar en el Gran Debate Presidencial del Pacífico y dio a conocer su propuesta para el desarrollo de la región. Buenaventura, 11 de abril 2018 El candidato por el Partido Liberal participó en el debate organizado por la Sociedad Portuaria de Buenaventura de 10:00 a.m. a 12:00 m., y donde presentó sus propuestas para el desarrollo del litoral pacífico. Por otro lado, De la Calle participó en horas de la tarde en un foro en el auditorio Comfamar en Buenaventura, donde afirmó estar feliz de visitar a la ciudadanía del municipio. “Para nosotros, ¡los habitantes del Pacífico jamás serán ciudadanos de tercera clase!”, afirmó De la Calle y reiteró su compromiso para “aprovechar la enorme oportunidad que tenemos para cambiar nuestro modelo de desarrollo por uno más incluyente y sostenible, que nos permita reconciliarnos con el medio ambiente y darle a la región del Pacífico la importancia que se merece”. A pesar de ser una de las zonas con mayor biodiversidad en el mundo, el Pacífico colombiano registra algunos de los peores indicadores del país en términos de pobreza, salud y educación. La región sigue siendo azotada por la violencia, la corrupción y el crimen organizado, producto de actividades ilícitas relacionadas con el tráfico de drogas, el microtráfico y la minería ilegal, que de paso han devastado los recursos naturales en gran medida. En este sentido, una de las primeras propuestas que De la Calle anunció fue darle cumplimiento a los acuerdos que permitieron el levantamiento del paro de Buenaventura y del Chocó, y además el buscar las fuentes de financiación necesarias para poner en marcha los proyectos allí contemplados. “No podemos permitir que cerca de 2 millones de colombianos, que han sufrido las consecuencias del conflicto, y el abandono del Estado, sigan rezagados frente al resto del país. Ustedes deben ser los primeros beneficiarios de la riqueza representada por la biodiversidad y la cultura que los rodea. Mi principal meta de gobierno para la región es nivelar la cancha para el Pacífico y devolverle lo que le corresponde”. Dijo el candidato.   Así como la región fue una de las más afectadas por décadas de conflicto, será una de las mayores beneficiarias de los compromisos que se desprenden de los Acuerdos de Paz, particularmente en materia de reactivación económica y de desarrollo social. La propuesta del candidato liberal incluye medidas concretas para mejorar los indicadores de educación y salud de los habitantes del litoral, devolver la seguridad a la región, y garantizar una mayor conectividad entre los municipios con obras de infraestructura de vías terciarias, y del Pacífico con el resto del país. De la Calle además propone hacer del ecoturismo la principal fuente de crecimiento económico para la región. “La paz en el Pacífico comienza con la paz con la naturaleza. La promoción de un turismo sostenible que garantice la preservación del medio ambiente será la clave del desarrollo de la región”, concluyó el candidato.
Leer más

“Las vías terciarias serán las 4G de mi gobierno, generaremos más empleos conectando Colombia”, afirmó Humberto de la Calle

6 de abril 2018

Tras su visita a Barranquilla, Humberto de la Calle continúa su gira por Colombia donde visitó Bucaramanga. El candidato, con el apoyo de la bancada liberal del departamento, compartió sus propuestas con los bumangueses. Bucaramanga, 6 de abril de 2018   El candidato a la presidencia, Humberto de la Calle, visitó Bucaramanga en el marco del Foro para la Democracia organizado por la Universidad Autónoma de Bucaramanga. El candidato aprovechó su viaje para compartir con los santandereanos y conocer de cerca sus preocupaciones. El primer ítem de su agenda fue la visita a varios medios de comunicación de la región. Alrededor de las diez de la mañana, el candidato asistió al foro organizado por la Universidad Autónoma de Bucaramanga, donde expuso sus propuestas frente al aumento de la participación de los jóvenes en la política colombiana. Adicionalmente, abordó sus propuestas frente al aumento de empleo, el medioambiente y, sobre todo, sus medidas frente a la migración venezolana. Al finalizar, y como ha sido habitual en sus pasadas giras, De la Calle compartió un espacio con los estudiantes de la institución. En horas de la tarde, el liberal se reunió con ediles liberales de la ciudad. En el encuentro se mencionaron asuntos de importancia para Bucaramanga como lo es el desarrollo en infraestructura. “Con el desarrollo de las vías terciarias será posible atacar diversos problemas de aquejan a la región. Primero, mediante éstas será posible conectar todo el territorio nacional. En mi Gobierno trabajaremos porque no exista en Colombia un solo lugar que no esté conectado con el resto del país. En segunda instancia, las vías terciarias serán generadores de empleo por excelencia para los habitantes de las regiones más apartadas”, resaltó. Al final de la tarde, De la Calle recorrió diversos barrios de Bucaramanga, donde tocó las puertas de la ciudad, con el fin de entablar un diálogo constructivo con los bumangueses. Allí, los ciudadanos escucharon de primera mano los planes y programas que La Paz en Marcha tiene para el Santander.
Leer más

Humberto de la Calle oficializó sus gerentes regionales de campaña en reunión en Barranquilla

5 de abril 2018

El candidato por el Partido Liberal nombró oficialmente a sus gerentes regionales de campaña tras un encuentro con los delegados en la Costa Atlántica. Entre éstos se destaca la participación de empresarios, líderes sociales y miembros de la opinión pública, quienes actuarán como voceros en sus respectivos departamentos y regiones. Barranquilla, 5 de abril de 2018 Con el fin de hacer de su campaña presidencial un movimiento ciudadano con presencia en cada rincón del país, Humberto de la Calle oficializó el nombramiento de 18 gerentes regionales. La designación se realizó en el marco del encuentro en Barranquilla entre el candidato y los respectivos gerentes en la Costa Caribe. Los gerentes regionales, quienes fueron escogidos dado su ascendiente regional y conocimiento de causa y dinámicas políticas regionales, tendrán la responsabilidad de actuar como voceros de la campaña en las diferentes regiones del país, además de organizar las estructuras locales de la campaña y fortalecer las relaciones públicas locales para la recepción de la ciudadanía local interesada en unirse y/u obtener información sobre el candidato y su campaña. De la Calle se manifestó entusiasmado frente a dichos nombramientos. “Me siento contento de saber que tantas personas provenientes de las diferentes regiones del país han mostrado interés en unirse a nuestra campaña presidencial. Hoy quiero reconocer la labor y convicción de estos gerentes, personas con una trayectoria admirable y un talante extraordinario, quienes, sin duda serán de significativa ayuda para llegar el 7 de agosto al Palacio de Nariño”, afirmó el candidato.
Leer más

Humberto de la Calle oficializó sus gerentes regionales de campaña en reunión en Barranquilla

5 de abril 2018

El candidato por el Partido Liberal nombró oficialmente a sus gerentes regionales de campaña tras un encuentro con los delegados en la Costa Atlántica. Entre éstos se destaca la participación de empresarios, líderes sociales y miembros de la opinión pública, quienes actuarán como voceros en sus respectivos departamentos y regiones. Barranquilla, 5 de abril de 2018   Con el fin de hacer de su campaña presidencial un movimiento ciudadano con presencia en cada rincón del país, Humberto de la Calle oficializó el nombramiento de 18 gerentes regionales. La designación se realizó en el marco del encuentro en Barranquilla entre el candidato y los respectivos gerentes en la Costa Caribe. Los gerentes regionales, quienes fueron escogidos dado su ascendiente regional y conocimiento de causa y dinámicas políticas regionales, tendrán la responsabilidad de actuar como voceros de la campaña en las diferentes regiones del país, además de organizar las estructuras locales de la campaña y fortalecer las relaciones públicas locales para la recepción de la ciudadanía local interesada en unirse y/u obtener información sobre el candidato y su campaña. De la Calle se manifestó entusiasmado frente a dichos nombramientos. “Me siento contento de saber que tantas personas provenientes de las diferentes regiones del país han mostrado interés en unirse a nuestra campaña presidencial. Hoy quiero reconocer la labor y convicción de estos gerentes, personas con una trayectoria admirable y un talante extraordinario, quienes, sin duda serán de significativa ayuda para llegar el 7 de agosto al Palacio de Nariño”, afirmó el candidato.
Leer más

“LA NUEVA REVOLUCIÓN EN COLOMBIA SE LLAMA TURISMO”: HUMBERTO DE LA CALLE

16 de marzo 2018

El candidato por el Partido Liberal anunció la creación del Ministerio de Turismo como la medida más importante para convertir este sector en uno de los propulsores de la economía colombiana, principalmente en las zonas más afectadas por el conflicto.   Neiva, 16 de marzo de 2018. Humberto de la Calle presentó su más reciente propuesta de gobierno, titulada El Turismo que Colombia Necesita. El candidato hizo el lanzamiento durante el foro de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco, en Neiva. La propuesta del candidato liberal tiene como objetivo hacer del turismo uno de los propulsores de la economía colombiana, al aprovechar la gran cantidad de oportunidades que surgen gracias al fin del conflicto con las Farc. Para lograrlo, la propuesta se sustenta en cuatro pilares estratégicos: la creación del Ministerio de Turismo para garantizar una política clara y consistente para el sector en todo el país, el aumento de la competitividad a través de inversiones en la infraestructura que potencie el turismo del país, el desarrollo del sector en zonas apartadas, y el incremento en las herramientas de financiamiento del turismo. “Colombia es, sin duda, uno de los países con mayor riqueza en términos de diversidad y patrimonio natural en el mundo. Gracias al silenciamiento de los fusiles, en 2017 llegaron a Colombia seis millones y medio de turistas, una cifra récord e impensable hace unos años. Lo que queremos es avanzar un gran paso más, para aumentar esta tendencia y consolidar el gran potencial del turismo como generador de empleo e ingresos para los colombianos. La creación del Ministerio de Turismo será una herramienta clave el cumplimiento de este objetivo”, manifestó De la Calle.  La misión del Ministerio de Turismo será la de crear una política de turismo clara y consistente, que tenga alcance en todos los territorios del país; coordinar la ejecución de esa política con todos los organismos estatales y no estatales; y liderar la formalización de los operadores turísticos en el país. Como parte de la meta que el candidato liberal se ha propuesto de reorganizar el Estado y aumentar la competitividad del país, el Ministerio de Turismo revisará la normatividad y los trámites exigidos a los operadores, a fin de eliminar todo aquello que impida el desarrollo turístico. “El objetivo es buscar el cumplimiento de altos estándares de sostenibilidad ambiental y social, para garantizar que el turismo no genere un impacto negativo en el medio ambiente o en las comunidades a las que lleguen los turistas, pero sin crear impedimentos a la actividad empresarial”, puntualizó el candidato. De la Calle también anunció la creación de la Certificación de Turismo Sostenible, que identificará aquellas actividades turísticas respetuosas con el medio ambiente, y la sostenibilidad será el eje transversal de todas las actividades del sector. Uno de los aspectos novedosos de la propuesta es la prioridad que se le dará al turismo comunitario que genere valor agregado para las poblaciones menos favorecidas y que potencialice el gran patrimonio cultural de Colombia. En cumplimiento del objetivo de convertir a Colombia en una potencia turística de talla mundial, el candidato propone fortalecer la competitividad del turismo con programas de educación y capacitación para soportar el crecimiento del sector. Particularmente, el candidato pondrá en marcha planes de bilingüismo y de formalización para los operadores turísticos, de la mano con el SENA, universidades y otros centros educativos, bajo el liderazgo de entidades como ProColombia, Anato, Fontur y Cotelco, las cuales asegurarán la calidad y efectividad de los programas. De la Calle también pondrá en marcha planes de adaptación y desarrollo tecnológico para el sector, en búsqueda de la optimización en tiempo y calidad de los procesos. En la misma línea, se formularán planes turísticos con el fin de innovar y atraer diferentes nichos de viajeros, tales como planes orientados en el avistamiento de aves, planes de turismo gastronómico, planes de deportes extremos y el ecoturismo, entre otros. El desarrollo turístico propuesto por De la Calle va de la mano del desarrollo en infraestructura. En este sentido, la propuesta propone concentrar grandes esfuerzos en la construcción de vías secundarias y terciarias, especialmente en las regiones más apartadas de Colombia, e impulsar el desarrollo de infraestructura turística en todo el territorio. Así mismo, con estímulos tributarios y financieros se buscará incentivar el turismo emergente en las zonas afectadas por el conflicto, siempre considerando un modelo sostenible y respetuoso de las comunidades.  El fin del conflicto le ha abierto a Colombia una inmensa ventana de oportunidad para que el turismo alcance todo su potencial como propulsor de la economía, y como fuente de igualdad. En palabras del candidato Humberto de la Calle, “El desarrollo del turismo en el posconflicto será fundamental para que las zonas más afectadas por el conflicto, y las más atrasadas económicamente, puedan llevar a cabo actividades que generen beneficios de alto impacto económico, y que permitan nivelar la cancha para esa Colombia olvidada que hoy por fin puede abrir sus puertas al turismo”.
Leer más

“Saldaremos la enorme deuda que tenemos con las mujeres de Colombia”: De la Calle

14 de marzo 2018

El Ministerio de la Mujer, cuya creación fue anunciada el pasado 8 de marzo por Humberto de la Calle, será la entidad encargada de velar por los derechos de las mujeres y regir la política pública para acabar con la desigualdad de género. El candidato anunció medidas concretas para responder a las distintas formas de violencia y de discriminación contra las mujeres de Colombia. Bogotá D.C., 8 de marzo del 2018 En el Día Internacional de la Mujer, el candidato a la Presidencia de la República, Humberto de la Calle Lombana, acompañado de su fórmula vicepresidencial, gestora y líder de esta visión coyuntural, Clara López Obregón, presentó su propuesta programática titulada Para Saldar la Deuda con las Mujeres en Colombia. La propuesta del candidato parte de la creación del Ministerio de la Mujer como ente rector de las políticas públicas orientadas a promover y proteger los derechos de todas las mujeres del país. De la Calle además propuso otros cuatro ejes fundamentales para su política en favor de ellas: la reducción efectiva de los índices de violencia contra las mujeres; el apoyo a la igualdad laboral y a proyectos de emprendimiento de las mujeres; el fomento a los programas de prevención en salud y educación sexual; y el fortalecimiento de la participación política de las mujeres. En un país donde más del 30% de las mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia por parte de su pareja, y donde en 2016 hubo más de 15.000 víctimas de la violencia sexual, el candidato anunció medidas drásticas para acabar con la violencia de género como: cadena perpetua para los violadores de menores de edad; la garantía de que todos los tipos de violencia contra las mujeres y las niñas sean debidamente investigados y sancionados; y que ningún victimario pueda obtener sentencias reducidas al alegar celotipia o intenso dolor en la perpetración de cualquier acto violento contra una mujer. Estas medidas irán de la mano del fortalecimiento de las Comisarías de Familia; una mayor coordinación entre el Ministerio de Justicia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para atender los casos de violencia contra las mujeres; y el fortalecimiento del sistema de información que permita trazar los casos de abuso y violencia en todo el país. Como complemento de estas medidas, De la Calle propuso una revolución pedagógica para que los colombianos entiendan, de una vez por todas, que ninguna forma de violencia debe ser permitida. Para De la Calle, la igualdad de género es una tarea pendiente en Colombia. A pesar del progreso logrado en años recientes en el tránsito hacia una sociedad moderna, la discriminación de género sigue como un acto normalizado en la sociedad: en circunstancias iguales de experiencia y nivel educativo, las mujeres colombianas ganan entre 13% y 20 % menos que los hombres, según el Ranking de Equidad de Género, elaborado por la Secretaría de la Mujer. Por su parte, en el sector público, apenas un poco más del 10% de los cargos de elección popular y 20% de las curules en el Congreso son ocupados por mujeres. “Nos encontramos frente a una gran oportunidad de dar una solución seria a los problemas que han enfrentado a diario, año tras año, millones de mujeres colombianas. Es hora de generar los cambios culturales necesarios para que el rechazo de la sociedad a cualquier tipo de discriminación y de violencia contra las mujeres, sea la norma y no un acontecimiento que a veces pareciera tener un carácter extraordinario”, declaró el candidato. El candidato del Partido Liberal se ha propuesto nivelar la cancha para las mujeres en el ámbito laboral, al poner fin a las prácticas discriminatorias y de acoso laboral por medio de mediciones que permitan calcular la equidad en salarios y mayor transparencia en los lugares de trabajo. De igual manera, y con el propósito de empoderar el emprendimiento de las mujeres, De la Calle propuso crear una red de talentos para que las mujeres que no están en capacidad de ingresar al mercado laboral puedan hacer trabajos remunerados desde sus hogares. Con el fin de fomentar el emprendimiento por parte de mujeres que residen en zonas apartadas del territorio nacional, el candidato anunció la creación de programas de capacitación y microcrédito. Uno de los enfoques novedosos de la propuesta es la reducción de los embarazos no deseados en las menores de edad. Para ello, Humberto de la Calle impulsará la educación sexual en los jóvenes. El candidato buscará trabajar de la mano de familias y adolescentes para que Colombia tenga los mejores programas de prevención y educación sexual de América Latina. Además, el candidato propone garantizar que los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres sean considerados como derechos fundamentales. Por último, y fiel a su preocupación con la baja participación política de las mujeres, el candidato reiteró la importancia de fomentar dicha participación a través de las “listas cremallera”, que buscan la paridad en el nombramiento de cargos públicos, en conjunto con la Ley de Cuotas. Para De la Calle, la desigualdad de género y la violencia contra la mujer son hechos que no pueden continuar, y una prioridad en su gobierno será acabar con estas prácticas. “Promoveremos una sociedad que valore a las mujeres en su integridad, no solo como creadoras de vida sino como las profesionales, emprendedoras y verdaderas agentes sociales de cambio que son”.
Leer más

La fuerza del liberalismo abre la puerta a Fajardo para unirse a De La Calle

13 de marzo 2018

César Gaviria resaltó que la bancada liberal haya logrado 49 curules y se haya convertido en una de las primeras fuerzas del país. El expresidente César Gaviria y el candidato liberal celebraron los buenos resultados obtenidos en las elecciones del Congreso.  El candidato presidencial del Liberalismo, Humberto de la Calle, aseguró que los resultados de los comicios parlamentarios demuestran la enorme fuerza que tiene la colectividad en las regiones.  Es por esto que en un comunicado emitido en conjunto con el expresidente César Gaviria, abrieron una puerta para lograr una coalición de cara a la primera vuelta presidencial.  “Vamos a invocar que los colombianos no voten por mantener el status quo, sino por un camino de reformas e igualdad. No es con miedos sino con confianza y fe en la democracia que construiremos una Colombia prospera y justa. Combatiremos la corrupción sin descanso y aseguraremos que nadie se sienta por encima de la ley”, señalaron.  “A quienes compartan estas ideas los invitamos a una coalición para encarar la primera vuelta de la elección presidencial y llegar al solio de la Casa de Nariño”, indicaron.  Sostienen que derrotarán la polarización en la que se encuentra el país y serán respetuosos de las convicciones de todos, sin acudir a agravios ni calificaciones que enrarezcan el ambiente de competencia democrática.  El expresidente César Gaviria resaltó que la bancada liberal haya logrado 49 curules y se haya convertido en una de las primeras fuerzas políticas.  “Queríamos renovación, le apostamos a la renovación y eso conseguimos. Tenemos un partido fuerte, con nuevos liderazgos que nos dejan muy bien posicionados frente a un futuro promisorio para Colombia”, indicó Gaviria.  “Estamos muy agradecidos con los colombianos que salieron a respaldar nuestras tesis y nos ubican con más de dos millones y medio de votos como ganadores en la Cámara de Representantes y con más de dos millones de votos que nos otorgan 14 senadores”, añadió. Los dirigentes liberales afirman que la campaña para la Presidencia de la República comenzará de manera formal esta semana. IR ARTÍCULO ORIGINAL: https://www.rcnradio.com/politica/liberalismo-y-de-la-calle-abren-la-puerta-coalicion-en-primera-vuelta
Leer más

"Más allá de entregar casas, se trata de construir proyectos de vida"

13 de marzo 2018

Humberto de la Calle lanzó sus propuestas de vivienda e infraestructura   En foro que se llevó a cabo en la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el candidato liberal enfatizó la necesidad de garantizar vivienda digna a dos millones de hogares colombianos que aún carecen de ella, el aumento de la competitividad nacional y el fortalecimiento de la inclusión productiva, a través del desarrollo en materia de infraestructura y vivienda.   Bogotá D.C., 13 de marzo del 2018 Durante el foro de Camacol que se realizó en Bogotá, el candidato presidencial Humberto de la Calle lanzó sus propuestas enfocadas en vivienda e infraestructura. Con la visión de un país conectado, competitivo y transparente, el candidato presidencial por el Partido Liberal propuso un ambicioso plan de vivienda para todos los colombianos: “no podemos permitir que dos millones de hogares en Colombia, que representan unos ocho millones de colombianos, sigan sin tener acceso a una vivienda digna. Debemos nivelar la cancha y permitir que estos compatriotas puedan mejorar su calidad de vida al tener un techo seguro”, manifestó De la Calle al referirse al déficit de vivienda que aún afecta a un importante segmento de la población del país. Para solucionar este problema, el candidato propuso un novedoso esquema de arrendamiento social: “hay que romper el mito de que el único camino para el progreso es lavivienda propia. Por eso, pondremos en marcha un programa de arriendo social de granmagnitud y a bajo costo, que nos permitirá apalancar la construcción de vivienda con recursos públicos y privados, con miras a reducir el déficit habitacional a cerca de la mitad”, señaló el candidato, al presentar su propuesta. Y añadió que también se beneficiarán de este programa las familias de escasos recursos que quieran hacer mejoras a su lugar de vivienda, para de esta forma aprovechar la vivienda existente.   El segundo gran objetivo de la propuesta de vivienda presentada por De la Calle fue el reducir el déficit de vivienda rural para consolidar una clase media rural. “En cumplimiento de este propósito, revisaremos la manera en que se otorgan los subsidios para vivienda, a fin de que sean asignados de forma más eficaz, y en función de las necesidades reales de la gente. Al mismo tiempo, generaremos empleo en la construcción de vivienda para una parte de la población tradicionalmente considerada inempleable”, dijo el candidato.   El candidato también destacó la necesidad de elaborar planes de ordenamiento territorial (POTS) que obedezcan a criterios claros, transparentes y sencillos, y se comprometió a capacitar a los funcionarios encargados de elaborar dichos planes, y de establecer canales para que los ciudadanos puedan denunciar irregularidades en la elaboración o ejecución de los POTS. Sobre la propuesta titulada Infraestructura para el desarrollo, el objetivo es hacer énfasis en conectar todas las regiones del país, a través del desarrollo prioritario de las vías secundarias y terciarias. Colombia sigue retrasada en materia de infraestructura según los estándares internacionales. De acuerdo con el Banco Mundial, Colombia se ubica en el puesto 94 entre 160 países en materia de efectividad de las aduanas, servicio de transporte e infraestructura. Por esta razón, para el candidato es imperativo desarrollar la infraestructura nacional de la mano de proyectos dentro de un marco de trasparencia y eficiencia. “De nada nos servirá revigorizar la actividad agrícola gracias al fin del conflicto con las FARC, si los campesinos que regresan al campo y los que han estado allí siempre no pueden sacar sus productos a los principales centros de consumo del país”, declaró De la Calle, y añadió: “Colombia tampoco podrá cosechar las ganancias del fin del conflicto con mayor cantidad de productos en los mercados internacionales, si no puede mejorar en materia de competitividad debido a los altos costos del transporte y del manejo de carga”. En la búsqueda de un aumento en la conectividad territorial del país, De la Calle propuso, además de la inversión masiva en vías secundarias y terciarias, aumentar la oferta de medios de transporte a través del desarrollo ferroviario y de la recuperación de la navegabilidad en el Río Magdalena, entre otras vías fluviales, para constituir un verdadero sistema de transporte multimodal. La priorización de las obras, y la asignación de presupuestos y cronogramas, estará a cargo de la Unidad de Planeación de Infraestructura. La propuesta del candidato liberal también busca fomentar la seguridad jurídica y el fortalecimiento institucional de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y del Instituto Nacional de Vías (INVIAS), y garantizar que los procesos de adjudicación de licitaciones públicas cumplan los más altos estándares de calidad y transparencia. “Al establecer reglas de juego claras para la contratación pública en materia de infraestructura, el Estado logrará los niveles de confianza necesarios para que el mercado opere como debe ser y los proyectos se conviertan en una realidad. Y al lograr una mejor conectividad al interior del país, y de Colombia con el mundo, lograremos cerrar las brechas entre el campo y la ciudad y aumentar nuestra competitividad en los mercados internacionales”, concluyó De la Calle en su intervención.
Leer más

¿Que significa los resultados de las elecciones al congreso?

13 de marzo 2018

  Los resultados de la elección de Congreso revelan un mensaje claro y positivo: los colombianos queremos transformar nuestro país en una Colombia con más oportunidades, que rechaza la división y que no acepta la polarización radical. Ayer se dio la revancha de la esperanza, ¡y la ganamos! Todos los que soñaron con el Sí, ganaron. Al sumar todos los partidos, todos los senadores electos, todos los representase que logramos elegir, se puede evidenciar la fuerza de un nuevo diálogo, necesario para llevar a Colombia adelante. Contrario a todos los pesimistas, que nunca faltan, el Partido Liberal salió como la segunda fuerza del Congreso de la República. Catorce senadores y 35 representantes a la Cámara en todas las regiones del país, no es poco. ¡Con mucho orgullo somos la primera fuerza regional! Es la primera vez que Colombia salió a votar en paz, con tranquilidad y con espíritu democrático, ese es el camino que debemos recorrer. Hay que continuar. Mientras tanto, reitero que voy a hacer todo, lo posible y lo imposible, junto a los colombianos, para llegar a la Presidencia de Colombia. Este nuevo momento nacional exige un nuevo diálogo y una nueva política. Nuestro espíritu liberal, y no estoy hablando de partidos sino de los principios que siempre marcaron a nuestra nación y nuestra gente, está retomando la vocación y la responsabilidad de las transformaciones que este país necesita. Hoy puedo reafirmar que no necesitamos de posiciones extremas. Lo que necesitamos es rescatar nuestro sentimiento patriótico, que a partir de hoy quiero bautizar como 'colombianista'. Todos los que tenemos amor y orgullo por Colombia vamos a tener la oportunidad para construir el país que soñamos: un país mucho mejor para todos. Por eso, yo soy De la Calle y quiero ser su presidente.
Leer más

Celebracion de triunfo en la Consulta liberal

8 de marzo 2018

Discurso: ¡Gracias, Gracias, Gracias! A todos, gracias por creer, gracias por dar el primer paso, gracias por dar este paso al frente para decir que en Colombia si es posible cambiar la historia. Gracias por señalar el camino, porque con nuestra victoria de hoy empezamos a caminar juntos hacia un nuevo país en que quepamos todos, absolutamente todos. Lo mejor de este resultado, es que demuestra que es posible ir más allá de la paz. Hoy celebra el Partido Liberal y celebra el país, porque tenemos una democracia que permite que la voz de las mujeres y los hombres de buena voluntad sea escuchada. Esto fue posible porque tenemos una democracia viva. Esta noche celebramos con toda Colombia, porque con este ejercicio de participación política logramos un impulso que renueva la vocación transformadora del liberalismo, al mismo tiempo que nos permite abrir los brazos para que lleguemos a un puerto común con todos los colombianos. Esta campaña demostró que es posible hacer una política limpia, respetuosa, constructiva. Ese ha sido siempre mi espíritu, y agradezco a mi oponente, el ex ministro Juan Fernando Cristo, haber compartido la decisión de competir de esta manera. Juan Fernando ha sido un liberal combativo, firme en sus convicciones, digno exponente del talante de las personas de su tierra y eso hace más grande la ilusión de trabajar con él, mano a mano en la construcción de un nuevo país. Un país donde las regiones tengan el papel que deben tener en la historia, y no subsistan a la espera de las decisiones desde la burocracia centralista. La democracia colombiana es nuestro mayor patrimonio colectivo y es necesario que le pongamos el pecho. Es indispensable que la protejamos: protegerla de los fanatismos, de los caudillismos; protegerla de esa sombra oscura que proyectan visiones mezquinas que buscan que volvamos al odio irracional por el rival y a los días en los que se quemaban libros para impedir la libre circulación de las ideas. Protegerla de la corrupción, del clientelismo, el cual asume los recursos públicos como un terreno libre para ambiciones personales. Hoy ganamos los que creemos que las mujeres deben tener las mismas oportunidades que los hombres para salir adelante, y los que creemos que todos podemos ser quienes somos realmente, sin ser señalados ni marginados. Aquí estamos los convencidos de que el combate contra la pobreza es la llave para que seamos verdaderamente libres. No queremos una Colombia que se duerme tranquila, mientras son tantos los niños que se quedan sin comer y sin una educación que les permita tener un futuro digno. Hoy, cuatro de cada cinco niños nacen para jugar el partido de la vida en una cancha desnivelada, y la estructura de la sociedad colombiana los mantiene en el hoyo negro de la pobreza. Enderezar esta cancha de la vida, para que todos tengamos las mismas oportunidades, es la máxima fundamental del liberalismo igualitario que profeso.  La desnutrición infantil, el embarazo de menores de edad, la ausencia de soluciones de saneamiento y agua potable, la muerte por enfermedades evitables, son realidades crueles que ya no dan más espera y que deben desaparecer.  Es paradójico, pero justo cuando el mundo se ha volcado sobre la solidaridad, cuando los empresarios aplican la noción de la economía de la colaboración, en Colombia aun crecen fuerzas que se nutren del egoísmo. A esos que creen que la riqueza se genera sobre los hombros de la pobreza, les decimos que creer que todos los niños deben tener las mismas oportunidades no es un embeleco, ni una promesa demagógica. No, señoras y señores: garantizar el libre desarrollo de los niños es un imperativo ético y político.  Creo con franqueza y sin disculpas, que no hay margen de espera para combatir la inmensa brecha que existe entre ricos y pobres. La verdad es que hoy quedó demostrado que está a nuestro alcance comenzar un nueva era de progreso. Ese progreso que genera la igualdad necesaria para que se acaben los conflictos sociales, que hoy parecen ser una característica de nuestro día a día. El progreso es nuestro si lo queremos tomar, solo necesitamos voluntad y determinación para no desfallecer ante las dificultades. El cambio para Colombia viene, ténganlo por seguro, y es nuestra responsabilidad acelerarlo para que llegue de la mano de la reconstrucción de nuestro tejido social. Si estamos aquí es porque nos gusta la diversidad, porque sabemos que en nuestras diferencias encontramos nuestra fuerza; estamos aquí porque entendemos que ser distintos es una ventaja y hoy, más que nunca, entender eso constituye una demanda de la historia. La verdad es que en Colombia hay quienes quieren convertir en pecado pensar con optimismo. Tenemos que creer que es posible enfrentar los desafíos descomunales y superarlos. No podemos dejar que el miedo dicte la dirección de nuestro destino, de la misma manera que no podemos dejar que quienes se alimentan del miedo decidan por los más frágiles. Las regiones de Colombia cuentan con una inmensa riqueza natural y humana desaprovechada. ¡No más! Vamos por una verdadera autonomía local, porque sin autonomía no hay responsabilidad, ni empoderamiento. Tenemos que dejar de menospreciar a las autoridades locales y más bien empezar a exigirles soluciones reales para los problemas propios de cada rincón del territorio. Se abre ante nosotros el camino para un nuevo país, donde no haya más violencia; donde no haya más coca, ni haya un solo campesino que no vea otro horizonte diferente a trabajar para los delincuentes. Hoy podemos ver más allá de los centros urbanos y pensar en un campo palpitante, tecnificado, conectado, integrado con el mundo. Los campesinos de Colombia van a tener la verdadera oportunidad de salir del atraso, porque al fin podrán empezar a pensar en el porvenir sin inclinarse frente a la incertidumbre de la amenaza de la muerte o de la muerte misma.  Vamos a vigorizar nuestro sector productivo con empresas que compitan en el escenario internacional sin complejos. El sector privado tiene la responsabilidad de liderar el camino hacia una economía moderna, innovadora y eficiente, respetuosa en su relación con el medio ambiente. Y el estado tiene la responsabilidad de ser un socio, facilitar su creación, promover su acceso a los mercados globales, y no ser un estorbo que impida su desarrollo. Nuestro compromiso debe ser garantizar el equilibrio entre todos los actores de la economía para que convivan en un entorno estimulante, balanceado, justo, y por todo eso, sostenible en el tiempo.  Queremos una Colombia con un sistema de salud que se sustente en la prevención de los males. Y a partir de esa comprensión, desarrolle grandes programas de educación en salud, deporte, ocio productivo, al tiempo que pone al día su sistema de respuestas, que está en crisis. Las puertas de los hospitales no pueden ser una barrera infranqueable e indiferente, que no permita pasar a quienes deben recibir servicios adecuados. Una barrera entre el paciente y el médico, entre la muerte y la vida. Queremos una Colombia que abraza su riqueza natural y la defiende del desarrollismo ciego. Estamos en el siglo XXI y tenemos la tarea de entregarle a las generaciones que vienen un planeta más sano que el que recibimos. Vamos a tumbar ese mito de que la seguridad es un tema de la derecha. La seguridad es una necesidad de todos los colombianos sin importar su partido.  Salir de la casa, montarse en un bus, tomarse un café y volver sano y salvo es un derecho, no una cuestión de ideologías. Llegó la hora de que la seguridad se consolide a partir del hecho de que la inmensa mayoría de los colombianos somos seres humanos anticrimen.  No tiene sentido una sociedad en donde haya delitos exitosos que vayan desde el robo de un celular en la esquina de un barrio, hasta la promoción de cultivos ilícitos, pasando por el contrabando y por la perversa minería ilegal. Digámonos la verdad: nuestros policías y soldados no pueden seguir solos en la lucha contra los delincuentes. El respaldo de la ciudadanía y una justicia efectiva, no dan espera. El cambio es urgente y las grandes transformaciones que requiere nuestro país llegarán justamente porque con valentía estamos dando un paso al frente, para que los débiles sean escuchados, para que quienes fueron desplazados puedan volver a su tierra y quienes fueron víctimas puedan ver a los ojos de sus victimarios y reclamar justicia. Llegó el momento de ir más allá de los acuerdos que lograron acabar con la guerrilla más antigua del mundo. La verdad es que hoy comienza a ser posible construir la tranquilidad necesaria para vivir sin miedos. Vivir tranquilos, es vivir con paz y con seguridad. En el pasado reciente demostramos que lo que parecía imposible era posible. De la guerra cruel, destructora, miserable, triste, pasamos a la posibilidad de incluir en nuestros debates a quienes creían que no tenían más posibilidad que acudir a la violencia para ser tomados en cuenta. Seamos sinceros, ellos llegaron a acuerdos confiando en la honorabilidad de quienes con nuestra palabra estábamos al otro lado de la mesa, representando la entereza de un país que desea la paz y que honra sus compromisos. Fue esta una de las razones fundamentales para que dejaran atrás las armas. Obviamente nos opondremos a las tesis de la FARC, y por ello mismo queremos derrotarla con votos y sin balas, a punta de argumentos. Así como nosotros estamos cambiando la historia, no vamos a permitir que queden en el olvido millones de víctimas. Pero no perdamos de vista que aquí no se trata de cambiar el pasado sino de cambiar nuestra manera de afrontar el futuro.  Son las futuras víctimas del conflicto armado con esta guerrilla las que hoy de manera silenciosa y desde la vida nos invitan a seguir por un camino que, no me cabe duda, es el camino correcto. La historia de nuestros últimos cincuenta años es dolorosa, y no podemos volver atrás. Querer volver al conflicto armado es una postura inmensamente egoísta. No podemos traicionar a nuestros hijos, no podemos cerrarles la posibilidad de inaugurar otra Colombia. Ya recorrimos el camino de la violencia, demos paso a la autopista de la paz. Sería increíblemente torpe ceder frente al miedo y aquí hay carácter para no dejarnos intimidar por las voces que esparcen terror, por eso, preferimos el dialogo a la opresión, preferimos tender la mano a cerrar el puño, y solicitamos ideas en lugar de exigir obediencia.  Tenemos que remangarnos y trabajar por las cosas que nos unen. Aquí no hay espacio para las mentiras que siembran odios, ni tiempo para las mezquindades que cosechan rencores. Nuestra política es la de apertura a la transparencia y la de cero tolerancias al atajo. La verdad es que estamos ante la mayor oportunidad de nuestras vidas, porque hemos comenzando a cambiar lo que nos estaba haciendo tanto daño. Ahora bien, para que todo esto sea posible, es necesario reformar la manera de hacer la política. Para ello, un primer paso es cambiar nosotros mismos nuestra cultura de la indiferencia. La verdadera transformación política la tenemos en nuestras manos, con nuestros futuros votos, con nuestros ojos vigilantes de la realidad nacional, sin dejarnos engañar, pasando de la queja a la acción y de la ilusión a la obra.  Sin la participación ciudadana la solución a cada problema es mucho más difícil. La participación ciudadana debe convertirse en la esencia misma de la acción de las instituciones A la forma de hacer política hay que devolverle su grandeza y para ello es esencial que asuma la única forma que debe ser, que no es otra, que la de buscar la construcción de una sociedad justa donde quepamos todos.  Como nunca en su historia, Colombia requiere una forma distinta en la forma en que el ciudadano se relaciona con los partidos, con el Estado y sus instituciones. Porque tal como lo afirmé en el pasado congreso Liberal, es urgente cambiar de raíz la forma en que hemos concebido la actividad política, y ser francos, sinceros y autocríticos al aceptar que esta es una de las principales causas sobre las cuales prolifera la corrupción que nos carcome.  No podemos seguir, ni un día más, concibiendo lo público como un territorio de enriquecimiento personal. Ni mucho menos como una instancia para el saqueo desaforado. No podemos continuar repartiendo puestos sin reparar en que lo fundamental es la eficiencia en la función que se debe desempeñar.  No podemos seguir condenando a los colombianos a utilizar palancas para conseguir un empleo, una cama en un hospital o un cupo en un colegio. Es urgente que modifiquemos la concepción de lo público que ha producido esta realidad de escándalos de corrupción, una tragedia que estamos sufriendo. Corrupción y democracia son incompatibles. Corrupción y progreso, son incompatibles. Hemos comenzado a cambiar la historia, y hoy quiero invitar a todos los colombianos a ser muchos más quienes compartamos esta senda. A quienes piensan como nosotros, a quienes piensan que es posible derrotar a la corrupción y hacer de la paz un nuevo comienzo para Colombia, los llamamos a hacerlo juntos. Tenemos aquí un punto de reunión sólido, coherente, que nos invita a ser responsables con la historia. Es el momento de hacer una unión de voluntades con quienes creen, como nosotros, que se puede ser optimistas frente al futuro y que debemos caminar de frente hacia la mayor batalla que enfrentamos que es la desesperanza.  A quienes creemos que la educación, la salud, la seguridad no pueden ser un privilegio, los llamamos a realizar esta tarea juntos. A quienes estamos convencidos de que en Colombia los empresarios, los trabajadores, las emprendedoras, las madres cabeza de familia y en fin, todos los colombianos y colombianas tenemos cabida en nuestro territorio, los llamamos a hacerlo juntos. Los convoco esta noche para que hagamos frente común hacia la elección de mayo y derrotemos a quienes quieren que nada cambie en este país. A quienes han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción, les digo que podemos hacer una coalición enorme que derrotará a quienes quieren que el progreso sea solo para unos cuantos. En mi caso, como candidato del partido Liberal a la Presidencia, pongo a disposición de ustedes, y de Colombia, la experiencia, la firmeza, la decisión y el carácter necesarios para lograr salir adelante.  Y lo hago hoy desde el partido Liberal porque este partido siempre ha estado en los avances más trascendentales de la historia de Colombia. Somos una colectividad con una potente voluntad de creación, la cual es fundamental para transformar la realidad.  Una colectividad guiada por principios bien definidos, siempre en defensa de las libertades civiles, de los derechos humanos, de la libertad económica y del respeto a las ideas ajenas. Siempre guiado por el principio de la no discriminación y de la protección de las minorías.  El liberalismo igualitario, que como yo muchos profesamos, busca equilibrar las posibilidades de todos, para que todos puedan salir adelante para así alcanzar los niveles legítimos de bienestar y felicidad. Un liberalismo que tantas veces nos ha convocado para decirle no a los tiranos. Estamos ante el umbral de la transformación más importante de nuestra historia. Los invito a todos, sin excepción, a que construyamos un país donde quepamos todos. ¡Viva el futuro de Colombia en paz y sin corrupción!  
Leer más

Una nueva república

8 de marzo 2018

Discurso:  Amigas y amigos liberales de pensamiento y liberales de corazón…   Nos encontramos en el umbral de la transformación más importante que ha vivido este país en el último medio siglo. Está ante nosotros la oportunidad de cambiar la historia de Colombia, de cambiar la manera en que concebimos la forma de hacer política, para asumirla como lo que debe ser: el territorio para construir lo más preciado que tenemos, además de construir la vida en una sociedad justa donde quepamos todos.   Es el momento de ir más allá de la paz, es hora de ir más allá de los acuerdos que lograron la desmovilización de una de las guerrillas más antiguas y duras del mundo. Como todas las grandes naciones, que se han construido sacando adelante propósitos descomunales, hemos demostrado que es posible alcanzar las más difíciles metas, incluidas aquellas que parecen no estar al alcance de las más firmes voluntades.   Pero ahora, que estamos terminando las guerras que nos han asolado, es preciso que demos un próximo paso que constituye el mayor desafío de nuestra historia, el desafío de resolver la enorme brecha entre riqueza y pobreza, que hoy nos caracteriza.   Este partido liberal que aquí nos reúne, siempre ha sido mi partido. Conozco a fondo sus ideales, su historia. Somos una colectividad que tiene una potente voluntad de creación, y con ese impulso fundamental para modificar la realidad, ha liderado las transformaciones más importantes que tuvo Colombia en el pasado.   Desde 1930, en la llamada república liberal, pasando por la constitución de 1991, hasta la firma del acuerdo que puso fin a más de 50 años de guerra, se ha evidenciado la vocación transformadora de este partido. Pero lo más importante es que esta colectividad ha guiado su trabajo en el marco de unos principios bien definidos: siempre en defensa de las libertades civiles, de los derechos humanos, de la libertad económica y del respeto a las ideas ajenas siempre guiado por el principio de no discriminación y de protección de las minorías.   El liberalismo igualitario que profeso, busca equilibrar las posibilidades de todos para alcanzar mayores niveles de bienestar y felicidad. El liberalismo que tantas veces nos ha convocado para decirle no a los tiranos, hoy nos debe convocar para que nuestras ideas llenen de optimismo y esperanza al futuro de los colombianos.   Hay quienes le están apostando al fanatismo y nos están guiando hacia el caudillismo y al autoritarismo. Usan la mentira, promueven el odio, se solazan en el deseo de venganza. Pero en el fondo, es claro que estamos ante una pugna entre el progreso y el inmovilismo. La sociedad moderna, pluralista e incluyente que hemos venido construyendo, está amenazada por su historia, su vocación, el partido liberal está llamado a ser la colectividad que encare y defienda lo que hemos alcanzado como sociedad.   Amigas y amigos: como liberal de corazón y pensamiento, hoy vengo ante ustedes con gratitud profunda y humildad, a poner mi nombre a su disposición como la persona que quiere representar a este partido, su pensamiento, sus ideales, para presidir la Colombia que hemos soñado y nos haremos acompañar de una coalición enorme de mujeres y hombres de buena voluntad. El triunfo está a la vuelta de la esquina.   Tenemos un enorme reto por delante, que va más allá de alcanzar la presidencia en 2018, y es el reto de devolverles la confianza a los colombianos en sus instituciones. Soy consciente y creo profundamente que este cambio no se da únicamente con reformas legales, esta transformación solo es posible desde adentro, con un trabajo abierto, limpio y honesto; de cara a los colombianos.   Sectores de esta sociedad han dejado a un lado un imperativo ético liberal que no podemos eludir: ningún ciudadano debe sentirse satisfecho con sus condiciones de vida, si hay otros que, por el contrario, enfrentan día a día dificultades para satisfacer sus necesidades más básicas, debemos revitalizar la democracia. Es necesario que superemos el escepticismo sobre nuestro gran atributo que tenemos como sociedad libre: la democracia.   Sabemos que la democracia es el mejor sistema de organizar lo público, pero para que funcione, es fundamental que la participación ciudadana, en todas las regiones de Colombia, se convierta en la esencia misma de la acción de las instituciones. Debemos construir capacidad para que todas nuestras regiones puedan desarrollar sus potenciales, sus mercados y sus talentos con base en una verdadera participación ciudadana.   Debemos dejar atrás el centralismo asfixiante, y dar nuevo aire al desarrollo de las regiones. desde la constitución de 1991 a hoy, la descentralización se ha debilitado. Hay que recuperar la autonomía local.   Es preciso comprender que asumir el gobierno exige establecer como prioridad total, resolver los problemas que aún condenan a parte de la población a un futuro de pobreza. La desnutrición infantil, el embarazo de menores de edad, la ausencia de soluciones de saneamiento y agua potable, la muerte por enfermedades evitables, son problemas del cuarto mundo que persisten en el territorio colombiano y que necesitan de un estado que se ponga de inmediato a la tarea de resolverlos, este país comienza a ser otro.   En los últimos veinte años los colombianos hemos evolucionado del miedo a la esperanza. Cada vez más, somos gente que quiere intervenir y aportar, cada vez más demostramos fibra y coraje, la fibra y el coraje que muy pronto llevará a la selección Colombia al mundial de Rusia. De ciudadanos que aceptaban gobernantes autoritarios que pretendían imponer límites a nuestra libertad de decisión, hemos evolucionado a ciudadanos participativos, conversando, compartiendo, decidiendo de un país de ciudadanos tecnológicamente aislados, hemos dado un salto que nos está convirtiendo en un país, que cada día está más conectado con las posibilidades del mundo, dialogando con las realidades y oportunidades que ofrece el planeta. Hemos pasado a ser un país que crece en valores integradores de las diferencias. Vemos avances en los derechos de la mujer, pero no hemos terminado esta tarea. Debemos garantizar una participación política igualitaria para las mujeres, seguir abriéndoles espacios para su realización personal, eliminar las barreras que encuentra la mujer en el trabajo, en el hogar, cortar de un tajo la violencia y el feminicidio. El partido liberal es el partido de la mujer colombiana.   Este es un país en que todos los jóvenes aspiran a tener acceso a niveles superiores de educación, y debemos responder proporcionando nuevos marcos eficientes para esta realidad y de ser un país sumido en la ignorancia o la inocencia, hemos pasado a ser un país con sed de conocimientos, que encuentra gusto por ideas y conceptos más abstractos, que se autodefine como más inteligente, más intelectual, y asume conductas sociales que lo respaldan y como liberales que somos, no queremos que se detenga este proceso de cambio. Pero necesitamos ir más allá, y anticiparnos a la posibilidad de que algo o alguien frene esa evolución.   Por eso deseamos que los cambios ocurran a mayor velocidad, para no quedarnos rezagados frente a la vertiginosa evolución del mundo. El deseo colectivo más potente en la actualidad es que no haya reversa definitivamente, no queremos volver atrás y, cada uno de nosotros sabe que necesitamos acelerar el cambio y para lograrlo es preciso que cambiemos la política. Pero para poder dar ese paso, ante todo, y por encima de todo, debemos cambiar la forma en que hemos concebido la actividad pública.   Como nunca en su historia, Colombia requiere hoy una forma distinta de interactuar entre nosotros. Hemos perdido la solidaridad, hemos roto el tejido social, hemos dejado de lado la Colombia invisible, la Colombia que sufre en medio de la indiferencia de los conglomerados urbanos. Pero, fundamentalmente, el país requiere una forma distinta en las relaciones de todos los ciudadanos con el estado y sus instituciones.   Es urgente cambiar de raíz la manera como desarrollamos la actividad política, porque, siendo francos, debemos reconocer que esta es una de las principales causas sobre las cuales prolifera la corrupción que nos carcome. No podemos seguir un día más concibiendo lo público como un territorio de enriquecimiento personal, ni mucho menos como una instancia para el saqueo desaforado. No podemos continuar repartiendo puestos sin reparar en que lo fundamental es la eficiencia en la función que se debe desempeñar, no podemos seguir condenando a los colombianos a que utilicen las palancas para conseguir un empleo, una cama en un hospital o un cupo en un colegio.   Es urgente que modifiquemos la concepción de lo público, que ha producido esta realidad de escándalos, corrupción y tragedias que estamos sufriendo, la corrupción y democracia son incompatibles, corrupción y prosperidad económica son incompatibles. La relación entre Gobierno y Congreso debe ser transparente, pública, respetuosa, dentro del marco de la separación de poderes. Si llego a la presidencia, desarrollaré un esquema de respeto mutuo entre congreso y ejecutivo, sobre la base de la transparencia y el bien común. Es necesario erradicar el perverso comercio de estímulos ilegales a cambio de aprobación de las leyes, en vez de cupos indicativos, planes de desarrollo de cara al país, la acción del congresista solo debe basarse en intereses legítimos.   Cero tolerancias con el clientelismo y la incidencia de los políticos en la contratación estatal en este país el 85% de la contratación pública se adjudica a dedo. Hay que proscribir la presencia de grandes contratistas en la financiación de las campañas, pero debemos tener presente que, para lograrlo, es fundamental que participemos, que las comunidades ejerzan una labor de vigilancia.   No podemos seguir aceptando que la mitad del país se desentienda de las decisiones que nos afectan a todos. Es urgente que salgamos a la calle y comprometamos a todos los colombianos a construir lo público. La constitución del 91 nos dio una democracia deliberativa, y ahora a los liberales nos llegó la hora de hacerla realidad. Necesitamos acelerar el cambio, no dejar que el pesimismo ni la indiferencia predominen, no podemos quedarnos quietos, es la hora de movernos. Es la hora de salir a buscar a todos los que, como nosotros, creen en que debemos dar un paso enorme para la transformación de Colombia.   Unas palabras sobre mi actitud personal, es que siempre tuve claros estos principios, por eso no he dudado nunca en ponerlos por encima de mis intereses personales, cada vez que he sentido que el país requería de mí un compromiso. Por eso, bajo el liderazgo de César Gaviria asumí la construcción de la constitución del 91, como un compromiso ineludible para generar una carta de navegación que nos sirviera a todos para avanzar como sociedad organizada en el advenimiento del nuevo siglo.   Por eso no vacilé en sacrificar mi vida familiar y mis intereses personales para instalarme en la Habana, los años que fueron necesarios para concluir el acuerdo de acabar la guerra con las Farc, porque creo que esta es la actitud que debe tener todo colombiano que aspire a guiar el destino común. Y hoy me postulo a la presidencia de la república porque me considero capaz de guiar al país hacia una nueva era. Tengo experiencia en la solución de problemas de talla nacional, tengo fuerza intelectual, carácter y fibra para escuchar con paciencia y sensatez las diversas opiniones y capacidad de aguante para no dejarme desviar por los insultos y las calumnias.   También me postulo, porque considero que es necesario impedir que otras personas logren detener la transformación positiva que ha comenzado a producirse, tomando como mía una frase de Juan Fernando Cristo, digo que no queremos un país de derecha sino un país de derechos y jamás un país de extrema derecha que quiere desatar guerras religiosas, privar a la mujer de sus derechos, consolidar la contrareforma agraria como si no hubiésemos tenido 7 millones de campesinos desplazados y a ellos debemos demostrar que está creciendo un país diferente, el de la paz y las oportunidades para todos y todas y crece y seguirá creciendo aunque ellos no lo quieran y no lo quieren porque tienen miedo o porque están aferrados de manera egoísta a las ventajas de que nada cambie, que todo siga igual.   Así como la paz nos ha sido esquiva, las grandes transformaciones que requiere Colombia se han demorado porque hay una parte de este país, que sigue prisionera de los miedos y también porque la solidaridad que nos debe unir como colombianos se ha deteriorado, porque tenemos una sociedad y un territorio desvertebrado.   Debemos alejarnos de las opciones que promueven los que quieren seguir ligados al pasado de odio y de codicia. Es preciso alejarse de ese camino si queremos rescatar la estatura que una vez tuvo el partido liberal y ser una verdadera alternativa para transitar a una sociedad más igualitaria y más justa.   Como dice el himno del Partido, la oscuridad no prevalecerá. No seremos cómplices de quienes han adquirido fortunas aprovechando la informalidad de los mercados de tierra y el desplazamiento forzado, y que hoy rechazan la idea de la titulación de tierras y de un catastro actualizado que permita recuperar el campo. No seremos cómplices de quienes han concedido avales a corruptos a cambio de votos, no seremos cómplices de quienes aprovechan su lugar en la sociedad para discriminar a los más débiles, ni de quienes abusan de su autoridad y maltratan a sus subalternos.   El partido liberal no será cómplice de todo aquello que ha demorado el tránsito del país a un presente mejor, tenemos que darle nuevos contenidos a la paz. Necesitamos acelerar la construcción de paz como tarea urgente para que haya verdadera seguridad, porque solo podremos tener una sociedad segura y sostenible, si cerramos las brechas crecientes en equidad y desarrollo. Debemos acelerar la paz, para liberarnos definitivamente de los miedos, debemos transformar la energía de la guerra en energía de paz. Por eso mi propuesta es pasar de las palabras a los hechos, del digo al hago y eso significa acelerar un gran cambio, mediante un proceso de transformación positiva de la sociedad, económica, intelectual, emocionalmente.   Acelerar la paz para que la economía crezca para bien de todos, es el momento para que liberemos las oportunidades, para que impulsemos el crecimiento, para dejar atrás un modelo de desarrollo preso de la industria extractiva, es el momento de construir un país en que quepamos todas, todos y en el que todas y todos participemos.   Por eso nuestro proyecto es una economía que crezca, pero en un crecimiento incluyente, de la mano de la ciencia y la tecnología, investigando y desarrollando, innovando en todos los terrenos, con un estado efectivo que haga presencia en todo el territorio. Una economía que se proponga liberar la energía del mercado interno, una economía con el necesario nivel de igualdad de oportunidades para que beneficie a toda la nación, porque no pueden seguir creciendo las utilidades de unos al tiempo que la pobreza de otros.   Un país que elimine los hoyos negros de pobreza y desigualdad que nos catalogan como una de las sociedades más inequitativas del mundo. Nuestros niños llegan a una cancha desnivelada, muchos no cumplen sus sueños por circunstancias ajenas a ellos, no por falta de inteligencia ni de disciplina, sino porque los dados están marcados. Quienes nacen en nuestras costas, quienes pertenecen a las etnias, aquellos que no acceden a la educación, los que no han recibido nutrición adecuada, los habitantes de las poblaciones pequeñas, casi todos ellos ven frustrados sus proyectos de vida.   Creo en un país con muchos centros, un país que desarrolle sus inteligencias, un país que se piense en cada rincón del mapa como un todo, un país que entienda la educación como el principal bien común y, por eso, un país donde todos tengan las mismas oportunidades educativas, independientemente de su lugar de residencia, condición social o género. Un país que destine una parte sustancial de su presupuesto a la educación pública, para que el conocimiento transformador no esté bloqueado a nadie por barreras económicas y para que la universidad vuelva a ser el punto de encuentro de una sociedad cada vez más fragmentada.   Quiero ser presidente y quiero reiterarles: que este Partido es mi Partido y por eso vengo a este congreso liberal a compartir la opción de futuro en la que creo. Vengo a proponer que fundemos una nueva república, libre, regional, incluyente. Una nueva república donde no haya ni el más mínimo margen de tolerancia a la corrupción, y donde el castigo para quienes incurran en ella sea el más severo. Una nueva república que centre sus esfuerzos en la producción, y no espere de la especulación los frutos que debe dar la iniciativa productiva, una nueva república donde quepamos todos.   Una nueva república donde el sentido común nos permita comprender que el mejor sistema de salud es aquel que previene los males. No basta tener un sistema de salud para las enfermedades, este sistema debe ser integral, comprender que abarca el saneamiento básico, la educación, el buen vivir y que a partir de esa comprensión desarrolle grandes programas de educación en salud, deporte, ocio productivo, al tiempo que pone al día su sistema de respuestas a la enfermedad que está en crisis.   Una nueva república donde no se tolere la pobreza como un destino implacable para millones de compatriotas, una nueva república donde el cuidado de la riqueza que es el medio ambiente sea prioridad absoluta del gobierno. Tenemos un compromiso con nuestros descendientes y también con la comunidad mundial, debemos proteger el agua, la biodiversidad, dejar de lado el desarrollismo ciego, buscar caminos equilibrados que respeten nuestros páramos, nuestra selva.   No hay tiempo que perder por cuenta del conflicto interno, ya hemos perdido muchas décadas para crecer en logros y en felicidad, es hora de decirnos la verdadera verdad, es hora de mirarnos a los ojos, está en nosotros la oportunidad de cambiar. Es el momento de ser nosotros los que decidamos el futuro de Colombia.   La elección es saltar hacia el futuro que merecemos o volver atrás, y que todo siga igual. Liberales, estamos viviendo tiempos extraordinarios, en nuestras manos está el hacer realidad todos los cambios que necesita el país. Estamos frente a un momento que nos pide dar lo mejor de nosotros mismos. Si pudimos ponernos de acuerdo para terminar la larga guerra que nos consumía, ¡podemos mucho más!   Es el momento de reconocernos como seres capaces de transformarlo todo, estamos juntos en esto, es tiempo de sacar afuera todo nuestro coraje para que tomados de la mano logremos el cambio que Colombia reclama en forma clamorosa, todos unidos. Unidos por el cambio, unidos para crear una nueva república.  
Leer más

Un país donde quepamos todos

7 de marzo 2018

Discurso:    He tomado la decisión de poner mi nombre a disposición de los ciudadanos como candidato presidencial. En mi vida he tenido ocasión de resolver grandes conflictos que parecían irrevocables. Durante las deliberaciones de la Asamblea Constituyente, cuando algunos creían que íbamos hacia el abismo, logramos aprobar una Constitución moderna, pluralista e incluyente. Las conversaciones para finalizar el conflicto armado lograron lo que parecía imposible. Por eso creo que tengo el deber de ofrecer esa experiencia al fin de la construcción de una sociedad donde todos quepamos. Me siento capacitado para conducir el país por el camino de la paz, del diálogo, de la unión entre todos para sacarlo adelante. Quiero ser presidente porque comparto el sueño de muchos colombianos: un país en paz, un país que lucha contra la inequidad y la discriminación, comprometido en la derrota de la pobreza, un país con una economía vigorosa y moderna acompañada de un crecimiento incluyente, que no olvida a esa Colombia invisible que se debate en la desesperanza, un país que preserve la moneda sana y la seriedad fiscal, que diversifique su aparato productivo. Un Estado efectivo que no paralice el desarrollo con infinidad de trámites, reglamentaciones y abusos. Una sociedad que no acepta el fanatismo y que reconoce su diversidad como una fuerza positiva. Un país seguro en el que los niños puedan jugar sin temor en las calles y los bosques. El fin del conflicto permitirá destinar más recursos para la seguridad ciudadana. Queremos una revolución en la justicia, tanto la que brindan los jueces, como la que debe superar los desajustes de una sociedad sedienta de igualdad de oportunidades. Tenemos que superar los tradicionales obstáculos producto de una red de intereses que han impedido rehacer a fondo el sistema judicial. Queremos que el Estado cumpla con todos sus compromisos y en especial que honre la palabra empeñada en el Acuerdo del Teatro Colón. “Volverlo trizas” reabre posibilidades a viejas y nuevas violencias, desconoce la oportunidad que significa el fin del conflicto y deshonra la palabra empeñada. Queremos limpiar el sistema político del clientelismo, eliminar el fantasma de multinacionales inescrupulosas y algunos grandes contratistas financiando campañas políticas. Queremos erradicar la componenda entre el gobierno y los congresistas para reemplazarla por el diálogo serio y la persuasión. La pequeña corrupción es hija del clientelismo, y la gran corrupción es hija del sistema político. Si superamos la amenaza de la narcodemocracia, ahora hay que vencer la cleptocracia, la república de dirigentes ladrones. Queremos que en Colombia no se utilicen las palancas para conseguir un empleo, una cama en un hospital o un cupo en un colegio. Como dijo Antanas Mockus, un país en el que no todo vale, que no premie al avivato, pero sobre todo queremos una sociedad solidaria, que no solo busque ganar dinero, sino que recuerde también que somos miembros de una comunidad llena de esperanza, con posibilidades de ser una nación poderosa, pero una nación para todos y no solo para unos pocos privilegiados. Hay serios peligros que arriesgan ese sueño que es el de la mayoría de los colombianos. Se ha abierto un espacio para el populismo, a pesar de demostrar que el diálogo ha sido útil para terminar un conflicto de medio siglo. Hay quienes prefieren el autoritarismo, la fuerza irracional, el insulto y la calumnia. Apelo a todos los ciudadanos sin exclusión. Con ese fin, hoy inauguramos un proceso para configurar una plataforma para los años por venir, abriendo los canales para recibir propuestas de todos los colombianos. Por eso, no anunciaré propuestas de política pública el día de hoy. Tendremos líneas de internet para que todo que lo desee contribuya con nuestro compromiso de cambio. En noviembre daremos cuenta de las propuestas recibidas y procesadas y anunciaremos nuestros compromisos concretos. Tendremos una plataforma de acción política construida de manera colectiva, que corresponde a un horizonte de participación democrática sin antecedentes. Los invito con entusiasmo a construir un país donde quepamos todos. En estos meses he recorrido con interés los más diversos sitios. He oído voces de las más distintas procedencias que me proponen presentarme como candidato a la Presidencia. Así mismo, un grupo de personalidades me ha hecho llegar mensajes escritos en igual sentido. Agradezco a todos. He decidido aceptar ese llamamiento para configurar una coalición enorme. Creo que esa coalición puede ganar en primera vuelta si procedemos con generosidad y sabiduría. Una coalición que garantice que en Colombia prevalezca el deseo de cambio y de transformación. Cambio seguro. Cambio dirigido por la fuerza tranquila de la democracia. Un cambio para hacer que en Colombia sea un país donde quepamos todos.  
Leer más

“Recuperaremos el papel histórico del Partido Liberal”: afirmó De la Calle en su visita a Antioquia

4 de marzo 2018

Después de la visita por el Caribe colombiano, y más de 7 eventos públicos en Bogotá, Humberto de la Calle estuvo en Medellín con el propósito de fortalecer los lazos del liberalismo en el departamento.   Medellín, 4 de marzo de 2018 El candidato presidencial, Humberto de la Calle, continúa su gira recorriendo los departamentos y municipios de Colombia. Donde una de sus paradas fue en Medellín, De la Calle acompañó varios cierres de campaña de candidatos liberales a la Cámara y el Senado de la República. Durante sus encuentros, el candidato ratificó la importancia de la unión del Partido Liberal de cara a las próximas elecciones legislativas que se celebrarán el próximo 11 de marzo.   De la Calle atendió una apretada agenda, en la que se resaltaron los encuentros políticos con candidatos al Congreso. En horas de la mañana, el liberal se reunió con el sindicato de Fabricato en el municipio de Bello. Posteriormente, en horas de la tarde, atendió un encuentro junto a los representantes a la Cámara, Carlos Mario Mejía y Omar Hoyos en el Hotel Nutibara.   Así mismo, el candidato terminó su agenda en compañía del candidato al Senado Luis Fernando Duque, en un evento que se realizó en el Teatro Cid. “De aquí al próximo domingo no sólo estamos concentrados en la campaña presidencial, pues en lo que debemos trabajar en es la consolidación de una gran movilización, con el fin de fortalecer la transformación del Partido Liberal en el Congreso”, afirmó el candidato. “En este sentido, quiero pedirles a los liberales que recuperemos el papel histórico del Partido Liberal en la modernización de Colombia”, continuó señalando el candidato.   Para De la Calle, la transformación del Partido debe ir de la mano de una concientización sobre las necesidades de los colombianos. En este orden de ideas, durante su visita, el candidato socializó sus propuestas para mitigar los altos niveles de pobreza en la región antioqueña. Pues si bien, las tasas de pobreza multinivel han descendido en los últimos años en el departamento, aún subsiste una enorme brecha de pobreza entre zonas rurales y urbanas del departamento. En cuanto a desigualdad, Antioquia continúa dentro de los 10 departamentos más desiguales del país según la medición GINI.   El candidato concluyó dirigiéndose al Partido Liberal sobre la importancia de abogar por su vocación transformista, dentro del marco de un liberalismo igualitario, el cual “no va a un extremo ni a la otro, ya que es el mismo liberalismo el que no deja a ningún colombiano atrás”.
Leer más

“Somos más que liberales, nuestro partido es Colombia”: De la Calle en su visita a la Región Caribe

2 de marzo 2018

Durante su visita a Cartagena, Montería y Lorica, el candidato liberal fue enfático en recalcar el rol imperativo que deberá jugar el Partido Liberal en las próximas elecciones parlamentarias. Cartagena, 2 de marzo de 2018 En su segundo recorrido por la Región Caribe en lo que va del año, dentro del marco de la socialización de su programa de gobierno, Humberto de la Calle fue enfático en reconocer el importante llamado que tiene el Partido Liberal en las próximas votaciones parlamentarias.   El candidato, que sin descanso ha abogado porque el Partido retome su vocación enérgica y transformadora como la principal fuerza democrática del país, hizo varias paradas en Cartagena, Montería, Lorica y alrededores, en compañía de diferentes candidatos al Congreso de la República en sus cierres de campañas con miras a las elecciones del domingo 11 de marzo.   De la Calle, que en diferentes ocasiones ha emprendido un enérgico llamado contra la corrupción en Colombia, reafirmó las propuestas para fomentar la transparencia y las buenas prácticas gubernamentales de sus copartidarios para que se comprometan con su visión. “El mal de la corrupción continúa afectando a todos los sectores de desarrollo social y económico de esta zona del país, y en especial dejando sin recursos a los proyectos de ciencia, tecnología e innovación en la región”, señaló De la Calle.   Por ejemplo en Córdoba, los escándalos que han involucrado a funcionarios públicos con el hurto de dinero de las regalías entre 2016 y 2017, superó los 600.000 millones de pesos, de los cuales la tercera parte, es decir 200.000 millones de pesos, corresponden a los desfalcos en el sistema de salud.   El candidato afirmó que, “el Partido Liberal y en general todos, debemos comprometernos con la lucha contra este mal que indudablemente ha afectado el bienestar de los habitantes del Caribe y el país en todas sus regiones; por la convicción que tiene el Partido, por su enfoque y su recorrido, estamos en la obligación de brindarle a los colombianos un país más justo y comprometido con el bienestar social”.   En este orden de ideas, durante su recorrido, De la Calle resaltó el compromiso de transparencia que el Partido Liberal tiene con la construcción de una región más próspera y equitativa. Así pues, al iniciar el día, el candidato liberal aceptó la invitación de algunos medios de comunicación de Cartagena y Montería, en donde posteriormente, visitó con el diputado Orlando Benítez los barrios Rancho Grande y el corregimiento Los Garzones.   Al caer la tarde, De la Calle asistió al cierre de la campaña del liberal Fabio Amín, en el municipio de Lorica. “Ser liberal, sin duda alguna nos marca la ruta objetiva para trabajar por la grandeza de este adolorido país, el bienestar de nuestros jóvenes, el fomento coherente de nuestra democracia, la salud de nuestros padres y abuelos, la educación de nuestros hijos e hijas, la equidad, la justicia y la honestidad”. Concluyó De la Calle frente al mensaje que desea dejarles a los miembros del Partido Liberal y en general a todos los habitantes de la región Caribe de Colombia.
Leer más

De la Calle habló con los caleños sobre sus propuestas para el Pacífico colombiano

23 de febrero 2018

Humberto de la Calle visita por segunda vez la ciudad de Cali, donde compartirá las propuestas de jóvenes y medio ambiente con los ciudadanos. Cali, 23 de febrero de 2018 El candidato a la Presidencia de la República por el Partido Liberal estuvo el pasado 23 de febrero a Cali, luego de su concurrida visita a Popayán. De esta manera continuó con su gira por el Pacífico colombiano, donde dio a conocer sus más recientes propuestas en varios escenarios de la capital vallecaucana y como ha sido habitual en su agenda, visitó universidades y dialogó con candidatos y ciudadanos.   En horas de la mañana atendió medios locales, y posteriormente se dirigió a la Universidad Autónoma de Occidente donde sostuvo un conversatorio con los estudiantes y dio a conocer su más reciente propuesta de jóvenes. Más tarde, la actividad se replicó en la Pontificia Universidad Javeriana con un gran número de estudiantes. Pasado el mediodía, De la Calle sostuvo un encuentro junto al candidato a la Cámara Hernán Sinisterra y simpatizantes del Partido Liberal en esta ciudad.   Al finalizar su agenda, De la Calle, en compañía de su comitiva, salió a disfrutar una cerveza en el Obelisco, donde cumplió así, el llamado que realizó la ciudadanía esta semana en redes sociales con #UnaPolaConDeLaCalle. La segunda visita del candidato en esta ciudad correspondió a la gira por la región con su propuesta para combatir la desigualdad “Primeros los Pobres”, la cual pretende sacar a los miles de vallecaucanos que aún permanecen en situación de vulnerabilidad, y que, según cifras del DANE, corresponde al 22,6%. “El Pacífico colombiano es una de las regiones más importantes para desarrollo de Colombia. Será tarea primordial de mi Gobierno poner en la primera fila a los más pobres. Con más empleos y más oportunidades. Mi visión de Cali es que sea un foco de crecimiento y prosperidad, con la capacidad de impulsar a toda la región”, señaló el candidato. Así mismo, De la Calle, manifestó que “el compromiso es aprovechar la enorme oportunidad que tenemos para cambiar nuestro modelo de desarrollo por uno más incluyente y sostenible, que nos permita reconciliarnos con el medio ambiente y darle la importancia que se merece”. Esto, porque se considera a la región de Valle del Cauca como gran generador de energía alternativa, y el departamento que ha incursionando en la producción de combustible a partir de caña de azúcar. “Trabajaremos sin descanso para poner en marcha la paz con el medio ambiente y la naturaleza, consideradas las más preciadas riquezas de Colombia”, concluyó De la Calle.
Leer más

Visita al departamento de Antioquia

19 de febrero 2018

Gran jornada vivimos en el departamento de Antioquia, visitamos Sopetrán, Rionegro y Medellín. Compartimos con jóvenes de diferentes universidades nuestras propuestas y ganas de conseguir un país donde quepamos todos. En medio de este recorrido lanzamos nuestro plan para que los jóvenes, otra de nuestras prioridades, lleguen a la adultez con una educación de calidad y un país en paz.   En Rionegro, entre otros, destacamos la importancia de la educación en el país. La educación es un derecho y debemos trabajar por una universidad publica gratuita y universal. Una gran noche donde pudimos discutir sobre el futuro de Colombia y lo que deberían tener nuestros ciudadanos para lograr La Paz En Marcha. Mientras tanto, en el municipio de Sopetrán lanzamos nuestro programa para jóvenes. Los jóvenes son el presente y el futuro de nuestro país, merecen una vida digna con oportunidades para lograr tener el futuro que merecen. Queremos construir una política que les brinde garantías de educación y desarrollo personal que necesitan. Así De la Calle continua con su carrera hacia la casa de Nariño, recorriendo municipios conversando con jóvenes y personas que lo acompañan en este gran reto.
Leer más

La Paz en Marcha requiere de un Estado eficaz y competitivo

17 de febrero 2018

El pasado 12 de febrero el candidato liberal Humberto de la Calle Lombana, presentó sus propuestas relacionadas con la organización del Estado y la competitividad nacional, en el marco de su programa de gobierno La Paz en Marcha.   Bogotá D.C., 17 de febrero de 2018 Las propuestas que fueron presentadas por del candidato del Partido Liberal, Humberto De La Calle, en materia de competitividad y de la organización del Estado, fueron enfocadas en el mejoramiento del desempeño institucional del Estado colombiano y el aumento de la competitividad de su economía.  Al igual que con sus anteriores propuestas y todas aquellas enmarcadas en su programa de gobierno, La Paz en Marcha, el candidato señaló las oportunidades que brinda el fin del conflicto, como los principales propulsores del país. En materia de organización del Estado, De la Calle señaló en su documento, la consolidación de un Estado eficaz y transparente al servicio de los ciudadanos. El candidato propuso emprender esta compleja tarea, a través de una unificación de la gestión interna en todas las entidades públicas de orden nacional, con el fin de estandarizar y sistematizar los procedimientos gubernamentales. Además, De la Calle planteó como propuesta, la digitalización de todos los documentos públicos a fin de optimizar los trámites administrativos. La reorganización del Estado, supone la integración y transversalidad entre los Ministerios y demás entidades de orden nacional, junto con un seguimiento constante del comportamiento público y los rumbos presupuestales gestionado por el Consejo de Ministros. De la Calle también presentó sus propuestas, para responder mejor a los retos que imponen la globalización y el mercado internacional. De acuerdo con el candidato, “el bienestar de los colombianos no depende exclusivamente de una buena estructura estatal. De una economía estable resulta también la prosperidad nacional, especialmente si se fundamenta en la competitividad de nuestros productos y servicios”. Para tal fin, su propuesta señaló una simplificación en los trámites y la creación de una ventanilla única para las diligencias empresariales. Así mismo, y con ánimos de ponerle un alto al “todo vale”, Humberto de la Calle propuso una reforma tributaria y otra de carácter judicial, orientadas a la disminución de las cargas tributarias del sector productivo, y a la instauración de un escenario de transparencia y legalidad en todas las esferas de la economía. Junto con otras reformas a nivel institucional, como la elevación de Colciencias al Ministerio, el candidato prometió la creación del programa Colombia Inteligente. Este programa buscará fortalecer la tecnología y la inversión extranjera en el país, darles acceso igualitario a todos los colombianos a los bienes y servicios públicos, como también optimizar la competitividad nacional en los campos de la ciencia, la innovación y la tecnología. Al referirse a sus dos propuestas, De la Calle ha sido enfático en señalar que su meta final, es la de eliminar las barreras que impiden consolidar una economía más productiva, y facilitar los medios que permiten generar una mayor riqueza y bienestar a todos los Colombianos. En palabras del candidato, “una reestructuración del Estado para hacerlo más eficaz y transparente, al servicio de los colombianos y una mayor competitividad económica, nos permitirá trabajar para cumplir mi gran objetivo de lograr un país donde quepamos
Leer más

Humberto De La Calle inscribe su candidatura a la Presidencia

16 de febrero 2018

En el marco de la oficialización de su carrera electoral a la Presidencia de la República, el candidato por el Partido Liberal, Humberto De La Calle, registró su nombre en la Registraduría Nacional. El acto, que tuvo lugar en la sede de Bogotá, contó con la asistencia de cientos de simpatizantes quienes acompañaron al candidato durante el suceso. “Me emociona mucho poder compartir este momento con todas y cada una de las personas que me han apoyado en este proceso. Soy entusiasta en saber que tenemos amplias posibilidades de ganar las elecciones presidenciales”, señaló el candidato. De La Calle es hasta el momento el único candidato en postularse a la Presidencia, con su fórmula vicepresidencial la exministra de Trabajo, Clara López Obregón, quien sostuvo que “hoy se hace más oficial que nunca nuestra alianza. Humberto y yo representamos la alternativa del cambio, de construcción de paz y reconciliación que tanto quieren ver los colombianos”, afirmó López. Dentro de las propuestas que ha lanzado De La Calle, se destacan las de reducción de pobreza, gestión ambiental, la economía y los tributos, el fortalecimiento de la justicia, la competitividad de la economía y la organización del Estado.   IR A ARTICULO ORIGINAL : https://canal1.com.co/noticias/politica/humberto-de-la-calle-inscribe-su-candidatura-la-presidencia/
Leer más

Humberto de la Calle inscribe oficialmente su candidatura a la Presidencia

15 de febrero 2018

Humberto de la Calle oficializó su candidatura a la Presidencia de la república Este jueves 15 de febrero se oficializó la candidatura a la presidencia de la república en la registraduría nacional. Acompañado de cientos de Jóvenes, congresistas, mujeres, entre otros el candidato ofreció un discurso conmovedor y esperanzador para sus seguidores. Es el primer candidato en formalizar sus aspiraciones presidenciales del próximo 27 de mayo. De la Calle dio su discurso transportando a los espectadores al año 2022 cuando finalizará su gobierno. “Ahora que finalmente ha llegado este 7 de agosto del 2022, termina un intenso período en el que logramos convertir en realidad la mayor parte de lo que nos propusimos cuando iniciamos la campaña de aquel entonces. Y lo hicimos con la ayuda de un equipo extraordinario”. Así empezaba su discurso en medio de aplausos y carteleras que llevaban los acompañantes. En el discurso hablo de empelo, igualdad, educación, protección de los paramos, entre otros. “Clara López, la coequipera de todas las horas, dijo que se declaraba satisfecha porque hubiéramos logrado reducir la enorme brecha entre los ingresos de una pequeña minoría y los de la inmensa masa de trabajadores de colombianos. No solo se había reducido la desigualdad en el desarrollo regional, sino que también habíamos disminuido la desigualdad por ingresos. Y celebró especialmente que habíamos acabado con una práctica abominable. Que a las mujeres, por el hecho de serlo, se les remunerara con casi un 30% menos de lo que se les paga a los hombres”. Así dio inicio formalmente a su aspiración a llegar a la presidencia de la república. Continuar con la dura labor que ha tenido en los últimos meses, visitando a los mas necesitados, escuchando propuestas e intercambiando ideas con jóvenes que aspiran poder ser parte de una país en paz de un país con oportunidades.
Leer más

Inscripción candidatura

15 de febrero 2018

Discurso:  He presentado oficialmente mi candidatura a los colombianos porque tengo un sueño. El sueño de una Colombia distinta. Para medir la dimensión del cambio que nos proponemos, quiero que nos transportemos de manera imaginaria al mes de agosto de 2022, al fin de mi mandato. Esto es lo que diré ese día: Han pasado cuatro años desde cuando, en el 2018, asumí la Presidencia de la República, gracias al mandato que me otorgaron millones de colombianos.    Ahora que finalmente ha llegado este 7 de agosto del 2022, termina un intenso período en el que logramos convertir en realidad la mayor parte de lo que nos propusimos cuando iniciamos la campaña de aquel entonces. Y lo hicimos con la ayuda de un equipo extraordinario.   De todos los éxitos que conseguimos el que más me llena de alegría fue el de haber sacado de la marginalidad en la que manteníamos a millones de personas y extensas zonas del territorio. Tantos lugares  a las que no habían llegado las ventajas de la prosperidad. La Colombia invisible, la Colombia profunda, que  hoy tiene rostro. El rostro de la igualdad.   Cuando vi el informe del DANE sobre empleo correspondiente al segundo trimestre de 2022 en el que Quibdó ya no figura como la capital con más alta tasa de desempleo, sino que está por debajo del promedio nacional y ha mantenido en los últimos años una cifra de desocupación de solo un dígito, pedí que reunieran al equipo  de brillantes economistas jóvenes afrodescendientes. Los  que me acompañaron en la Consejería Económica en Palacio estos cuatro años. Los abracé y les dije: ¡acertamos!    Con ellos y un grupo de los economistas nuevos más connotados del país, habíamos gastado largas horas durante la campaña a diseñar medidas que nos aseguraran construir y dinamizar los mercados y asegurar la localización de empresas en las zonas más afectadas por la pobreza y el subdesarrollo. Logramos que, con incentivos económicos, dotación de infraestructura pública y medidas de coyuntura como el uso de las compras estatales, entre otras, se ubicaran, no solo en Quibdó, sino también en Buenaventura, Tumaco, Florencia, Sincelejo, un importante número de empresas de sectores con intensa demanda de mano de obra que no solo redujeron el desempleo, especialmente el que tanto afectaba a jóvenes y mujeres, sino que crearon nuevos polos de desarrollo que nos permitirán en los próximos años tener un crecimiento más equilibrado y una mejor ocupación del territorio.    Hace cuatro años no eran fáciles esas reuniones porque había un ambiente de pesimismo y confrontación que parecía no dejar espacio para la esperanza. Sin embargo, ese trabajo nos llenaba de energía y nos daba fuerza para ir a todos los rincones de Colombia a hablar con hombres y mujeres a los que logramos impregnar de ilusión, nos aceptaron construir sueños compartidos y contra todas las apuestas habíamos ganado en la primera vuelta de la elección presidencial. La esperanza había vencido el miedo. Gracias a Dios los colombianos no tomaron el camino de la venganza, del odio, del pasado. Eso nos permitió alejar de Colombia el riesgo de los populismos de diverso signo pero de igual resultado: miseria, desgobierno e inseguridad.   El lunes pasado, cuando hicimos el último consejo de ministros, la ministra de hacienda resaltó que en 2021, Colombia había sido el país de América Latina que más había crecido en la región.  Que el 6% de crecimiento no lo había alcanzado ningún otro país. Y que los expertos internacionales mostraban como ejemplo que nuestras decisiones en materia tributaria habían dinamizado a los sectores productivos y habían conseguido un sistema mucho más progresivo y equitativo.    La ministra de la ciencia, la tecnología y la innovación, hizo ver que ese logro se había alcanzado precisamente por habernos decidido a invertir en investigación e innovación en todos los campos y que eso haría que el crecimiento fuera sostenido y no como en el pasado, basado en bonanzas pasajeras siempre mal gastadas y que no sembraban desarrollo.    Clara López, la coequipera de todas las horas, dijo que se declaraba satisfecha porque hubiéramos logrado reducir la enorme brecha entre los ingresos de una pequeña minoría y los de la inmensa masa de trabajadores de colombianos. No solo se había reducido la desigualdad en el desarrollo regional, sino que también habíamos disminuido la desigualdad por ingresos.  Y celebró especialmente que habíamos acabado con una práctica abominable. Que a las mujeres, por el hecho de serlo, se les remunerara con casi un 30% menos de lo que se les paga a los hombres.  A Clara quiero no solo agradecerle de todo corazón que me hubiera acompañado en todo esta travesía, sino que hubiera coordinado el equipo social del gobierno durante estos cuatro años para que los trabajadores, asalariados e independientes hoy tengan mejores ingresos y una seguridad social más estable y eficiente. No solo avanzamos hacia el pleno empleo, sino que logramos promover “trabajo decente” como le gustaba a ella llamarlo.    Cuando nos sentábamos, por allá a finales del 2017, en los cafés de las universidades a compartir sueños con los estudiantes sobre como tener un país mejor, alguno me dijo que los “grandes” solían tener más recuerdos que sueños.    Me quedé pensando un poco y creo que nunca perdí la capacidad de soñar porque la vida siempre me dio la oportunidad de convertir esos sueños en realidad.    Después de salir con mi familia desplazado por la violencia de mi pueblo, Manzanares en Caldas, soñé que podíamos hacer algo para acabar con esa violencia. Casi 60 años después el Presidente Juan Manuel Santos me dio la enorme oportunidad de conducir un proceso que desarmó a la guerrilla más antigua del mundo y que evitó que siguiéramos contando por millones las víctimas.  En estos cuatro años logramos resarcir a las víctimas. Los victimarios respondieron ante la justicia y con el conocimiento y el respeto a la verdad pasamos para siempre la página del conflicto. Quienes no estuvieron dispuestos a cumplir con lo acordado o pretendieron engañar a las víctimas fueron ejemplarmente sancionados y logramos vencer la crispación y garantizar la vida de líderes sociales y de los ex combatientes que se la jugaron sin sombra de duda por la democracia.    En las épocas de estudiante de la Universidad de Caldas, una universidad pública de provincia, soñé con que podríamos tener un país más abierto, con más derechos para la gente, menos confesional, con una democracia abierta y vigorosa. Mi madre trabajó toda su vida como educadora. De ella aprendí a sortear las necesidades pero también aprendí que la vocación todo lo puede. Por una confianza casi desmesurada y todavía inexplicable para mí, el Presidente César Gaviria me confió el inmenso honor y la enorme responsabilidad de ser el vocero del gobierno ante la Asamblea Nacional Constituyente que expidió una nueva constitución en 1991.      Al final de mi mandato tengo el sueño de ver una Colombia distinta. Han pasado cuatro años desde cuando asumí la Presidencia de la República, gracias al mandato que me otorgaron millones de colombianos. Terminamos un intenso período gracias a la ayuda de un gran equipo donde logramos convertir una realidad lo que nos propusimos cuando iniciamos la campaña en el 2018. Mi mayor alegría o satisfacción durante mi gobierno fue el haber sacado de la marginalidad a millones de personas y extensas zonas del país. Le dimos oportunidades a los más pobres, le dimos rostro a la Colombia olvidada, la Colombia profunda, le dimos el rostro de la igualdad. Alegría me dio cuando vi que la tasa de desempleo en Quibdó estaba por debajo del promedio nacional y lo primero que hice con mi grupo de economistas jóvenes afrodescendientes fue abrazarlos y les dije: ¡acertamos! Satisfacción me dio cuando logramos incentivos económicos, dotación de infraestructura pública y medidas de coyuntura como el uso de las comprar estatales, en ciudades como Quibdó, Buenaventura, Tumaco, Florencia, Sincelejo. En estos mismos territorios se logró que importantes empresas dieran más oportunidades a jóvenes y mujeres reduciendo el mucho más el desempleo y se diera un crecimiento más equilibrado. La esperanza venció el miedo y logramos impregnar de ilusión a hombres y mujeres de construir un sueño para así acabar con la miseria, el desgobierno y la inseguridad. ¡Gracias Clara López! Por pensar en los trabajadores y hacer que hoy tengan mejores ingresos y una seguridad social eficiente. En pocas palabras: logramos un “trabajo decente”. Una vez un estudiante me dijo: “pensé que los grandes solo tenían recuerdos que sueños” y pensé, nunca perderé la capacidad de soñar porque la vida se ha encargado de hacer esos sueños una realidad. Ahora puedo decir que pasamos la página del conflicto, los victimarios cumplieron su cita con la justicia y las víctimas perdonamos.                                          
Leer más

Pese a negativa del rector, De La Calle se reunió con estudiantes del Externado

8 de febrero 2018

  El candidato presidencial llegó sobre la 1 de la tarde a la universidad acompañado de su fórmula vicepresidencial, Clara López. Los estudiantes lo estaban esperando y a su ingreso cantaban arengas como “De La Calle La Tiene Clara” y decenas de jóvenes lo siguieron hasta la cafetería donde iban a conversar. Allí, De la Calle reiteró que se presentó en el centro educativo respondiendo a la petición de los estudiantes y que no le parece “importante enfocarse en las teorías de si habría intereses políticos” detrás de no permitir su ingreso. “Son cuestiones menores”, apuntó. La conversación con los jóvenes duró cerca de 40 minutos donde respondió preguntas sobre su propuesta de restitución de tierras, la implementación del proceso de paz, y de por qué había elegido a Clara López como fórmula a la vicepresidencia. Seguido a eso, el candidato liberal visitó la Universidad Del Rosario para conversar con los jóvenes y preguntarles si querían apoyarlo en su campaña a la Presidencia. En un comunicado autorizado por el rector Juan Carlos Henao, el centro educativo afirmó que este tipo de actos están restringidos en aras de garantizar imparcialidad frente a todas las campañas presidenciales. “Para la universidad resultó sorpresivo que se convocara este evento sin que nadie hubiese solicitado autorización para su realización, por lo cual expresó al candidato liberal la imposibilidad de que se adelantara tal reunión, para no romper la neutralidad y equilibrio que ha mantenido con los otros candidatos que han respetado las políticas de la Universidad en este sentido”, señala la comunicación. La Universidad firma además que no se trata de un acto personal contra Humberto de la Calle, sino de una decisión que también aplica para todos los candidatos. “La negativa para realizar el acto mencionado ha sido aplicada recientemente, por ejemplo, ante invitaciones unilaterales de nuestros estudiantes a representantes del Centro Democrático, del Polo Democrático y de varios movimientos”, indicó. Sin embargo, el aspirante liberal hizo caso omiso de esta indicación, se hizo presente en el evento, fue recibido con ovaciones de los universitarios y habló con ellos de los problemas que enfrenta el país. Quitemos a De la Calle de en medio, la pregunta central es cuál es el papel de la universidad en las discusiones respecto del rumbo de Colombia. ¿Tenemos derecho, tienen derecho los estudiantes a invitar?”, manifestó. De la Calle contestó preguntas relacionadas con el proceso de paz, la restitución de tierras y la Jurisdicción Especial creada para juzgar a los actores del conflicto. La Universidad Externado convocará en los próximos días a un gran debate en el que podrán participar todos los candidatos presidenciales.   IR A ARTÍCULO ORIGINAL: http://www.reporterosasociados.com.co/2018/02/pese-a-negativa-del-rector-de-la-calle-se-reunio-con-estudiantes-del-externado/
Leer más

“La reactivación de la economía y un mejor sistema tributario son la clave para construir una sociedad más igualitaria”: De la Calle

6 de febrero 2018

El candidato por el Partido Liberal, Humberto de la Calle, lanzó su propuesta “La Economía en Marcha”   Bogotá D.C, 6 de febrero de 2018   La propuesta del candidato liberal apunta a la reactivación de la economía y a lograr un sistema tributario más simple, justo y progresivo. En palabras de Humberto de la Calle, "un crecimiento económico vigoroso y un mejor sistema tributario nos permitirán volcarnos hacia lo que más necesitamos: construir una sociedad más igualitaria, en la que todos los colombianos tengamos las mismas oportunidades de progreso".Para redinamizar la economía y alcanzar tasas promedio de crecimiento del 5% anual en los próximos cuatro años, el candidato propuso una serie de reformas estructurales orientadas a aumentar y diversificar la producción nacional y la oferta exportable para reducir la dependencia de la economía en materias primas, carbón y petróleo. De la Calle identificó los siguientes propulsores de la economía:  El aprovechamiento de las oportunidades que brinda la paz, gracias a una mayor presencia del Estado en todo el territorio y a los incentivos que serán ofrecidos a quienes inviertan en las zonas más afectadas por el conflicto.   El aumento significativo de la competitividad a través de mayores inversiones en infraestructura social y un Estado más eficaz y cercano a los ciudadanos y a las empresas, como facilitador de la actividad económica.   El impulso al turismo ecológico, para aprovechar la biodiversidad y los múltiples ecosistemas del país.   El desarrollo rural, para convertir a Colombia en una potencia mundial en materia agrícola y de producción de alimentos.    El fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas, que al contribuir a cerca del 70 por ciento del empleo formal y al 30 por ciento del PIB, deben constituirse en la columna vertebral del aparato productivo. En materia tributaria, la propuesta De la Calle incluye, entre otras medidas, distribuir mejor la carga impositiva para no desestimular la actividad empresarial, eliminar algunas exenciones y aplicar una tarifa progresiva a los contribuyentes con mayor capacidad adquisitiva. Sobre esto, el candidato destacó que, "el Estado colombiano es toda una paradoja económica, el Estado no tiene suficientes ingresos, pero los que tributan son los que menos ingresos tienen". De la Calle también propuso una revisión de la estructura de los subsidios existentes, con el fin de asegurar que les lleguen a quienes realmente lo necesitan. Además, los aranceles serán revisados para que no se agraven los insumos para la actividad productiva y se aplique una tasa plena a los bienes finales importados. Un elemento fundamental de la propuesta del candidato, es actuar con mayor firmeza frente a los delitos que impiden el recaudo de dinero por parte del Estado. "La lucha frontal contra la evasión, el fraude fiscal, el contrabando y la corrupción nos permitirán recaudar ingresos suficientes, para financiar las reformas estructurales requeridas para nivelar la cancha para todos los colombianos", puntualizó el candidato liberal. Y añadió que: "todas estas medidas irán complementadas con acciones muy importantes para garantizar una mayor competitividad de nuestra fuerza laboral y de nuestra economía, como también una organización del Estado que lo haga más eficiente y que le permita recuperar su vocación de servicio al ciudadano”. Próximamente los colombianos podrán conocer propuestas concretas en esta materia. Para leer la propuesta económica completa, lo puede mirar aquí: https://www.humbertodelacalle.co/economia   
Leer más

De la Calle estuvo en la capital musical de Colombia

3 de febrero 2018

El candidato visitó Ibagué con la intención de dar a conocer sus propuestas frente al desarrollo del Tolima. En su recorrido también llegó al municipio de Venadillo.   Ibagué, 3 de febrero de 2018   El candidato presidencial por el Partido Liberal visitó la capital del Tolima, con la intención de socializar sus propuestas para impulsar el desarrollo del departamento. En su visita, De la Calle se reunió con líderes de la región, con la finalidad de conocer de primera mano los intereses e inquietudes que más aquejan a los tolimenses.   En horas de la mañana, el candidato liberal arribó al aeropuerto Perales de Ibagué, donde fue recibido por una multitudinaria caravana, que lo acompañó en su recorrido al centro de la capital musical de Colombia. En seguida, De la Calle ofreció una rueda de prensa a los medios de comunicación regionales en la Casa Liberal.   Posteriormente, el candidato se reunió en Comfatolima con el senador Guillermo Santos en un evento público convocado por la dirigencia del Partido Liberal, donde la asistencia fue aproximadamente de tres mil personas. Durante este encuentro, De la Calle abordó los retos y las oportunidades que enfrenta la región en el periodo actual de postconflicto. Así mismo, el candidato expuso sus propuestas en materia de agroindustria y consultas populares, con especial énfasis en el caso de Cajamarca.   Para De la Calle, el progreso del departamento del Tolima es imperativo para el desarrollo de la región central del país. “El Tolima es uno de los focos más importantes de la región central. Ha sido epicentro de la guerra, pero también eje de progreso agroindustrial y minero. Debemos retribuirles a los tolimenses sus esfuerzos a lo largo de estos años, por medio de la consolidación de un esquema de progreso económico que permita el ascenso de todos los tolimenses, de forma que se pueda disfrutar las virtudes de su tierra de forma responsable”, además afirmó que, “el Tolima nos ha ofrecido mucho a los colombianos. Desde el gobierno debemos enfocarnos en brindarles oportunidades, seguridad e instituciones transparentes y funcionales”, indicó De la Calle.   El último ítem en el recorrido del candidato por el Tolima fue una visita al municipio de Venadillo, donde presidió en la plaza pública una masiva manifestación. En este encuentro, se interactuó con los habitantes del municipio con el fin de escuchar sus preocupaciones y aspiraciones. “Me emociona visitar Venadillo. Considero que mi visita será una oportunidad para escuchar a los habitantes de un municipio, que, como muchos en la zona, vivió de frente la guerra por décadas. Quiero saber qué necesitan y cuáles son los sueños de los tolimenses, pero también, quiero que escuchen de mí, que me comprometo a no olvidarlos una vez sea presidente. Prometo llevarlos por el camino del progreso y la reconciliación en búsqueda de un país donde quepamos todos”, concluyó el candidato.  
Leer más

Humberto de la Calle se tomó la capital del Caquetá

3 de febrero 2018

El candidato liberal recorrió Florencia con el fin de socializar sus propuestas, para potencializar el desarrollo de la región de la Amazonía.   Florencia, 2 de febrero de 2018   El candidato por el Partido Liberal, Humberto de la Calle Lombana visitó Florencia con el propósito de socializar sus propuestas programáticas, para impulsar el progreso sostenible del departamento del Caquetá. En su recorrido, el candidato conversó con líderes sociales y políticos con el fin de conocer de primera mano las preocupaciones más importantes de los habitantes del departamento.   Humberto de la Calle inició el día con un desayuno en el Hotel Royal Plaza de Florencia, donde atendió a los medios de comunicación locales y regionales. Durante este espacio, De la Calle respondió a las preguntas formuladas por la opinión pública. En seguida, el liberal visitó el Hotel Ecoturismo donde discutió con empresarios locales sobre los retos que enfrenta la región en materia de turismo y desarrollo en el sector agropecuario.   En la tarde, el candidato asistió a un encuentro con líderes y mujeres liberales, seguida de una reunión privada con el equipo de voluntarios, que apoyan su campaña a la Presidencia de la República en el departamento del Caquetá. El último suceso en su agenda fue un evento abierto al público, que se llevó a cabo en la Cámara de Comercio de Florencia donde compartió con toda la ciudadanía.   De la Calle expresó entusiasmo frente a su gira en la región de la Amazonía, puesto que ve con ojos esperanzadores la oportunidad de progreso que presenta el Caquetá y toda la región, ahora que han cesado cincuenta años de conflicto armado con la guerrilla más antigua del continente. “El Caquetá corresponde al tercer departamento más extenso del país, antecedido por Amazonas y el Vichada. Hoy, tenemos la oportunidad que hace décadas no teníamos de brindarle a los caqueteños y todos sus vecinos, educación de calidad, empleo bien remunerado, salud digna y seguridad. A través de mis proyectos para dinamizar la economía del Amazonas, donde se proteja el medio ambiente y se acabe con el flagelo de la minería ilegal, podremos fomentar el desarrollo sostenible de esta región que ha sido olvidada por el Estado colombiano por décadas”, afirmó el candidato.   En consecuencia, para Humberto de la Calle, su visita a la capital del Caquetá fue imperativa pues, si bien la economía regional como el resto del país comenzó a registrar síntomas de recuperación que podrán acentuarse en el presente año, en algunos sectores persiste la desaceleración y el estancamiento, según el último Boletín de Economía Regional del Banco de la República. En efecto, de acuerdo con el Dane, Florencia es la capital del departamento con el indicador más alto en términos de desempleo con un 12,4%, seguida de Ibagué con un 11,7%.  
Leer más

De La Calle en Boyacá

2 de febrero 2018

La Paz en Marcha sigue por Colombia, esta vez visitamos el departamento de Boyacá. Allí Humberto de la Calle estuvo con varios líderes sociales compartiendo sus ideas programáticas e intercambiando temas de interés con los boyacenses. Algunos de los temas más desatacados fueron la educación y la agricultura. El candidato resaltó el gran nivel educativo en colegios y universidades de Tunja. Además, mencionó la importancia de la misma, para combatir la inequidad, ademas de generar desarrollo. En cuanto a la agricultura, Humberto de la Calle afirmó que el departamento necesita especial atención en el campo, pues esta es una fuente de desarrollo importante no solo para la región sino para todo el país.  En horas de la tarde asistió al Foro Programático “La Agenda liberal del Siglo XI”, realizado en el Centro de Convenciones de la Cámara de Comercio, ahí invitó a los asistentes a creer en una paz nutrida de componente social, a creer en una Colombia con mas oportunidades, a creer en Un Pais Donde Quepamos Todos.  Fue una gran jornada, donde Humberto de la Calle tuvo la posibilidad de compartir sus ideas y sueños por construir una Colombia con mas oportunidades.  
Leer más

Humberto de la Calle estuvo en Tunja

1 de febrero 2018

Tunja, jueves 1 de febrero       En su correría por todos los departamentos del país, el candidato Humberto de la Calle estuvo en Boyacá, donde expuso su agenda programática de cara a las elecciones del 27 de mayo del 2018.   Durante su visita a Tunja, De la Calle estuvo reunido con concejales y diputados del departamento, donde además atendió a medios locales y a las 4:00 p.m., estuvo en el Foro Programático “La Agenda Liberal del Siglo XI” el cual se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de la Cámara de Comercio de la ciudad.   En los últimos años el departamento ha diversificado su economía, hoy en día, cuenta con una gran oferta turística, donde la historia de la ciudad se conjuga con grandes atracciones ecológicas. Además, desde hace cinco años, Tunja ha liderado los escalafones de los mejores colegios de la prueba Saber Once. “La educación es la mejor inversión de una sociedad, de esta manera, mejorar la educación será un factor determinante para cerrar las brechas de pobreza”, enfatizó el candidato.   El departamento en los últimos años ha reducido los niveles de pobreza, pese al avance, continúa por arriba del promedio nacional. En el 2016, la pobreza extrema en Boyacá fue 10,6%; a nivel nacional, la pobreza extrema llegó al 8,5%.   Con el fin de aumentar el progreso y la prosperidad del campo colombiano, una de las propuestas del candidato es invertir en la educación de los habitantes de estas áreas. “En el sector rural ofreceremos, adicionalmente, programas de capacitación en competencias básicas para agricultura y ganadería, como también en cuidados básicos del medio ambiente”, recalcó De la Calle. Cabe recordar que el sector agropecuario es el que más le aporta al PIB del departamento con el 17.3%, y según el candidato, la inversión en programas agropecuarios influirá de manera positiva en desarrollo departamental. “Cambiaré la manera de orientar el presupuesto, y le daré la vuelta para que los pobres queden a la cabeza de las prioridades y no de últimos en la fila. Les brindaremos las competencias y herramientas necesarias para que generen sus propios ingresos y puedan progresar”, concluyó De la Calle.
Leer más

De la Calle en La Universidad Nacional y La Javeriana

1 de febrero 2018

Estuvimos en la Universidad Nacional donde los estudiantes nos recibieron con gran receptividad. Tuvimos la oportunidad de compartir con ellos nuestras ideas programáticas, sobre educación. Hablamos particularmente de una educación superior gratuita y universal. Fue un gran reto, pues enfrentarnos a un público joven con ganas de tener un país desarrollado con oportunidades es uno de los principales retos que tendrá este gobierno. En horas de la tarde fuimos a la Universidad Javeriana, donde con cafe en mano, pudimos conversar sobre propuestas y diferentes intereses de los estudiantes. Fue una gran jornada, pues rescatamos bastantes ideas y al mismo tiempo expresamos nuestras ganas de conseguir un país donde quepamos todos.
Leer más

Humberto de la Calle Oficializa la Fórmula Vicepresidencial

31 de enero 2018

  Con miras a las elecciones de este proximo 27 de mayo el candidato presidencial, Humberto de la Calle, anunció a Clara López como su fórmula vicepresidencial. Esto demuestra el compromiso por buscar una verdadera union ciudadana que defienda la paz y lleve al país por el camino correcto. Ambos tienen enormes coincidencias en cuanto al rumbo del pais. El trabajo por la paz, el pago de la deuda social que tienen con los mas desfavorecidos y la cobertura universal de la educacion superior, entre otros. Con Clara hay un camino de transformación que implica vencer la inequidad. Estas visiones conjuntas llevan a trabajar por el pais que soñamos y merecemos. Clara Lopez es una buena opción teniendo en cuenta su trayectoria en cargos del estado así como el conocimiento del mismo. Es una persona que ha trabajado por el país y luchado por la igualdad de los menos favorecidos y el derecho de la mujer.  Invitamos a los ciudadanos a unirse a esta gran coalicion que luchará por el bienestar del país y el cumplimiento de la paz en Colombia. Esta alizana “ratifica el compromiso de buscar una verdadera unión ciudadana que defienda la paz, nivele la cancha de las oportunidades, reconozca la diversidad como una riqueza y luche con fuerza contra la corrupción”.    
Leer más

Credo Económico

29 de enero 2018

CREO EN LA DEMOCRACIA: Creo en la libertad y la democracia. Creo que la libertad económica es esencial para el sistema democrático. Creo en la especie humana. Es necesario fomentar valores éticos profundos. Creo que hay un contenido económico y social en la democracia.Creo que la democracia no es solo un sistema para que imperen las mayorías. Hay derechos inherentes a la persona humana, entre ellos, los que buscan garantizar condiciones de vida digna. Creo en la participación democrática. Las comunidades tienen derecho a incidir en las decisiones que las afectan. Creo en la planificación y en la participación de los ciudadanos y las instituciones a la hora de tomar decisiones de Estado. Creo que es necesario corregir distorsiones actuales del sistema de consultas previas. Creo que la explotación de los recursos naturales debe beneficiar al mayor número de colombianos, pero la voz de las comunidades sobre sus condiciones de vida debe tener un peso específico. Leer más
Leer más

Lanzamos, desde Soacha, nuestra propuesta Primero Los Pobres

29 de enero 2018

A través de su programa titulada “Primero los pobres”, el candidato liberal propone poner en marcha reformas al sistema pensional y crear empleos bien remunerados.  El candidato presidencial liberal Humberto de la Calle lanzó este domingo, desde el Parque San Mateo de Soacha, su propuesta para combatir la pobreza y la desigualdad en el país, uno de los pilares de su agenda programática titulada “La paz en marcha”. “En Colombia todavía hay más de 15 millones de colombianos que enfrentan a diario la injusticia de la pobreza”, dijo el candidato, y agregó que es una situación que afecta en mayor medida a la “Colombia de la periferia, esa Colombia invisible”. Entre las propuestas del candidato del partido Liberal está la de “es dotar a los más pobres con las competencias y herramientas que necesiten para generar sus propios ingresos y progresar”. Explica en el documento de la propuesta que una de estas formas es asegurar que las personas en esta condición tengan acceso igualitario a bienes y servicios de calidad, junto a una política que mejore la cobertura de estos para que ningún ciudadano quede por fuera. Lea: Candidatos a la Presidencia, en la línea de partida “Esto, aunado a una política tributaria que busque la progresividad de los impuestos son las bases principales de mi política para disminuir la pobreza y la desigualdad, que constituyen dos de las peores formas de injusticia en Colombia”, detalla De la Calle. En esa misma línea, propone una reforma al sistema pensional que buscará ampliar la base de los pensionados. “La solución al cuello de botella que hay en materia de pensiones no está en aumentar la edad para pensionarse, sino en asegurar que más colombianos puedan recibir una pensión que les permita vivir dignamente”, dice en la propuesta de De la Calle. Por otra parte, señala que la política “Primero los pobres” intentará poner en marcha las exportaciones y crear empleos bien remunerados. “Al contar con un ingreso, o mejorar el que tienen, los beneficiarios de esta política podrán demandar bienes y servicios, y de esta manera generar crecimiento económico”, señala. En esa misma línea, propone diversificar la base de las exportaciones del país y aumentar su volumen de manera significativa. “Primero los Pobres es la materialización del pilar más importante de nuestra propuesta para una política pública que combata la pobreza y desigualdad, y que nos garantice a los colombianos la posibilidad de vivir en un país donde quepamos todos”, dice el documento. Lea la propuesta completa aquí.    IR A ARTÍCULO ORIGINAL: https://www.elespectador.com/elecciones-2018/noticias/politica/de-la-calle-lanza-desde-soacha-su-propuesta-para-combatir-la-pobreza-articulo-735849
Leer más

El candidato presidencial Humberto de la Calle presentó su propuesta para reducir la pobreza y la desigualdad

28 de enero 2018

  Soacha, domingo 28 de enero El domingo 28 de enero en el Parque San Mateo de Soacha Humberto de la Calle presentó su ambiciosa propuesta para combatir la pobreza y la desigualdad que afectan a millones de colombianos.   La propuesta del candidato para la reducción de la pobreza es uno de los pilares de su agenda programática para el desarrollo del país, pues si bien la pobreza ha disminuido de forma sostenida durante los últimos siete años, para el 2016 el 28% de los colombianos todavía vivía en situación de pobreza y el 8.5% en pobreza extrema.   “En Colombia todavía hay más de 15 millones de colombianos que enfrentan a diario la injusticia de la pobreza”, afirmó De la Calle. Así mismo sostuvo que “esta situación afecta más a la Colombia de la periferia, esa Colombia invisible que he recorrido y por la que me comprometo a trabajar a partir del próximo 8 de agosto”.   La estrategia del candidato Liberal parte de cambiar las prioridades en el orden del presupuesto nacional: “Bajo mi gobierno los pobres pasarán de primeros en la cola de aspirantes a obtener servicios y bienes públicos de buena calidad. El objetivo no es ayudarlos a soportar la pobreza. ¡El objetivo es que dejen de ser pobres! Y es posible hacerlo.”   De la Calle propuso otras medidas en el cumplimiento de su objetivo, que incluyen focalizar los subsidios primeramente para los que más lo necesitan, y crear empleos complementarios para los jóvenes y adultos mayores de 55 años. De forma paralela, el candidato emprenderá las reformas estructurales para reactivar la economía y llevarla por la senda del crecimiento que permita reducir la pobreza y mejorar la distribución del ingreso.   “No podemos seguir permitiendo que Colombia figure entre los primeros países más desiguales del mundo. Debemos enfocar toda la acción del Estado para nivelar la cancha de las oportunidades para millones de colombianos” recalcó el candidato.  
Leer más

Humberto de la Calle escuchó a los barranquilleros

26 de enero 2018

El viernes 26 de enero, el candidato liberal recorrió la capital del Atlántico y habló sobre el programa en el que plantea potencializar el Caribe colombiano.   Barranquilla, 26 de enero de 2018   El candidato por el Partido Liberal, Humberto de la Calle Lombana estuvo en Barranquilla con el propósito de socializar sus propuestas programáticas para la región del Caribe. El candidato conversó con líderes sociales, políticos, jóvenes y artistas, con el fin de conocer de primera mano las preocupaciones más importantes de los habitantes de la ciudad y el departamento del Atlántico.   La visita del candidato a la región tuvo como objetivo la intención de potencializar el Caribe colombiano. Tomando como punto de partida los temas acordados en el Pacto Casa Grande Caribe de 2017, el candidato pretende, “impulsar la prosperidad del Caribe, por medio del fortalecimiento del desarrollo de la educación, con un sistema de salud de calidad e ir contra la corrupción y trabajar en el turismo ambientalmente responsable y la industria solidaria”.   De la Calle, quien en la noche se dirigió desde el aeropuerto hacia el Carnaval Internacional de las Artes, interactuó con cineastas, actores, bailarines, pintores y escritores. El candidato señaló durante el evento que “el arte, sin importar el tipo de expresión al que nos refiramos, es una herramienta de cohesión, de expresión de los sentimientos más profundos y, sobre todo, de reconciliación. Me emociona asistir a este encuentro y ver cómo Barranquilla se ha convertido en un epicentro no sólo empresarial, sino también cultural y artístico. ¡Que viva Curramba, la Bella!”.   Por otro lado, el candidato visitó diferentes medios de comunicación de la ciudad donde dió a conocer sus propuestas encaminadas en la erradicación de la pobreza, el aumento de los estándares de equidad y la ampliación del flujo turístico con el fin de que la ciudad siga con su imagen como la Puerta de Oro de Colombia.   Por último, el liberal almorzó con empresarios de la región donde planeó intercambiar ideas sobre el desarrollo del Atlántico, donde señaló la necesidad de una política fuerte que incentive el desarrollo de la infraestructura, desde las obras de cuarta generación hasta las vías terciarias y que incluya la navegabilidad del río Magdalena y la modernización del puerto local. Posteriormente, el candidato compartió con los barranquilleros al visitar las zonas más transitadas de la ciudad.   Para Humberto de la Calle, el viaje a Barranquilla fue fundamental en la socialización de su programa y sus propuestas dado que, si bien la región Caribe es una de las más importantes para la economía nacional, es también la región más desigual del país. “Barranquilla es el principal centro económico de la Región Caribe, su ubicación estratégica sumada al talante de su gente la hace única en la Costa. Sin embargo, debemos trabajar por el desarrollo incluyente de la Arenosa, conscientes de que el bienestar de todos debe prevalecer sobre la prosperidad de unos pocos”, afirmó el candidato.    
Leer más

Humberto de la Calle visitó Pasto

26 de enero 2018

El pasado viernes 26 de enero, el candidato liberal recorrió la capital de Nariño Para promocionar “La Paz en Marcha” Pasto, 19 de febrero de 2018   Luego de su exitosa visita al departamento de Antioquia, en donde lanzó su propuesta para los jóvenes del país, Humberto de la Calle estuvo en Pasto en horas de la mañana el pasado lunes, y junto con su fórmula vicepresidencial, Clara López, atendieron una ajetreada agenda con todos los nariñenses. El candidato presidencial atendió a las 9:30 a.m. una rueda de prensa en el Hotel Agualongo, de donde posteriormente se dirigió a un evento organizado por el candidato al Senado, Guillermo García Realpe. En horas de la tarde, el candidato liberal se reunió con los jóvenes de Pasto para compartir sus ideas y visión programática. Por último, atendió su último evento en la agenda nariñense, con el candidato a la Cámara Gustavo Estupiñán. La visita de Humberto de la Calle a Pasto corresponde a su tercer viaje a la región del Pacífico, desde que comenzó su travesía nacional. En este viaje, el candidato dio a conocer su propuesta para el Pacífico colombiano perteneciente a su plan, La Paz en Marcha.  
Leer más

La Paz en Marcha en Buenaventura

23 de enero 2018

Estuvimos visitando el puerto comercial más importante de Colombia, el cual mueve alrededor del 53 % del comercio internacional del país. En nuestro recorrido tuvimos la oportunidad de participar en un foro en la Universidad del Pacifico, escuchando a los estudiantes sobre los temas que más le preocupa de la región. El tema de fortalecimiento de educación pública es uno de los pilares de la campaña ya que a través de esta, se puede lograr integrar la sociedad e impulsar el talento de los colombianos. “Buenaventura es una tierra de colombianos decentes, trabajadores, que luchan para cumplir sus sueños, pero la corrupción les ha robado las oportunidades de salir adelante. Nuestra gira tiene el propósito de equilibrar la cancha de las oportunidades. Todos debemos tener las mismas oportunidades para cumplir las metas, para salir adelante. ¡Primero los pobres! Esta es la base fundamental de nuestro programa.” Paralelo a esto, estuvimos visitando el barrio La Virgen junto al Senador Edinson Delgado. Allí compartimos con sus habitantes su preocupación por algunas necesidades de la región, pues según el DANE, Buenaventura cuenta en la actualidad con una de las tasas más amplias de desempleo con el 62%, además de superar el nivel de pobreza multinivel en Colombia con un 66% con respecto al 49% del total del país. Buenaventura nos comprometemos a que sea la capital de la alianza pacifica, como debe ser. Por #UnaPazEnMarcha
Leer más

Recorrimos el Distrito de Aguablanca en Cali

19 de enero 2018

En la mañana se reunió con líderes políticos, sociales y empresariales de la región y visitó medios de comunicación, y en la tarde recorrió parte del Distrito de Aguablanca con el lema ‘primero los pobres’.http://www.elpais.com.co/politica/de-la-calle-recorrio-el-distrito-de-aguablanca-en-cali-en-campana-presidencial.html
Leer más

La Paz en Marcha llegó a Cali

18 de enero 2018

El pasado jueves 18 de enero estuvimos en Cali compartiendo con los ciudadanos sobre las necesidad que tenemos en la región de nivelar la cancha de las oportunidades. Es una tarea que tenemos, para que a través de mecanismos de participación permitamos que todos tengan las mismas oportunidades. En nuestra visita tuvimos la posibilidad de recorrer el sector de Aguablanca, en donde temas como la seguridad y el empleo son claves para impulsar este sector. Nos encontramos con un gran numero de desplazados por la violencia o migrantes de la Region Pacifica en busca de mejores oportunidades, es por esto que debemos trabajar por que estas personas tengan mejores condiciones de vida. Como campaña entendemos que nos debemos enfocar en las clases mas bajas del país, ponernos en los zapatos del otro y velar para que todos tengan las mismas oportunidades. Todos por UnPaisDondeQuepamosTodos. LaPazEnMarcha. "debido a que el Valle del Cauca es uno de los centros de desarrollo socioeconómico más importantes del país, no podemos aceptar que un alto índice de su población viva en condiciones precarias. La diversidad vallecaucana debe ser una fuente de progreso y de riqueza para todos sus habitantes. Tenemos que equilibrar la cancha”.  
Leer más

Nuestra visita a Quibdó

18 de enero 2018

  La Paz en Marcha ya empezó por Colombia y nuestro primer destino fue Quibdó en el Chocó. Allí tuvimos una gran jornada con el Senador Edinson Delgado, Vanessa Mendoza, Leyner Mosquera, Nubia Carolina y Vanesa Aguilar. Chocó es una de las regiones más rezagadas del país, con nuestra visita nos dimos cuenta que debemos trabajar por un solo propósito: la esperanza y el reconocimiento del talento de los chocoanos y los colombianos hacia el progreso, hay enormes talentos que solo necesitan el impulso adecuado. #LaPazEnMarcha
Leer más

Lanzamiento La Paz en Marcha

16 de enero 2018

Para construir un Pais Donde Quepamos Todos vamos a poner La Paz en MarchaLa Paz en Marcha fue el lema principal del lanzamiento de visiòn de país de Humberto de la Calle. En Bogotá afirmó que poner La Paz En Marcha significa dar inicio, por primera vez en décadas, a una transformación radical en Colombia por medio de la atención a los problemas estructurales que se vieron relegados durante décadas en razón al conflicto armado. Uno de los puntos mas fuertes fue Nivelar la Cancha, recalcando que el Estado debe ir primero los pobres. Esta fue la propuesta con la cual nuestro candidato lanzó su agenda programática incluyendo todo un programa en salud, educación, igualdad, justicia, gobierno, entre otros. “¡PRIMERO LOS POBRES! Que no quepa duda: en mi gobierno los primeros no serán los que ya tienen todo, sino los que carecen de todo.” en el evento estuvieron presentes miembros del Partido Liberal, jóvenes, seguidores, y cientos de personas que se contagiaron del calor de la gente y la energía con la que Humberto de la Calle llegó al Parque Santander. En medio de aplausos, seguidores recibieron a de la Calle, después de una marcha desde el Teatro Jorge Eliecer Gaitán. Allí compartió su agenda programática. Otro de los temas que llamo la atención fue, destinar el 1% del PIB a un servicio social obligatorio, donde los jovenes prestarán un servicio social pago. De esta manera los jovenes ayudarán a los más necesitados y recibirán ingresos dejando a un lado el tema del desempleo de los recien graduados.   Humberto de la Calle continuará poniendo La Paz en Marcha. “vamos a llevar esta campaña a cada rincón del país; vamos a tocar puertas, a tomarnos las redes sociales y a llevar a cabo una transformación social histórica donde quepamos todos y cada uno de los colombianos”.
Leer más

La Paz Esta en Marcha

16 de enero 2018

Discurso Queridos colombianos; queridos amigos y amigas: 15 de enero de 2017 Hoy vengo a decirles que –juntos– vamos a construir UN PAÍS DONDE QUEPAMOS TODOS. En este momento en más de 300 ciudades de todo el país miles de ciudadanos se han reunido para escuchar este lanzamiento. Aquí, en la plaza Santander, hemos desbordado el aforo de asistencia. A esos que quieren hacer trizas los acuerdos de paz, quiero decirles que no la tendrán fácil. La nuestra no es sólo una campaña a la Presidencia, el nuestro es un movimiento, un movimiento por la paz: vamos a ir a cada rincón de Colombia, vamos a tocar cada puerta, a hablar con la gente en la calle, a tomarnos las redes sociales. Esta es La Paz en Marcha. Para la paz no es suficiente el silencio de los fusiles, el acuerdo de paz es tan sólo un primer paso, la paz verdadera es llevar oportunidades donde antes había abandono. ¿Puede un niño nacido en el Chocó sentir que la sociedad es justa? Y a los niños de La Guajira, ¡cómo decirles que esta es una sociedad igualitaria cuando mueren de hambre porque políticos corruptos se roban sus alimentos! Tristemente, el proyecto de vida de cada niño colombiano no depende solo de su talento o su disciplina. Muchas veces depende más del color de su piel. De sus apellidos. De su acceso a la educación. Poner La Paz en Marcha significa que no se queden por fuera esos millones de jóvenes que sin empleo ni oportunidades corren el riesgo de caer en las drogas o ser desviados a la violencia. ¿Qué Colombia podemos construir si dejamos por fuera a los jóvenes? Poner La Paz en Marcha significa apoyar a miles de pequeñas empresas a las que hemos dejado solas y amenazadas. Poner La Paz en Marcha significa apoyar a millones de campesinos a los que se les han negado todas las oportunidades, que no tienen tierra suficiente, que no tienen vías terciarias, internet, ni educación de calidad. Poner La Paz en Marcha significa detener la devastación ambiental de nuestros ríos, páramos, y proteger nuestra biodiversidad . Poner La Paz en Marcha significa apoyar de verdad a los que se han quemado las pestañas buscando soluciones en la ciencia y la innovación. Poner La Paz en Marcha significa construir la paz verdadera. Esa a la que le tienen miedo los que quieren hacer trizas los acuerdos de paz. La paz es construir un país de progreso y de oportunidades. Para todos. No solo para los que han nacido en cuna de oro. ***** Hoy me embargan sentimientos opuestos. Un sentimiento de inconformidad. Pero también un sentimiento de esperanza. Entiendo la inconformidad de los millones de colombianos que sufren en medio de la indiferencia de los más afortunados.   Comparto la inconformidad de tantos ciudadanos que necesitan, una mejor salud, una mejor educación, más seguridad y mejor justicia. Comparto la inconformidad de quienes se parten el lomo día a día tratando de sacar adelante sus familias cuando unos cuantos corruptos se enriquecen robando los dineros del Estado. Ha terminado la guerra con una guerrilla. Una guerra de más de 50 años que nos dejó 8 millones de víctimas. Yo me siento orgulloso de haber liderado con carácter y disciplina una negociación ardua, difícil, que logró el desarme de un ejército irregular y el compromiso de sus miembros de someterse a un sistema de justicia. Pero la tarea no acabó con el acuerdo de paz. ¡La tarea apenas inicia! Debemos llevar la consigna de la no violencia a nuestro entorno, a los hogares, a la vida ordinaria. ¡No a la violencia intrafamiliar! ¡No al feminicidio! ¡No al abuso contra los niños! ¡No a los atracos en las ciudades! Hacer trizas los acuerdos con la guerrilla sería una locura, una insensatez en la que Colombia no puede caer. ¡No vamos a dejar que se nos queme la paz en la puerta del odio! Todo lo contrario. Ahora que terminó ese conflicto absurdo, es el momento de mirar hacia el futuro y de poner LA PAZ EN MARCHA. Podemos ver el nuevo rostro de la paz. Y ESE ROSTRO ES EL DE LAS OPORTUNIDADES. Colombianos: Mi propuesta de gobierno no es la propuesta únicamente de Humberto De La Calle, ni del Partido Liberal, ni de los grupos de ciudadanos que me honran con su apoyo. Mi propuesta de gobierno es una propuesta que nace del sentir de millones de compatriotas que hoy están inconformes, sí... ¡pero que también tienen esperanza! Millones de colombianos que tenemos fe en que nuestro país puede ser mejor: no solo sin guerra, sino también reconciliado y con mejores condiciones de vida para todos. Como dijimos, el punto de arranque de los colombianos no es el mismo para todos. Algunos nacen con desventajas que frenan sus vidas. ¡Hay que NIVELAR LA CANCHA! El Estado debe ir PRIMERO POR LOS POBRES. Más crecimiento económico, pero crecimiento incluyente. Un Estado que logre por fin hacer presencia en los confines hoy abandonados a la miseria y, sobre todo, a la indiferencia. Una sociedad solidaria. Una sociedad justa. Una sociedad dispuesta a recuperar esa Colombia profunda que se ha quedado atrás. Una sociedad DONDE TODOS QUEPAMOS. ***** Me han preguntado por qué quiero ser Presidente. Lo tengo claro. Nací y crecí en medio de la violencia política que azotó a nuestro país a mediados del siglo pasado. Mi familia fue desplazada por ser liberales. Mi padre lo perdió todo. Con su trabajo y el de mi madre –que fue educadora toda su vida– logramos salir adelante. No nos faltó nada esencial, pero tampoco sobraba nada. Por fortuna, tuvimos una casa de las que construía el Gobierno. Y buena educación. Terminé mis estudios superiores en una universidad pública de Manizales. Fue una experiencia enorme que quisiera que muchos jóvenes pudieran tener. En la Universidad nos encontrábamos todos sin distinciones de apellido o de estrato. Ese es el sistema educativo con el que sueño. Uno que no divida, ni se base en privilegios, donde los jóvenes de todos los estratos se preparen para el futuro en igualdad de condiciones. Durante más de veinte años he sido profesor. Ha sido una de mis mayores pasiones. Porque enseño pero aprendo también de los jóvenes. He trabajado en el Estado, pero no he sido ni soy un político profesional. He estado varias veces en la vida pública. Pero sin clientelismo ni nada que se le parezca. Fui el vocero del gobierno en la Constituyente de 1991. Logramos una Constitución abierta, moderna, que respeta las diferencias. Que busca una mayor igualdad entre los colombianos. Una Constitución llena de derechos, que en parte no hemos podido garantizar por la existencia perversa de un conflicto armado que malgastaba las energías del Estado y frenaba nuestro progreso. Luego fui el jefe de la delegación que puso fin al conflicto con las FARC. Ese conflicto fue una tragedia larga y dura, tanto que nos habíamos casi resignado a vivir con ella. ¡Pero uno no puede resignarse a la tragedia! ¡Uno no puede resignarse a la desesperanza! ¡Y logramos terminar el conflicto! Sin embargo hay algo que me preocupa. Hay intereses que quieren dar marcha atrás. Enredar la pita. Impedir que los desplazados recuperen su tierra. Dejar viva la discriminación. No podemos permitirlo. Hay toda una generación de jóvenes que se merecen un futuro diferente al de la profundización de la guerra, un futuro diferente a la falta de oportunidades, un futuro diferente a la intranquilidad de la violencia cotidiana. Quiero ser presidente para construir un país diferente: Uno que verdaderamente pueda aplicar a cabalidad la carta de derechos que fue la constitución del 91. Un país donde quepamos todos. Yo estuve en esos dos procesos. Yo sé cómo dirigir el Estado. Y estoy seguro de que con Ustedes podemos lograr al fin el país que queremos y merecemos. Por eso –porque mi vida pública y mi sentido de patria me lo exigen– creo que tengo el deber de ofrecer esa experiencia a Colombia. Cuando salió la nueva Constitución, tuve un sueño. Pensé que se abría la puerta a un nuevo país. Muchas cosas cambiaron, pero algo falta. Y quiero terminar de cumplir ese sueño de la mano de los colombianos, ¡CON USTEDES! Como dijo el papa Francisco, ¡no nos dejemos arrebatar la esperanza! ¡No nos dejemos arrebatar la alegría! Queridos amigos: Hoy los convoco a acompañarme en la construcción de un país DONDE QUEPAMOS TODOS. Hoy los convoco ¡A PONER EN MARCHA LA PAZ! Y ¿cómo lo vamos a hacer? Trabajando, juntos, por una Colombia con MÁS OPORTUNIDADES, con TRANQUILIDAD y con DECENCIA. MÁS OPORTUNIDADES frente a la inclusión, el emprendimiento y la educación. TRANQUILIDAD en términos de seguridad y justicia. Y DECENCIA, porque les diremos con fuerza, con acciones concretas, con decisión desde el más alto cargo del Estado, NO A LOS CORRUPTOS, ¡NO A LA CORRUPCIÓN!     Para un país con MÁS OPORTUNIDADES vamos a fijar una prioridad absoluta en la acción del Estado, y esa prioridad serán nuestros compatriotas más pobres, esos más de 15 millones de colombianos que necesitan de la mano amiga y solidaria de todos. ¡PRIMERO LOS POBRES! Que no quepa duda: en mi gobierno los primeros no serán los que ya tienen todo, sino los que carecen de todo. Eso quiere decir que los pobres pasarán de primeros en la cola de aspirantes a obtener servicios y bienes públicos de buena calidad. El objetivo no es ayudarlos a soportar la pobreza. No. ¡El objetivo es que dejen de ser pobres! Y es posible hacerlo. En los últimos años millones han salido de la pobreza, pero podemos hacer mucho más si enfocamos toda la acción del Estado a ese objetivo. Hay que crear oportunidades para que los colombianos de menores ingresos compitan con éxito y prosperen ellos y sus descendientes. Y lo haremos con acciones concretas y sin populismo. No queremos que Colombia sufra lo que sufre hoy Venezuela. Por eso necesitamos una política seria para vencer la inequidad. Y también una política libre de clientelismo y corrupción. Y tenemos que ir más allá: tenemos que buscar un punto en el que nos encontremos como colombianos. Y aquí estoy hablando de un concepto que nos tiene que reunir a todos: la RECONCILIACIÓN. La reconciliación como proyecto nacional. PARA PONER LA PAZ EN MARCHA: Voy a destinar el 1% del PIB a un servicio social obligatorio, para que todos los muchachos y muchachas que terminen su bachillerato se vuelquen a ayudar a los pobres, a los necesitados. No para llevar un pedazo de pan. Sino para que por fin sintamos que somos parte de una sociedad. Y será un servicio social pagado, para que de esa manera brindemos ingresos a los jóvenes, que padecen con más dureza el desempleo. En mi juventud, con otros compañeros, trabajábamos en barrios de autoconstrucción los fines de semana. Y más tarde fundamos un colegio nocturno gratuito. Allí dábamos clase al terminar nuestra jornada. Teníamos mística. Solidaridad. Eso es lo que quiero para los jóvenes colombianos. ¡Tenemos que vencer el egoísmo! ¡TENEMOS QUE VENCER EL EGOÍSMO! Vamos a establecer programas “post-secundaria” en los colegios públicos y privados –en los años 11 y 12– para brindarles a los jóvenes competencias básicas para el trabajo y capacitación técnica en oficios de alta tecnología Y a nuestros jóvenes del campo les ofreceremos, adicionalmente, programas de capacitación en competencias para agricultura y ganadería y competencias ambientales. Pero no se estudia solo para estudiar. Se estudia para emplearse, para emprender. Y por eso lanzaremos toda una cruzada por EL EMPLEO y EL EMPRENDIMIENTO. Es posible tener Universidad para todos. Con la tecnología y la educación a distancia se abarata el costo. Vamos a brindar educación superior a todos los bachilleres. Un sistema de becas completas para los más pobres. Que incluyan la manutención para que no ocurra que muchos jóvenes logran ingresar a la Universidad y luego se tienen que retirar por falta de plata. Y a los que puedan pagar, les daremos crédito. Hay que el Icetex por un organismo más humano, con créditos más suaves. El Icetex es como un nuevo Upac que está ahogando a los jóvenes. Vamos a destinar recursos suficientes para organizar –junto con el aporte de las autoridades departamentales y municipales– programas de empleo para jóvenes desempleados y personas mayores de 55. Nada de subsidios de los pobres a favor de los ricos como ocurre con las pensiones de jubilación. Y con ese ahorro, hay que ampliar la base de pensionados y crear la pensión universal de vejez. Ya veo a los pesimistas diciendo que no se puede. Claro que se puede. Muchos países latinoamericanos la tienen. No podemos dejar a los viejos abandonados a la miseria. Vamos a darles la mano a esos jóvenes sin experiencia y a esos adultos con mucha experiencia, que constituyen los sectores “inempleables”, y que tienen mucho que ofrecer a la sociedad. Vamos a crear crear entre 500 mil y un millón de empleos en los primeros años de operación de este programa que se mantendrá hasta cuando tengamos una economía más justa. Como en todos los programas sociales del gobierno, se le dará preferencia a los más pobres y, por supuesto, A LAS MUJERES, ¡a esa gran fuerza femenina que necesita Colombia para crecer! Porque la mujer debe tener los mismos derechos. Más acceso a cargos de dirección. Más participación política. No hay razón para que el salario de la mujer sea menor. Y también más empleo. Empleo para la mujer es ampliar la fuerza laboral, es crecimiento económico, es mejorar el ingreso de los hogares. El mercado interno cuando ahora somos 50 millones, es la malla de protección de la economía. Y los colombianos también exigen UNA MEJOR SALUD. Falta mucho, ¡muchísimo!, en materia de calidad y de oportunidad del servicio de salud. ¡Cuántos colombianos humildes pasan angustiosas horas en las filas, esperando por una cita, por la programación de una cirugía o una terapia, que a menudo les demoran por meses y meses! Queremos un sistema de salud donde no se requieran palancas, donde se regularice todo el sistema de autorizaciones y donde todas las personas tengan el mismo derecho y el mismo trato. Eliminaremos por completo la politiquería y la corrupción en el sistema de salud. No permitiremos que el exceso de lucro sea la guía del sistema de salud. La enfermedad no puede ser simplemente un negocio. Públicamente me comprometo a que el 8 de agosto de este año comenzaremos a sacar los hospitales y las prestadoras de salud públicas de las manos de los políticos locales, para recuperar el rumbo a través de gerentes y directivos escogidos técnicamente, por sus competencias y méritos. Vamos a implementar medidas muy fuertes en el sector de la salud que servirán para equilibrar la cancha y asegurar que la buena medicina llegue a todos y PRIMERO A LOS POBRES. Impulsaremos la telemedicina para que los pacientes de zonas apartadas accedan a los mejores especialistas del país de forma oportuna. Queremos médico familiar. Queremos medicina preventiva. Queremos que desde la cuna se proteja la salud. El uso del tiempo libre, la comida sana, el deporte. Y pondremos en cintura a los evasores, que no aportan al sistema de salud, para generar recursos con los que construiremos más y mejores hospitales, clínicas, centros de salud, laboratorios, para los más humildes de Colombia. Ahora bien, para dar prioridad a los pobres, para tener mejor educación, para tener mejor salud... necesitamos recursos, necesitamos UNA ECONOMÍA QUE CREZCA. Crecer, crecer y crecer, porque sin crecimiento económico no es posible atender adecuadamente a la población más pobre. Colombia no puede resignarse a tasas mediocres de crecimiento como el 2 o el 3 por ciento. Ahora, sin el peso de esa guerra infame con las FARC, con el turismo creciendo exponencialmente, con el campo listo para entregar todo su potencial, con mejores vías construyéndose a lo largo y ancho del territorio ¡ES EL MOMENTO DE CRECER! Así como lo hizo Franklin D. Roosevelt en los Estados Unidos en los años 30, crearemos un plan de choque con más obras de infraestructura de transporte –en particular de vías terciarias para los pequeños campesinos– y de infraestructura social que aumenten el empleo disponible de forma muy significativa. Nuestro plan consiste en vincular grandes recursos de inversión a unos megaproyectos estratégicamente seleccionados que, en alianza con el sector privado, permitan el nacimiento de empresas o iniciativas altamente productivas, que demanden grandes cantidades de trabajadores en sectores industriales, agrícolas y de tecnología. Colombia debe fijarse la meta de tener un desempleo por debajo del 6%, ¡y podemos lograrlo! Con más empleo, hay más ingresos en los hogares, hay más consumo... y todo se vuelve un círculo virtuoso para la economía y para los colombianos. Y por supuesto, está el tema de los impuestos. En Colombia tenemos una tasa muy alta de impuestos para nuestro sector productivo, que desestimula su actividad. A la vez tenemos una evasión muy grande. Los más ricos se las arreglan para pagar pocos impuestos, y los trabajadores de ingresos medios son los que acaban sosteniendo las tareas del Estado. Con tecnología y cooperación internacional vamos a perseguir la plata que llega a los paraísos fiscales. El dinero deja huella. Vamos a seguir la ruta del dinero. Combatir la evasión debe dejar de ser un propósito vacío, para convertirse en medidas concretas que aseguren que los que más tienen paguen más. Y en la medida en que el recaudo aumente podremos disminuir la tarifa de renta para las pequeñas y medianas empresas, que hoy tributan al 34%. No será algo automático. No se puede hacer populismo con los ingresos de los colombianos. Para reducir las tasas de impuestos, tenemos que reemplazar estas fuentes de recursos o mejorarlas, con el control de la evasión, por ejemplo. ¡Y eso es lo que haremos! Hay que controlar el gasto. Pero no el gasto social. No el que realmente va a los pobres. Hay que eliminar el gasto que sólo va a aceitar el clientelismo. Eliminar la mermelada. Y haremos que los subsidios, que serán temporales, sólo vayan a los realmente más pobres. Vamos a acabar con las exenciones y privilegios tributarios injustificados. Allí recuperamos 5 billones de pesos. En cambio, para seguir uniendo nuestro país, habrá beneficios especiales para quienes inviertan en las zonas que fueron más afectadas por el conflicto, para que generen empleo y empresa en esas regiones tan queridas pero tan olvidadas de nuestra patria. Porque MÁS OPORTUNIDADES también significa tener una Colombia VOLCADA A SUS REGIONES. Yo soy un hombre de región. Nací en Manzanares, un pequeño pueblo de Caldas; estudié en Manizales, y entiendo a Colombia como una suma afortunada de regiones diversas, que son nuestra mayor riqueza. Por décadas el conflicto armado nos tuvo separados, nos tuvo de espaldas a nuestras fronteras; inconscientes de lo que pasaba a nuestros hermanos en las selvas, en los campos, en las veredas más alejadas. Ahora es el momento de volcarnos a las regiones, de conectarnos con ellas, y de llevar la presencia del Estado –la presencia social, institucional, de seguridad– a donde no habíamos podido llegar. Y lo haremos también poniendo en marcha el más ambicioso programa de vías terciarias que haya conocido el país. ¡Porque llegó la hora de nuestros campesinos y llegó la hora de las regiones! ***** Esa Colombia CON MÁS OPORTUNIDADES necesita ser también una Colombia con TRANQUILIDAD. Es decir, con mayor seguridad y mejor justicia. El fin del conflicto con las FARC ha mejorado la seguridad, pero no es la panacea ni la receta del paraíso. Sabemos que los colombianos siguen sufriendo por la delincuencia común que los hace sentirse temerosos en las calles o en sus propias casas. Sabemos que subsisten las mafias y organizaciones del narcotráfico, el ELN, las disidencias de las FARC... y a toda ellas hay que aplicarles toda la contundencia del Estado y de la fuerza pública. En mi gobierno no habrá complacencia con los criminales que atentan contra la tranquilidad, la vida, honra y bienes de los colombianos. ¡Los perseguiremos y combatiremos con todo! Mantendré y seguiré fortaleciendo el poderío de nuestras Fuerzas Militares y de Policía, para que copen los espacios dejados por las FARC y para que combatan con toda decisión a los factores de violencia e inseguridad. El heroísmo de nuestras fuerzas armadas lo llevaremos a luchar contra los delincuentes que atracan y que violan a los niños. Queremos seguridad humana. Una policía renovada con énfasis en combatir el delito, proteger los derechos, lograr convivencia y proteger el ambiente. Pero de poco sirve la seguridad sin justicia. ¡De nada sirve capturar delincuentes si a las pocas horas o días son liberados por fallas en los procedimientos o demoras en nuestros juzgados! Queremos revolucionar el sistema de justicia para que todos los colombianos tengan acceso a un servicio eficaz y transparente. Trabajaré de la mano con la rama judicial para depurarla, para modernizarla y agilizarla, de forma que sea la garante de derechos de los colombianos. Una rama judicial limpia. Sin puerta giratoria. Sin la manguala del “yo no te juzgo” y “tu no me juzgas”. ***** Y esa Colombia CON MÁS OPORTUNIDADES y CON MÁS TRANQUILIDAD debe ser una Colombia CON DECENCIA. ¡A quién le cabe duda del terrible flagelo que es la corrupción para una sociedad como la nuestra! De nada sirve tener programas sociales o económicos, si al final los recursos se los roban –sí, con todas las letras, SE LOS ROBAN– se los roban unos cuantos delincuentes de cuello blanco, amparados por el poder político nacional o regional. Hay que castigarlos con dureza. No con casa por cárcel. No con penas ridículas. Que paguen como los ladrones que son, y que reciban la sanción social que corresponde. La corrupción es el cáncer de la sociedad y vamos a aplicarle una quimioterapia intensiva. La corrupción, además, adormece los valores sociales y se convierte en la cultura del más vivo, del atajo, del “todo vale”, o de “lo importante es que no me pillen”. ¡Así no sale adelante ningún país! Por eso convoco y convocaré a una cruzada permanente POR LA DECENCIA. Seamos decentes con los recursos públicos y privados, seamos decentes en nuestro trato con las personas, seamos decentes en nuestro cumplimiento de la ley. Seamos decentes en esta campaña que comienza. La lucha contra la corrupción debe ser del Estado pero también de toda la sociedad, de todos y cada uno de nosotros. Y me propongo dar ejemplo desde el alto Gobierno. La primera y mejor forma de controlar la corrupción es designar en los cargos de responsabilidad a personas íntegras, capaces, y no a cuotas del clientelismo y el amiguismo. Si para llegar a la Presidencia debo pactar con corruptos, ¡prefiero no ser Presidente! Hay que romper ese vínculo perverso entre el ejercicio de la política y la consecución de prebendas o contratos del Estado. Comenzando por mi propia campaña, y durante mi Gobierno, NO habrá campo alguno para esas componendas. ¡Porque queremos una Colombia DECENTE, una Colombia LIMPIA, una Colombia HONESTA! Y digo algo más: SEAMOS DECENTES CON NUESTRO MEDIO AMBIENTE. ¡NO MÁS DESTRUCCIÓN DE NUESTROS RECURSOS! Así como la protección de nuestros pobres será prioridad de nuestro gobierno, lo será también la protección de nuestro ambiente. Los cultivos ilícitos, la minería ilegal, la repartición exagerada y poco rigurosa de títulos mineros, y la falta de conciencia, están destruyendo nuestro suelo, nuestros bosques, nuestra agua. El cambio climático es una realidad. Cada vez cuesta más superarlo. Y golpea más duro a los pobres como lo vemos a diario entre nosotros con las sequías y las lluvias torrenciales. Por eso frenaremos esa feria de concesiones mineras que tuvo su auge en la primera década de este siglo, y vamos a castigar severamente cualquier actividad extractiva que no sea responsable con el ambiente o las comunidades. Colombia es el país más biodiverso del mundo en relación a su extensión. Y me comprometo a trabajar para que siga siéndolo. Este no es un privilegio sino una responsabilidad con nosotros, con las futuras generaciones y con la humanidad Y aquí debo hacer una confesión. En mi juventud fui taurino. Crecí en un medio en el que las corridas de toros eran algo natural. Pero ha llegado la hora de suprimir ese foco de crueldad. Los animales son seres sintientes. Merecen respeto. Que la fiesta brava sea una tradición, es indiscutible. Pero no tenemos por qué seguir atados a tradiciones dañinas que lanzan mensajes de crueldad innecesarios. Igualmente recuerdo que en Navidad recogíamos musgo para el pesebre. También era una tradición. Esta sí, una bella tradición. Pero no podemos desnudar la tierra sin destruirla. Hoy mis hijos y mis nietos, y sus amigos, tienen más conciencia. Son más responsables. Ahora tenemos que detener y revertir el proceso de deterioro de nuestra patria.     No puedo terminar sin hacer una referencia sentida –desde el fondo de mi corazón– a mi familia y, a través de ella, a todas las familias colombianas. Me casé muy joven con Rosalba, una compañera excepcional. Y lo que soy, lo debo en buena parte a su amor y compañía. Toda mi vida he estado con ella. Tenemos tres hijos maravillosos y seis nietos. Uno de mis mayores pesares cuando estuve casi cinco años en La Habana luchando por la paz era la ausencia de mi familia. A veces pensaba que cada día que me perdía de estar con mis nietos era un día irrecuperable. Pero a la vez me daba energía pensar que estaba trabajando por ellos. Lo que hicimos entonces; lo que hacemos ahora; lo que queremos hacer desde el gobierno, si los colombianos me brindan su confianza, es POR ELLOS... ¡Es por todos los nietos de Colombia! Por eso, amigas y amigos, queridos colombianos, los convoco hoy, con todo el entusiasmo, con toda la firmeza, con toda la serenidad, a que me acompañen a construir UN PAÍS DONDE QUEPAMOS TODOS. Porque no queremos dividir, sino unir. No queremos discriminar, sino respetar. No queremos odiar, sino amar. ¡VAMOS A PONER LA PAZ EN MARCHA! Ya no se trata de quién dijo SÍ o quién dijo NO al acuerdo de paz. Ahora se trata de mirar hacia el futuro, para que TODOS digamos SÍ a una Colombia mejor, progresista, moderna, RECONCILIADA. Una Colombia... ¡CON OPORTUNIDADES! Una Colombia... ¡CON TRANQUILIDAD! Una Colombia... ¡CON DECENCIA! ¡Una Colombia donde quepamos todos! Muchas gracias Humberto de la Calle
Leer más

La Paz en Marcha

16 de enero 2018

Desde la Plaza Santander en Bogotá, el exjefe negociador del Gobierno en los diálogos con las Farc expuso su agenda programática para las elecciones presidenciales de 2018. Humberto de la Calle presentó este lunes, desde la Plaza Santander en Bogotá su agenda de programática de cara a las elecciones presidenciales de 2018. Con un discurso que se centró, en un principio, a la defensa de los acuerdos de paz con las Farc, expuso las que serán las principales propuestas en caso de ser elegido como presidente el próximo 27 de mayo, día en que se celebrarán las elecciones. Centrándose sobre todo en la paz, habló primero de la intención de aquellos que “quieren hacer trizas los acuerdos” (algo que, sin referirse a ellos, se refería sobre todo a varios sectores del Centro Democrático). Al respecto, dijo que ellos “no la tendrán fácil, porque la nuestra no es solo una campaña a la Presidencia. El nuestro es un movimiento por la paz. Vamos a ir a cada rincón de Colombia, vamos a tocar cada puerta, a hablar con la gente. Esta es la paz en marcha”. Pero también puntualizó que, en su opinión, “el acuerdo paz es solo primer paso. La paz verdadera es llevar oportunidades donde antes había abandono”. Es decir, como se había supuesto, de la Calle buscará defender los acuerdos de paz, de los que fue artífice en parte, pero abriendo el panorama, para no quedar encasillado como el candidato del continuismo del presidente Juan Manuel Santos, como lo insinuó hace poco el expresidente Andrés Pastrana. Así, enmarcado en esas ideas, afirmó que “poner la paz en marcha es lograr que no se queden afuera millones de jóvenes que no tienen las mismas oportunidades. Significa apoyar a miles de pequeñas empresas. Apoyar a millones de campesinos a los que se les ha negado todas las oportunidades, que no tienen tierras, vías terciarias, internet, educación de calidad. Es hacer la reformar rural integral. Poner la paz en marcha significa detener la destrucción del ambiente, de nuestros páramos, nuestros ríos, proteger la diversidad”. También, como carta para validar su candidatura, además de hablar de su gestión como jefe de la delegación del Gobierno de los diálogos con las Farc, mencionó su experiencia en la constituyente que tuvo como resultado la Constitución Política de 1991. De esta, afirmó que “hicimos una constitución llena de derechos, pero que no hemos podido garantizar por un conflicto que frenaba nuestro progreso. Hay intereses que quieren enredar la pita, que quieren impedir que los desplazados recuperen su tierra, que quieren dejar viva la discriminación y eso no podemos permitirlo. Quiero ser presidente para construir un país diferente y aplicar a cabalidad la constitución. Un país donde quepamos todos”. Después de insistir en su idoneidad para asumir la Presidencia, expuso las bases de sus propuestas. Entre ellas, resaltan: la creación de 500 mil a un millón de empleos, que haya un “servicio social obligatorio de los jóvenes” (al que destinaría 1 % del PIB), crear programas de empleos para jóvenes y para personas mayores de 55 años, inversión de megaproyectos en sectores agrícola, industrial y tecnológico, la eliminación del beneficio de casa por cárcel a corruptos y la protección a la diversidad. Además, aprovechando la coyuntura por la crisis en Colciencia, mencionó la necesidad de buscar “soluciones para la ciencia, la tecnología y la innovación, que ahora los han dejado a un lado”. Así, de la Calle reafirma su intención de seguir en la carrera presidencial, aún sin ser seguro de lo que pasará en cuanto a las coaliciones. Y lo reiteró, asegurando que, por su experiencia, cree que tiene “el deber de ofrecer esa experiencia a Colombia. Cuando salió la nueva constitución: tuve un sueño, que se abría la puerta para un nuevo país. Muchas cosas cambiaron, pero algo falta y quiero terminar de cumplir ese sueño de la mano de los colombianos”.   IR A ARTICULO ORIGINAL: https://www.elespectador.com/noticias/politica/con-la-paz-como-eje-de-su-campana-de-la-calle-presento-su-programa-de-gobierno-articulo-733529
Leer más

La Paz en Marcha

15 de enero 2018

Discurso: 15 de enero de 2017   Queridos colombianos; queridos amigos y amigas: Hoy vengo a decirles que juntos vamos a construir UN PAÍS DONDE QUEPAMOS TODOS. En este momento en más de 300 ciudades de todo el país miles de ciudadanos se han reunido para escuchar este lanzamiento. Aquí, en la plaza Santander, hemos desbordado el aforo de asistencia. A esos que quieren hacer trizas los acuerdos de paz, quiero decirles que no la tendrán fácil. La nuestra no es sólo una campaña a la Presidencia, el nuestro es un movimiento, un movimiento por la paz: vamos a ir a cada rincón de Colombia, vamos a tocar cada puerta, a hablar con la gente en la calle, a tomarnos las redes sociales. Esta es La Paz en Marcha. Para la paz no es suficiente el silencio de los fusiles, el acuerdo de paz es tan sólo un primer paso, la paz verdadera es llevar oportunidades donde antes había abandono.   ¿Puede un niño nacido en el Chocó sentir que la sociedad es justa? Y a los niños de la Guajira, ¡cómo decirles que esta es una sociedad igualitaria cuando mueren de hambre porque políticos corruptos se roban sus alimentos! Tristemente, el proyecto de vida de cada niño colombiano no depende solo de su talento o su disciplina. Muchas veces depende más del color de su piel, de sus apellidos, de su acceso a la educación.  Poner La Paz en Marcha significa, que no se queden por fuera esos millones de jóvenes que sin empleo ni oportunidades corren el riesgo de caer en las drogas o ser desviados a la violencia. ¿Qué Colombia podemos construir si dejamos por fuera a los jóvenes? Poner La Paz en Marcha significa, apoyar a miles de pequeñas empresas a las que hemos dejado solas y amenazadas.  Poner La Paz en Marcha significa, apoyar a millones de campesinos a los que se les han negado todas las oportunidades, que no tienen tierra suficiente, que no tienen vías terciarias, internet, ni educación de calidad.  Poner La Paz en Marcha significa, detener la devastación ambiental de nuestros ríos, páramos, y proteger nuestra biodiversidad.  Poner La Paz en Marcha significa, apoyar de verdad a los que se han quemado las pestañas buscando soluciones en la ciencia e innovación.  Poner La Paz en Marcha significa construir la paz verdadera. Esa a la que le tienen miedo los que quieren hacer trizas los Acuerdos de Paz. La paz es construir un país de progreso y de oportunidades, para todos, no solo para los que han nacido en cuna de oro. ***** Hoy me embargan sentimientos opuestos, un sentimiento de inconformidad, pero también un sentimiento de esperanza. Entiendo la inconformidad de los millones de colombianos que sufren en medio de la indiferencia de los más afortunados.   Comparto la inconformidad de tantos ciudadanos que necesitan, una mejor salud, una mejor educación, más seguridad y mejor justicia.   Comparto la inconformidad de quienes se parten el lomo día a día tratando de sacar adelante sus familias, cuando unos cuantos corruptos se enriquecen robando los dineros del Estado.   Ha terminado la guerra con una guerrilla. Una guerra de más de 50 años que nos dejó 8 millones de víctimas. Yo me siento orgulloso de haber liderado con carácter y disciplina una negociación ardua, difícil, que logró el desarme de un ejército irregular y el compromiso de sus miembros de someterse a un sistema de justicia.   Pero la tarea no acabó con el Acuerdo de Paz. ¡La tarea apenas inicia!   Debemos llevar la consigna de la no violencia a nuestro entorno, a los hogares, a la vida ordinaria. ¡No a la violencia intrafamiliar! ¡No al feminicidio! ¡No al abuso contra los niños! y ¡No a los atracos en las ciudades!   Hacer trizas los acuerdos con la guerrilla sería una locura, una insensatez en la que Colombia no puede caer. ¡No vamos a dejar que se nos queme la paz en la puerta del odio! Todo lo contrario. Ahora que terminó ese conflicto absurdo, es el momento de mirar hacia el futuro y de poner LA PAZ EN MARCHA.   Podemos ver el nuevo rostro de la paz. Y ESE ROSTRO ES EL DE LAS OPORTUNIDADES.   Colombianos:   Mi propuesta de gobierno no es la propuesta únicamente de Humberto de la Calle, ni del Partido Liberal, ni de los grupos de ciudadanos que me honran con su apoyo. Mi propuesta de gobierno es una propuesta que nace del sentir de millones de compatriotas que hoy están inconformes, sí… ¡pero que también tienen esperanza!   Millones de colombianos que tenemos fe en que nuestro país puede ser mejor: no solo sin guerra, sino también reconciliado y con mejores condiciones de vida para todos.   Como dijimos, el punto de arranque de los colombianos no es el mismo para todos. Algunos nacen con desventajas que frenan sus vidas.   ¡Hay que NIVELAR LA CANCHA! El Estado debe ir PRIMERO POR LOS POBRES.   Más crecimiento económico, pero crecimiento incluyente.   Un Estado que logre por fin hacer presencia en los confines hoy abandonados a la miseria y, sobre todo, a la indiferencia. Una sociedad solidaria. Una sociedad justa.   Una sociedad dispuesta a recuperar esa Colombia profunda que se ha quedado atrás. Una sociedad DONDE TODOS QUEPAMOS.       *****   Me han preguntado por qué quiero ser Presidente. Lo tengo claro.   Nací y crecí en medio de la violencia política que azotó a nuestro país a mediados del siglo pasado. Mi familia fue desplazada por ser liberales. Mi padre lo perdió todo. Con su trabajo y el de mi madre, que fue educadora toda su vida, logramos salir adelante.   No nos faltó nada esencial, pero tampoco sobraba nada. Por fortuna, tuvimos una casa de las que construía el Gobierno y buena educación. Terminé mis estudios superiores en una universidad pública de Manizales.   Fue una experiencia enorme que quisiera que muchos jóvenes pudieran tener. En la universidad nos encontrábamos todos sin distinciones de apellido o de estrato.   Ese es el sistema educativo con el que sueño. Uno que no divida, ni se base en privilegios, donde los jóvenes de todos los estratos se preparen para el futuro en igualdad de condiciones.   Durante más de veinte años he sido profesor. Ha sido una de mis mayores pasiones, porque enseño, pero aprendo también de los jóvenes.   He trabajado en el Estado, pero no he sido ni soy un político profesional. He estado varias veces en la vida pública, pero sin clientelismo ni nada que se le parezca.   Fui el vocero del gobierno en la Constituyente de 1991. Logramos una Constitución abierta, moderna, que respeta las diferencias, que busca una mayor igualdad entre los colombianos. Una Constitución llena de derechos, que en parte no hemos podido garantizar por la existencia perversa de un conflicto armado, que malgastaba las energías del Estado y frenaba nuestro progreso.   Luego fui el jefe de la delegación que puso fin al conflicto con las Farc. Ese conflicto fue una tragedia larga y dura, tanto que nos habíamos casi resignado a vivir con ella. ¡Pero uno no puede resignarse a la tragedia! ¡Uno no puede resignarse a la desesperanza! ¡Y logramos terminar el conflicto! Sin embargo hay algo que me preocupa. Hay intereses que quieren dar marcha atrás, enredar la pita, impedir que los desplazados recuperen su tierra, dejar viva la discriminación. No podemos permitirlo. Hay toda una generación de jóvenes que se merecen un futuro diferente al de la profundización de la guerra, un futuro diferente a la falta de oportunidades, un futuro diferente a la intranquilidad de la violencia cotidiana. Quiero ser presidente para construir un país diferente: uno que verdaderamente pueda aplicar a cabalidad la carta de derechos que fue la constitución del 91. Un país donde quepamos todos. Yo estuve en esos dos procesos. Yo sé cómo dirigir el Estado. Y estoy seguro de que con ustedes podemos lograr al fin el país que queremos y merecemos.   Por eso –porque mi vida pública y mi sentido de patria me lo exigen– creo que tengo el deber de ofrecer esa experiencia a Colombia.   Cuando salió la nueva Constitución, tuve un sueño. Pensé que se abría la puerta a un nuevo país. Muchas cosas cambiaron, pero algo falta. Y quiero terminar de cumplir ese sueño de la mano de los colombianos, ¡CON USTEDES!   Como dijo el Papa Francisco, ¡no nos dejemos arrebatar la esperanza! ¡No nos dejemos arrebatar la alegría!   Queridos amigos:   Hoy los convoco a acompañarme en la construcción de un país DONDE QUEPAMOS TODOS. Hoy los convoco ¡A PONER EN MARCHA LA PAZ!   Y ¿cómo lo vamos a hacer?   Trabajando juntos por una Colombia con MÁS OPORTUNIDADES, con TRANQUILIDAD y con DECENCIA. MÁS OPORTUNIDADES frente a la inclusión, el emprendimiento y la educación.   TRANQUILIDAD en términos de seguridad y justicia. DECENCIA, porque les diremos con fuerza, con acciones concretas, con decisión desde el más alto cargo del Estado, NO A LOS CORRUPTOS, ¡NO A LA CORRUPCIÓN!   *****   Para un país con MÁS OPORTUNIDADES vamos a fijar una prioridad absoluta en la acción del Estado, y esa prioridad serán nuestros compatriotas más pobres, esos más de 15 millones de colombianos que necesitan de la mano amiga y solidaria de todos.   ¡PRIMERO LOS POBRES! Que no quepa duda: en mi gobierno los primeros no serán los que ya tienen todo, sino los que carecen de todo.  Eso quiere decir que los pobres pasarán de primeros en la cola de aspirantes a obtener servicios y bienes públicos de buena calidad. El objetivo no es ayudarlos a soportar la pobreza. No. ¡El objetivo es que dejen de ser pobres! Y es posible hacerlo.   En los últimos años, millones han salido de la pobreza, pero podemos hacer mucho más si enfocamos toda la acción del Estado a ese objetivo. Hay que crear oportunidades para que los colombianos de menores ingresos compitan con éxito y prosperen ellos y sus descendientes. Y lo haremos con acciones concretas y sin populismo.   No queremos que Colombia sufra lo que sufre hoy Venezuela. Por eso necesitamos una política seria para vencer la inequidad, una política libre de clientelismo y corrupción.   Y tenemos que ir más allá: tenemos que buscar un punto en el que nos encontremos como colombianos y aquí estoy hablando de un concepto que nos tiene que reunir a todos: la RECONCILIACIÓN. La reconciliación como proyecto nacional.   PARA PONER LA PAZ EN MARCHA:   Voy a destinar el 1% del PIB a un servicio social obligatorio, para que todos los muchachos y muchachas que terminen su bachillerato se vuelquen a ayudar a los pobres, a los necesitados. No para llevar un pedazo de pan, sino para que por fin sintamos que somos parte de una sociedad y será un servicio social pagado, para que de esa manera brindemos ingresos a los jóvenes, que padecen con más dureza el desempleo.   En mi juventud con otros compañeros, trabajábamos en barrios de autoconstrucción los fines de semana y más tarde fundamos un colegio nocturno gratuito. Allí dábamos clase al terminar nuestra jornada. Teníamos mística y solidaridad. Eso es lo que quiero para los jóvenes colombianos. ¡TENEMOS QUE VENCER EL EGOÍSMO!   Vamos a establecer programas “post-secundaria” en los colegios públicos y privados –en los grados 11 y 12– para brindarles a los jóvenes competencias básicas para el trabajo y capacitación técnica en oficios de alta tecnología.   Y a nuestros jóvenes del campo les ofreceremos, adicionalmente, programas de capacitación en competencias para agricultura y ganadería y competencias ambientales.   Pero no se estudia solo para estudiar. Se estudia para emplearse, para emprender y por eso lanzaremos toda una cruzada por EL EMPLEO y EL EMPRENDIMIENTO.   Es posible tener universidad para todos. Con la tecnología y la educación a distancia se abarata el costo. Vamos a brindar educación superior a todos los bachilleres. Un sistema de becas completas para los más pobres, que incluyan la manutención para que no ocurra que muchos jóvenes logran ingresar a la universidad y luego se tienen que retirar por falta de plata. Y a los que puedan pagar, les daremos crédito. Hay que hacer del Icetex un organismo más humano, con créditos más suaves. El Icetex es como un nuevo Upac que está ahogando a los jóvenes.   Vamos a destinar recursos suficientes para organizar –junto con el aporte de las autoridades departamentales y municipales– programas de empleo para jóvenes desempleados y personas mayores de 55.   Nada de subsidios de los pobres a favor de los ricos, como ocurre con las pensiones de jubilación. Y con ese ahorro, hay que ampliar la base de pensionados y crear la pensión universal de vejez. Ya veo a los pesimistas diciendo que no se puede. Claro que se puede. Muchos países latinoamericanos la tienen. No podemos dejar a los viejos abandonados en la miseria.   Vamos a darles la mano a esos jóvenes sin experiencia y a esos adultos con mucha experiencia, que constituyen los sectores “inempleables”, y que tienen mucho que ofrecer a la sociedad.   Vamos a crear entre 500 mil y un millón de empleos en los primeros años de operación de este programa, que se mantendrá hasta cuando tengamos una economía más justa.   Como en todos los programas sociales del gobierno, se le dará preferencia a los más pobres y, por supuesto, A LAS MUJERES, ¡a esa gran fuerza femenina que necesita Colombia para crecer!   Porque la mujer debe tener los mismos derechos. Más acceso a cargos de dirección, más participación política. No hay razón para que el salario de la mujer sea menor. Y también más empleo.   Empleo para la mujer es ampliar la fuerza laboral, es crecimiento económico, es mejorar el ingreso de los hogares. El mercado interno cuando ahora somos 50 millones es la malla de protección de la economía. Y los colombianos también exigen UNA MEJOR SALUD. Falta mucho, ¡muchísimo!, en materia de calidad y de oportunidad del servicio de salud.   ¡Cuántos colombianos humildes pasan angustiosas horas en las filas, esperando por una cita, por la programación de una cirugía o una terapia, que a menudo les demoran por meses y meses!   Queremos un sistema de salud donde no se requieran palancas, donde se regularice todo el sistema de autorizaciones y donde todas las personas tengan el mismo derecho y el mismo trato. Eliminaremos por completo la politiquería y la corrupción en el sistema de salud.   No permitiremos que el exceso de lucro sea la guía del sistema de salud. La enfermedad no puede ser simplemente un negocio.   Públicamente me comprometo a que el 8 de agosto de este año comenzaremos a sacar los hospitales y las prestadoras de salud públicas de las manos de los políticos locales, para recuperar el rumbo a través de gerentes y directivos escogidos técnicamente, por sus competencias y méritos.   Vamos a implementar medidas muy fuertes en el sector de la salud que servirán para equilibrar la cancha y asegurar que la buena medicina llegue a todos y PRIMERO A LOS POBRES.   Impulsaremos la telemedicina para que los pacientes de zonas apartadas accedan a los mejores especialistas del país de forma oportuna.   Queremos médico familiar, queremos medicina preventiva, queremos que desde la cuna se proteja la salud, el uso del tiempo libre, la comida sana, el deporte. Y pondremos en cintura a los evasores, que no aportan al sistema de salud, para generar recursos con los que construiremos más y mejores hospitales, clínicas, centros de salud, laboratorios, para los más humildes de Colombia.   Ahora bien, para dar prioridad a los pobres, para tener mejor educación, para tener mejor salud… necesitamos recursos, necesitamos UNA ECONOMÍA QUE CREZCA.   Crecer, crecer y crecer, porque sin crecimiento económico no es posible atender adecuadamente a la población más pobre. Colombia no puede resignarse a tasas mediocres de crecimiento como el 2 o el 3 por ciento.   Ahora, sin el peso de esa guerra infame con las FARC, con el turismo creciendo exponencialmente, con el campo listo para entregar todo su potencial, con mejores vías construyéndose a lo largo y ancho del territorio ¡ES EL MOMENTO DE CRECER!   Así como lo hizo Franklin D. Roosevelt en los Estados Unidos en los años 30, crearemos un plan de choque con más obras de infraestructura de transporte –en particular de vías terciarias para los pequeños campesinos– y de infraestructura social que aumenten el empleo disponible de forma muy significativa.   Nuestro plan consiste en vincular grandes recursos de inversión a unos megaproyectos estratégicamente seleccionados que, en alianza con el sector privado, permitan el nacimiento de empresas o iniciativas altamente productivas, que demanden grandes cantidades de trabajadores en sectores industriales, agrícolas y de tecnología.   Colombia debe fijarse la meta de tener un desempleo por debajo del 6%, ¡y podemos lograrlo! Con más empleo, hay más ingresos en los hogares, hay más consumo y todo se vuelve un círculo virtuoso para la economía y para los colombianos.   Y por supuesto, está el tema de los impuestos.   En Colombia tenemos una tasa muy alta de impuestos para nuestro sector productivo, que desestimula su actividad.   A la vez tenemos una evasión muy grande. Los más ricos se las arreglan para pagar pocos impuestos, y los trabajadores de ingresos medios son los que acaban sosteniendo las tareas del Estado. Con tecnología y cooperación internacional vamos a perseguir la plata que llega a los paraísos fiscales. El dinero deja huella. Vamos a seguir la ruta del dinero.   Combatir la evasión debe dejar de ser un propósito vacío, para convertirse en medidas concretas que aseguren que los que más tienen paguen más.   Y en la medida en que el recaudo aumente podremos disminuir la tarifa de renta para las pequeñas y medianas empresas, que hoy tributan al 34%.   No será algo automático. No se puede hacer populismo con los ingresos de los colombianos. Para reducir las tasas de impuestos, tenemos que reemplazar estas fuentes de recursos o mejorarlas, con el control de la evasión, por ejemplo. ¡Y eso es lo que haremos!   Hay que controlar el gasto, pero no el gasto social, no el que realmente va a los pobres. Hay que eliminar el gasto que sólo va a aceitar el clientelismo, eliminar la mermelada y haremos que los subsidios, que serán temporales, sólo vayan a los realmente más pobres. Vamos a acabar con las exenciones y privilegios tributarios injustificados, allí recuperamos 5 billones de pesos.   En cambio, para seguir uniendo nuestro país, habrá beneficios especiales para quienes inviertan en las zonas que fueron más afectadas por el conflicto, para que generen empleo y empresa en esas regiones tan queridas pero tan olvidadas de nuestra patria. Porque MÁS OPORTUNIDADES también significa tener una Colombia VOLCADA A SUS REGIONES.   Yo soy un hombre de región. Nací en Manzanares, un pequeño pueblo de Caldas; estudié en Manizales, y entiendo a Colombia como una suma afortunada de regiones diversas, que son nuestra mayor riqueza.   Por décadas el conflicto armado nos tuvo separados, nos tuvo de espaldas a nuestras fronteras; inconscientes de lo que pasaba a nuestros hermanos en las selvas, en los campos, en las veredas más alejadas.   Ahora es el momento de volcarnos a las regiones, de conectarnos con ellas, y de llevar la presencia del Estado –la presencia social, institucional, de seguridad– a donde no habíamos podido llegar.   Y lo haremos también poniendo en marcha el más ambicioso programa de vías terciarias que haya conocido el país.   ¡Porque llegó la hora de nuestros campesinos y llegó la hora de las regiones!   *****   Esa Colombia CON MÁS OPORTUNIDADES necesita ser también una Colombia con TRANQUILIDAD. Es decir, con mayor seguridad y mejor justicia.   El fin del conflicto con las FARC ha mejorado la seguridad, pero no es la panacea ni la receta del paraíso.   Sabemos que los colombianos siguen sufriendo por la delincuencia común que los hace sentirse temerosos en las calles o en sus propias casas.   Sabemos que subsisten las mafias y organizaciones del narcotráfico, el ELN, las disidencias de las FARC y a toda ellas hay que aplicarles toda la contundencia del Estado y de la fuerza pública.   En mi gobierno no habrá complacencia con los criminales que atentan contra la tranquilidad, la vida, honra y bienes de los colombianos. ¡Los perseguiremos y combatiremos con todo!   Mantendré y seguiré fortaleciendo el poderío de nuestras Fuerzas Militares y de Policía, para que copen los espacios dejados por las FARC y para que combatan con toda decisión a los factores de violencia e inseguridad.   El heroísmo de nuestras fuerzas armadas lo llevaremos a luchar contra los delincuentes que atracan y que violan a los niños. Queremos seguridad humana. Una policía renovada con énfasis en combatir el delito, proteger los derechos, lograr convivencia y proteger el ambiente.   Pero de poco sirve la seguridad sin justicia. ¡De nada sirve capturar delincuentes si a las pocas horas o días son liberados por fallas en los procedimientos o demoras en nuestros juzgados!   Queremos revolucionar el sistema de justicia para que todos los colombianos tengan acceso a un servicio eficaz y transparente.   Trabajaré de la mano con la rama judicial para depurarla, para modernizarla y agilizarla, de forma que sea la garante de derechos de los colombianos. Una rama judicial limpia. Sin puerta giratoria. Sin la manguala del “yo no te juzgo” y “tu no me juzgas”.   *****   Y esa Colombia CON MÁS OPORTUNIDADES y CON MÁS TRANQUILIDAD debe ser una Colombia CON DECENCIA.   ¡A quién le cabe duda del terrible flagelo que es la corrupción para una sociedad como la nuestra!   De nada sirve tener programas sociales o económicos, si al final los recursos se los roban –sí, con todas las letras, SE LOS ROBAN–  se los roban unos cuantos delincuentes de cuello blanco, amparados por el poder político nacional o regional.   Hay que castigarlos con dureza. No con casa por cárcel. No con penas ridículas. Que paguen como los ladrones que son, y que reciban la sanción social que corresponde.   La corrupción es el cáncer de la sociedad y vamos a aplicarle una quimioterapia intensiva.   La corrupción, además, adormece los valores sociales y se convierte en la cultura del más vivo, del atajo, del “todo vale”, o de “lo importante es que no me pillen”.   ¡Así no sale adelante ningún país! Por eso convoco y convocaré a una cruzada permanente POR LA DECENCIA.   Seamos decentes con los recursos públicos y privados, seamos decentes en nuestro trato con las personas, seamos decentes en nuestro cumplimiento de la ley. Seamos decentes en esta campaña que comienza.   La lucha contra la corrupción debe ser del Estado, pero también de toda la sociedad, de todos y cada uno de nosotros. Y me propongo dar ejemplo desde el alto Gobierno. La primera y mejor forma de controlar la corrupción es designar en los cargos de responsabilidad a personas íntegras, capaces, y no a cuotas del clientelismo y el amiguismo.   Si para llegar a la Presidencia debo pactar con corruptos, ¡prefiero no ser presidente!   Hay que romper ese vínculo perverso entre el ejercicio de la política y la consecución de prebendas o contratos del Estado.   Comenzando por mi propia campaña, y durante mi Gobierno, NO habrá campo alguno para esas componendas. ¡Porque queremos una Colombia DECENTE, una Colombia LIMPIA, una Colombia HONESTA!   Y digo algo más: SEAMOS DECENTES CON NUESTRO MEDIO AMBIENTE.   ¡NO MÁS DESTRUCCIÓN DE NUESTROS RECURSOS!   Así como la protección de nuestros pobres será prioridad de nuestro gobierno, lo será también la protección de nuestro ambiente.   Los cultivos ilícitos, la minería ilegal, la repartición exagerada y poco rigurosa de títulos mineros, y la falta de conciencia, están destruyendo nuestro suelo, nuestros bosques, nuestra agua.   El cambio climático es una realidad. Cada vez cuesta más superarlo. Y golpea más duro a los pobres como lo vemos a diario entre nosotros con las sequías y las lluvias torrenciales.   Por eso frenaremos esa feria de concesiones mineras que tuvo su auge en la primera década de este siglo, y vamos a castigar severamente cualquier actividad extractiva que no sea responsable con el ambiente o las comunidades.   Colombia es el país más biodiverso del mundo en relación a su extensión. Y me comprometo a trabajar para que siga siéndolo.   Este no es un privilegio sino una responsabilidad con nosotros, con las futuras generaciones y con la humanidad   Y aquí debo hacer una confesión. En mi juventud fui taurino. Crecí en un medio en el que las corridas de toros eran algo natural. Pero ha llegado la hora de suprimir ese foco de crueldad. Los animales son seres sintientes. Merecen respeto. Que la fiesta brava sea una tradición, es indiscutible. Pero no tenemos por qué seguir atados a tradiciones dañinas que lanzan mensajes de crueldad innecesarios. Igualmente recuerdo que en Navidad recogíamos musgo para el pesebre. También era una tradición. Esta sí, una bella tradición. Pero no podemos desnudar la tierra sin destruirla.   Hoy mis hijos y mis nietos, y sus amigos, tienen más conciencia. Son más responsables. Ahora tenemos que detener y revertir el proceso de deterioro de nuestra patria.     *****   No puedo terminar sin hacer una referencia sentida –desde el fondo de mi corazón– a mi familia y, a través de ella, a todas las familias colombianas.   Me casé muy joven con Rosalba, una compañera excepcional. Y lo que soy, lo debo en buena parte a su amor y compañía. Toda mi vida he estado con ella, tenemos tres hijos maravillosos y seis nietos.   Uno de mis mayores pesares cuando estuve casi cinco años en La Habana luchando por la paz era la ausencia de mi familia. A veces pensaba que cada día que me perdía de estar con mis nietos era un día irrecuperable. Pero a la vez me daba energía pensar que estaba trabajando por ellos.   Lo que hicimos entonces; lo que hacemos ahora; lo que queremos hacer desde el gobierno, si los colombianos me brindan su confianza, es POR ELLOS… ¡Es por todos los nietos de Colombia!   Por eso, amigas y amigos, queridos colombianos, los convoco hoy, con todo el entusiasmo, con toda la firmeza, con toda la serenidad, a que me acompañen a construir UN PAÍS DONDE QUEPAMOS TODOS.   Porque no queremos dividir, sino unir. No queremos discriminar, sino respetar. No queremos odiar, sino amar.   ¡VAMOS A PONER LA PAZ EN MARCHA!   Ya no se trata de quién dijo SÍ o quién dijo NO al acuerdo de paz. Ahora se trata de mirar hacia el futuro, para que TODOS digamos SÍ a una Colombia mejor, progresista, moderna, RECONCILIADA.   Una Colombia… ¡CON OPORTUNIDADES!   Una Colombia… ¡CON TRANQUILIDAD!   Una Colombia… ¡CON DECENCIA!   ¡Una Colombia donde quepamos todos!     Muchas gracias         Humberto de la Calle          
Leer más

Este es mi compromiso por la transparencia y el combate a la corrupción

10 de enero 2018

Ante ustedes, un grupo de jóvenes que con esperanza me han impulsado a promover mi candidatura presidencial, ME COMPROMETO a: HACER UNA CAMPAÑA LIMPIA. Durante este proceso electoral adquiero los siguientes compromisos: 1. No haré acuerdos burocráticos o de cualquier otro tipo de favorecimiento a cambio del apoyo electoral. Los acuerdos serán programáticos y siempre públicos. 2. No formarán parte de mi campaña, ni aceptaré el apoyo de personas que tengan sindicaciones judiciales de delitos relacionados con corrupción o que hayan sido condenadas por cualquier otro delito. 3. Cumpliré estrictamente las leyes que regulan la financiación de las campañas políticas y, por tanto, no habrá gastos o ingresos que no queden registrados en las cuentas oficiales, no aceptaré aportes provenientes de personas jurídicas entregados por interpuesta persona o pagados a través de terceros, haré una campaña austera seguramente lejos de los topes máximos de gastos fijados por las autoridadeelectorales. 4. No recibiré aportes económicos de personas naturales que hayan sido relacionadas directa o indirectamente con actos de corrupción, o con cualquier otro delito. 5. Mi campaña tendrá, por primera vez en la historia de Colombia, un Grupo de Prevención de la Corrupción, Financiación Ilícita y Conflictos de Interés, que revisará los procesos de la campaña, el origen de los recursos, las personas que se suman a nuestra estructura política y todas las alertas o denuncias de posible corrupción o graves o potenciales conflictos de interés. Pero estos compromisos trascienden mi campaña. Si llego a la Presidencia mi gobierno se regirá por los siguientes postulados: ACABAR CON LA “MERMELADA” Durante mi gobierno no habrá “cupos indicativos” asignados a los congresistas para que ellos señalen su destinación. A cambio, habrá partidas regionales para proyectos de interés de las comunidades y gobiernos territoriales, más allá del sistema de participaciones, del sistema de regalías y otros métodos de transferencias intergubernamentales, las cuales serán asignadas mediante audiencias públicas previo un sistema transparente de evaluación de viabilidad del proyecto postulado y reglas claras de priorización. TENER UNA RELACION TRANSPARENTE E INSTITUCIONAL CON EL CONGRESO Y LOS PARTIDOS. SE ACABARÁ “EL COMPUTADOR DE PALACIO” El talento y la honestidad serán la regla general de selección de los servidores de las entidades públicas. Se adecuarán las plantas de personal y las normas de vinculación de los empleados públicos para reducir a casos excepcionales los contratos de prestación de servicios en forma directa. En caso de llegarse a integrar una coalición de gobierno, los partidos que la integren podrán postular candidatos para jefes de entidades de un sector, cuya responsabilidad política se le asigne, pero la designación de los demás servidores no tendrá criterio político y la designación de funcionarios de libre nombramiento y remoción estará precedida de un proceso público de postulación y uno transparente de selección. NO INMISCUIRME EN LA ELECCIÓN DE CONTRALOR Y PROCURADOR GENERAL DE LA NACIÓN Nadie que haya formado parte de los cuadros directivos de la campaña podrá aspirar a ocupar los cargos de Contralor o Procurador General de la Nación. No participaré en el proceso de elección de dichos funcionarios, más allá de las postulaciones legales a que haya lugar y promoveré que su designación en el Congreso de la República esté precedida de un procedimiento de oposición y méritos y un compromiso de no incurrir en prácticas de favorecimiento de los electores a través de retribuciones burocráticas o de otra índole. PROHIBIR LA CONTRATACIÓN DIRECTA PARA LA COMPRA DE BIENES O SUMINISTROS PARA LAS ENTIDADES ESTATALES Proscribiré la práctica perversa de valerse de normas que permiten la contratación directa con entidades sin ánimo de lucro para la contratación de suministros como la alimentación escolar o servicios de salud. Toda contratación para éste tipo de compras o de prestación de servicios estará precedida de procesos competitivos transparentes. Para la alimentación escolar, en los municipios pequeños, se preferirán los suministros directos con asociaciones de padres. SEPARAR DEL CARGO QUE OCUPE AL FUNCIONARIO QUE HAYA SIDO VINCULADO FORMALMENTE A UN PROCESO PENAL O DISCIPLINARIO POR ACTOS DE CORRUPCIÓN. Para recuperar la confianza en las instituciones se proscribirán los funcionarios “atornillados” en sus cargos luego de que, por organismos de control, o las corporaciones públicas se les hagan sindicaciones de hechos que puedan conducir a derivar responsabilidades penales o disciplinarias graves o detrimento patrimonial. ACABAR CON LOS BENEFICIOS JUDICIALES Y PENITENCIARIOS PARA LOS CORRUPTOS Se revisará la dosificación de las penas de los delitos de corrupción y se prohibirán beneficios como casa por cárcel o la concesión del beneficio de oportunidad en lo penal sin garantizar la devolución de lo indebidamente apropiado y la reparación del daño causado con dichas conductas. ADOPTAR UN MECANISMO DE INTERVENCIÓN TEMPORAL DE ENTIDADES TERRITORIALES Y OTROS AGENCIAS A LAS QUE LA CONSTITUCIÓN LES RECONOCE AUTONOMÍA EN LAS QUE SE PRESENTEN GRAVES CASOS DE CORRUPCIÓN La autonomía dejará de ser una mampara para proteger actos de corrupción y poner en riesgo la prestación de servicios y la dotación de bienes públicos de calidad a los que tienen derechos todos los ciudadanos en especial los que se encuentren en situación de vulnerabilidad. Con ese mismo propósito de ampliarán las normas de contratación a todas las agencias estatales y entidades públicas y se reducirán los convenios interadministrativos. MODIFICAR EL PROCEDIMIENTO PARA DETERMINAR LA RESPONSABILIDAD PENAL, FISCAL Y DISCIPLINARIA DE LOS MAGISTRADOS DE ALTAS CORTES Y OTROS FUNCIONARIOS PARA HACERLO MÁS EFICAZ Y SEPARARLO DE INTERESES POLÍTICOS Se acabará la impunidad en la que se han amparado algunos magistrados de las Cortes y el Consejo de Estado mediante la creación de un sistema de investigación independiente y la limitación del fuero a las personas que ejercen la magistratura y respecto de asuntos estrictamente relacionados con ese servicio. PROMOVER UNA REFORMA POLÍTICA PARA HACER TRANSPARENTES LOS DINEROS DE LAS CAMPAÑAS Y MÁS EFICACES LOS CONTROLES Y LAS SANCIONES POR VIOLACIÓN DE LAS REGLAS ELECTORALES Atenderé las recomendaciones proferidas por la Misión Electoral para hacer más transparente la actividad política, en especial las relacionadas con la modificación del Consejo Nacional Electoral para garantizar su absoluta independencia de los partidos políticos. PROMOVER LA ELIMINACIÓN DE LAS CONTRALORÍAS DEPARTAMENTALES Y MUNICIPALES Y FORTALECER EL CONTROL DE LA CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA Atenderé la recomendación del Contralor General de la República y la propuesta de expertos de eliminar las contralorías territoriales y diseñar un sistema de control fiscal territorial a partir de la estructura de la Contraloría General de la República para evitar las componendas entre gobiernos locales y departamentales, corporaciones públicas y organismos de control para facilitar el saqueo de las arcas oficiales. Ante ustedes jóvenes, y ante la opinión pública suscribo estos compromisos firmando el manifiesto por la Transparencia, la Integridad y la Honestidad. Invito a los demás candidatos presidenciales a que hagan lo mismo, e impulsemos una contienda electoral y un gobierno digno que sea ejemplo para todos los colombianos.
Leer más

Humberto de la Calle no recibirá respaldo de candidatos cuestionados

17 de deciembre 2017

El candidato presidencial del Liberalismo, Humberto de la Calle, cuestionó que la mayoría de los partidos políticos hayan incluido en sus listas de candidatos a personas con serios cuestionamientos. De la Calle afirmó que insistirá en que todo aquel que quiera respaldar su campaña debe firmar el pacto por la transparencia que le propuso a todos aquellos que quieran llegar al Congreso por el Liberalismo. “Mi gobierno se comportará con toda limpieza y transparencia, yo respeto el Congreso y lo respetaré, pero en un marco de transparencia, no de mermelada y de dudosos compromisos y el hecho de no haber participado en la redacción de las listas me parece que me da más libertad”, añadió. Dijo que se siente muy preocupado porque “aparecen personas cuestionadas en casi todos los partidos, esto afecta el sistema político, esto no es solo el problema de un partido u otro”. Humberto de la Calle señaló que ingresó al Partido Liberal para promover la renovación de esa colectividad. El dirigente político también se pronunció sobre la reforma de las Circunscripciones de Paz que se hundió en el Senado de la República. De la Calle culpó al Centro Democrático y a Cambio Radical del fracaso de esta iniciativa. “Es como si estuviéramos en ‘la Patria Boba’, hay discusiones de incisos, artículos, de argumentos pseudojurídicos y eso no puede ser. El Centro Democrático y Cambio Radical lo impidieron y lo están tratando de impedir, ¿de qué se trata? ¿Cuál es el juego?, ¿Por qué quieren callar las víctimas?, nosotros seguiremos firmes en eso”,indicó. Humberto de la Calle dijo que en caso de llegar a la Presidencia de la Repúblicatrabajará para que las víctimas del conflicto tengan representación en el Congreso. “En mi campaña no ingresarán personas cuestionadas seriamente, no harán parte de la organización de la campaña, no buscaré apoyo de personas cuestionadas”, señaló. IR A ARTICULO ORIGINAL https://www.lafm.com.co/politica/humberto-de-la-calle-no-recibira-respaldo-de-candidatos-cuestionados/
Leer más

De la Calle, por el voto antitaurino | Semana - 15 de Diciembre

17 de deciembre 2017

El candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto De La Calle, le apuesta a seducir el voto de los antitaurinos. Este jueves le envió un mensaje al Congreso, específicamente a la Cámara de Representantes, para que apruebe el proyecto de ley que pretende prohibir las corridas de toros, las riñas de gallos y el coleo en todo el territorio nacional. El proyecto, que deroga la ley 966 de 2004, conocida como Reglamento Taurino Nacional, fue presentado el pasado mes de mayo por el entonces ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y ya fue aprobado en primer debate por la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes. El Partido Liberal es el que lidera el trámite de la iniciativa. Aunque De la Calle es el primer candidato presidencial que en esta campaña se pronuncia sobre las corridas de toros, no será el único que buscará votos entre los antitaurinos. Sergio Fajardo, por ejemplo, ya tiene antecedentes que podría seducirlos. Durante su administración como alcalde de Medellín, el concejo de esa ciudad declaró a la capital antioqueña como primera ciudad antitaurina de Colombia. Gustavo Petro, en la alcaldía de Bogotá, cerró la plaza de toros de Santamaría durante los cuatro años de su gobierno. El pronunciamiento de De la Calle, además, se produce a menos de dos semanas de que comience la temporada taurina colombiana con la feria de Cali, por lo que el tema de la tauromaquia volverá agitarse en esta campaña. Lo particular del caso es que De la Calle es caldense (nació en Manzanares), y Manizales, la capital de ese departamento, es considerada la ciudad con mayor afición taurina del país. Seguramente algunos de sus paisanos extrañarán este pronunciamiento, otros lo aplaudirán, como el caso del viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez. IR A ARTICULO ORIGINAL http://www.semana.com/nacion/articulo/ultimas-noticias-campana-presidencial-2018/549552
Leer más